Pausas activas para mejorar la atención en clase

10 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la maestra Azucena Fernández
Los expertos en salud infantil suelen recomendar que, para su correcto desarrollo, un niño debe realizar como mínimo 60 minutos de actividad física diaria. Los colegios deberían proporcionar, como mínimo, 30 minutos diarios e esta actividad física durante el horario escolar.

Una nueva técnica que cada vez más colegios está adoptando en su día a día es la técnica de las pausas activas para mejorar la atención en clase. Esto se está haciendo en muchos centros educativos en distintos países de todo el mundo.

Estudio al respecto

Buscando comprobar la eficacia de esto, Jordan A. Carlson (Children’s Mercy Hospital, Universidad de Missouri-Kansas City) y otros autores realizaron un estudio que trataba de promover el movimiento de los alumnos durante el horario escolar buscando conclusiones.

En 2014, se reportó que el 70 % de los maestros de 24 escuelas primarias que participaron en el estudio intentaron proporcionar pausas para la actividad física al menos una vez al día. El 44 % dijo que intentaron hacer pausas para la actividad física con regularidad.

Los maestros que proporcionaron descansos regulares para la actividad física reportaron que proporcionaron un promedio de 15 minutos por día. Para empezar, los alumnos que tuvieron pausas activas para realizar actividad física en el aula tuvieron un 75 % más de probabilidades de cumplir con los 30 minutos diarios de actividad física recomendados.

Alumnos en clase realizando pausas activas para mejorar la atención.

Estos alumnos demostraron ser menos propensos a mostrar falta de motivación y estuvieron más atentos durante el tiempo de clase. Por lo tanto, el uso de programas basados en la evidencia para proporcionar actividad física en el aula (pausas activas para mejorar la atención en clase) parece ser una gran estrategia.

Estas pausas activas pueden ser una forma efectiva de mejorar el comportamiento y la atención de los alumnos en el aula, y la mayoría de los maestros que proporcionaron pausas que incluían la actividad física aseguran que fueron beneficiosas.

Pausas activas en la actualidad

A muchos niños se les intenta obligar a estar en clase mucho tiempo sentados y sin hablar. Esto para algunos es realmente un verdadero y gran reto. Hay niños más inquietos que, sencillamente, no son capaces de estar sentados y callados.

Es posible aprovechar su energía de forma positiva. Se trata de buscar nuevas formas de mejorar el aprendizaje. En muchos colegios, la metodología utilizada es la de las pausas activas en el aula, y los resultados están demostrando ser realmente buenos.

Ejemplos de pausas promoviendo la actividad física en el colegio

Estas pausas activas son fundamentales. En el colegio se recomienda hacerlas cada 50 minutos con intervalos de 3 a 5 minutos. Durante esos minutos, invitaremos a los alumnos a levantarse de los asientos y moverse libremente por la clase.

Todo esto se hará siempre bajo el control del maestro evitando, así, que se hagan daño e incluso dando algunas pautas sobre lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer durante esas pausas en movimiento:

  • Sí: caminar por el aula libremente, hablar con los compañeros.
  • No: subirse a las mesas o gritar.
    Niños haciendo pausas activas en clase agarrados de la mano formando un círculo.

Los maestros interrumpirán sus clases esos minutos y después los niños estarán más concentrados. Esto, además, va a evitar el sedentarismo al que, cada vez, somos más tendentes en la sociedad en general. Una idea para las pausas puede ser poner música y bailar unos minutos o incluso hacer ejercicios de mímica dirigidos por el profesor.

Las pausas activas se pueden relacionar con el área de contenido que se esté dando en ese momento concreto o, sencillamente, pueden ser libres en cuanto a temática. Es decisión del profesor que va a ponerlas en práctica.

Lo más importante es recordar siempre que es algo beneficioso en sí mismo. Una vez terminemos la pausa activa, los alumnos volverán a trabajar más motivados y con ganas.

En realidad, lo que estaremos haciendo con estas pausas activas no sería perder unos minutos de clase, sino hacer más aprovechables los minutos restantes que nos queden de la materia. Es perjudicial para los niños pasar todo el día sentados obteniendo información y debemos recordar esto y hacer algo.

  • Jordan Carlson. Physical activity breaks improve student attention in the classroom. PACE. 2015.