Para qué sirve la amniocentesis: riesgos y beneficios

Mervis Romero · 31 octubre, 2018
La amniocentesis es un examen no demasiado conocido por las embarazadas. Se ha practicado durante mucho tiempo como una prueba diagnóstica en alteraciones cromosómicas. Descubre los riesgos y beneficios de este análisis y determina si lo necesitas.

Mucho se ha hablado de las pruebas que se deben realizar durante el embarazo para garantizar la salud del bebé y de la madre. Uno de los análisis más temidos es la amniocentesis, un examen que determina la presencia de síndrome de Down. A continuación, descubre qué es y para qué sirve la amniocentesis, y los riesgos y beneficios de practicarse este análisis.

¿Qué es la amniocentesis?

La amniocentesis es una prueba diagnóstica invasiva que se recomienda hacer durante el embarazo a mujeres en edad de riesgo. Con este análisis, se descarta la posibilidad de que el niño presente alteraciones genéticas y cromosómicas.

Se recomienda hacerla entre las semanas 15 y 16 de la gestación. Es en este punto cuando hay suficiente líquido amniótico y el riesgo de aborto se ha reducido considerablemente.

¿Cómo se realiza la amniocentesis?

Para realizar esta pruebase hace un escaneo previo para determinar la posición del feto y de la placenta. Posteriormente, se coloca un anestésico local en el área donde se realizará la punción, para proceder a introducir la aguja.

Tras insertar la aguja por el abdomen atravesando la bolsa amniótica, se extrae la muestra. El tamaño de la muestra va a depender de los estudios que se vayan a realizar. Finalmente, se retira la aguja, se coloca un apósito y culmina la prueba.

Es imprescindible que la madre guarde el reposo necesario para reponerse, pues las 48 horas siguientes suelen ser definitivas. Con la muestra, se procede al cultivo de las células, que serán estudiadas para la detección de la enfermedad. Los resultados pueden estar listos en tres semanas, dependiendo de la patología a descubrir.

¿Para qué sirve la amniocentesis?

Muchas mujeres se preguntan para qué sirve la amniocentesis y si es la única alternativa existente en la medicina moderna. Básicamente, este examen se recomienda cuando hay riesgos de que el feto sufra enfermedades congénitas y genéticas.

El reposo es fundamental luego de realizar una amniocentesis.

Además, se procede a llevarla a cabo cuando los posibles beneficios superan a los riesgos potenciales. En síntesis, es posible que el médico la recomiende si:

  • Precisa detectar problemas cromosómicos o genéticos, como el síndrome de Down.
  • Para descubrir infecciones uterinas que causen daños al bebé.
  • Busca detectar enfermedades metabólicas que afecten el bienestar del pequeño dentro del útero.
  • Para determinar si hay malformación fetal o inmadurez de los pulmones del bebé.

El líquido amniótico contiene parte de los fluidos que excreta el pequeño, incluyendo partículas de piel, células intestinales y renales. Con la amniocentesis, es posible analizar toda esta información y determinar las patologías ya expuestas.

Si bien existen otras alternativas, la seguridad y eficacia que caracterizan a esta prueba la convierten en una de las opciones más recomendadas por los profesionales.

“Mediante la amniocentesis, se descarta la posibilidad de que el niño presente alteraciones genéticas y cromosómicas”

Riesgos de la amniocentesis

Como toda prueba invasiva durante el embarazo, la amniocentesis conlleva algunos riesgos. Entre los más destacados, se encuentra la rotura de la bolsa amniótica, que puede traer como consecuencia contracciones que lleven a la pérdida del feto.

Sin embargo, esto solo se da en un 1% de las mujeres que se somete la prueba. Por ese motivo es necesario guardar el reposo respectivo durante las 48 horas posteriores a la toma de la muestra.

De igual modo, aunque en menor proporción, se puede presentar sangrado, pérdida del líquido o molestias significativas. Ante estos síntomas, se debe acudir al médico rápidamente. Por ello, se recomienda realizar una ecografía 8 días después de la amniocentesis, para cerciorarse de que todo se encuentra bien.

Cada una de las causas por las que se realizan las cirugías quirúrgicas intrauterinas requiere de un tipo de intervención especial.

Beneficios de la amniocentesis

A pesar de ser una prueba riesgosa, los beneficios superan los peligros que se pueden presentar en la mayoría de los casos. El beneficio más destacado es la seguridad y confiabilidad de los resultados. Algunas pruebas previas presentan cierto margen de error; la amniocentesis es la más segura en cuanto a las alteraciones genéticas.

Otro de los beneficios es que, en caso de que haya una anormalidad, se pueden buscar los recursos disponibles para solventar o sobrellevar la situación. Algunos deciden llevar a término el embarazo indistintamente de los resultados, lo que permite planificar un nuevo modo de vida.

En síntesis, si deseas saber para qué sirve la amniocentesis, es digno destacar que es una prueba diagnóstica de gran apoyo en mujeres con riesgos. Su empleo va a depender expresamente del consentimiento de los progenitores, debido a los riesgos de su implementación y resultados.