Niños siameses: Cómo son, factores de riesgo y separación

Mervis Romero · 1 febrero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 22 diciembre, 2018
Los gemelos cuyos cuerpos permanecen unidos después de nacer se les llaman siameses. Conoce las causas, los tipos y cómo se lleva a cabo la separación de los niños siameses.

¿Te has hecho una idea de cómo son los niños siameses? A medida que ha pasado el tiempo, esta complicación  en el embarazo se ha vuelto un poco más habitual. Cabe destacar que el porcentaje más alto de los hermanos enlazados son niñas. Pero, ¿por qué se llaman así? Descúbrelo a continuación.

Gemelos siameses descripción general

El término gemelos siameses se remonta al siglo XIX cuando nacen los hermanos Eug Bunker y Chang, quienes estaban unidos por un cartílago en el abdomen. Estos nacieron en Siam, Tailandia. De ahí proviene el nombre de siameses.

Los bebés siameses nacen físicamente unidos el uno al otro. Sin embargo, aún no hay explicación científica para este hecho. No obstante, la teoría más difundida es la temprana separación de un embrión o separado solo parcialmente. Aunque se desarrollan dos fetos, estos permanecen fusionados. En algunos casos, estos niños también comparten uno o más órganos internos.

Por otro lado, son propensos a presentar otras malformaciones, muchas relacionadas con el sitio de la unión. Se estima, sobre la prognosis de los gemelos, que el 50% nace muerto y el 35% fallece durante el primer día de vida.

Clasificación de los hermanos enlazados

Los niños siameses se clsifican de acuerdo con las partes de su cuerpo que están unidas. La clasificación vigente elaborada por Potter es la que sigue:

Asimétricos

Son los gemelos que nacen de forma asimétrica; es decir, uno de ellos es más pequeño que el otro. Por tanto, uno depende del otro, pues el más pequeño con frecuencia es incompleto.

Simétricos

Los gemelos unidos simétricamente en la mayoría de los casos nacen muertos. Los que logran sobrevivir requieren de una posterior cirugía para separarlos. Estos se clasifican de la siguiente manera:

  1. Toracópagos: vinculados por la región externa o cerca de esta.
  2. Isquiópagos: unidos a nivel de la pelvis inferior. Se encuentran enlazados hasta el ombligo, mientras que por encima, los cuerpos permanecen normalmente separados.
  3. Pigópagos: están unidos por las espalda, normalmente por la pelvis con sacro y vértebras comunes. Además, los tubos digestivos terminan en un recto y ano común. Suelen sufrir malformaciones génitourinarias.
  4. Craneópagos: Enlazados por la parte media de la cabeza, aunque, por lo general, los cerebros están separados.

Factores de riesgo y complicaciones

Los nacimientos de los siameses son poco frecuentes, sin embargo, son más comunes en la actualidad. Cabe destacar que, en estos casos, los gemelos deben nacer por cesárea programada. Se puede detectar la unión al final del primer trimestre de embarazo por medio de una ecografía.

¿Son normales las pérdidas de orina durante el embarazo?

Supervisión en el embarazo

¿Estás embarazada de siameses? Debes tener un buen control durante la gestación. Además, es necesario acudir a un médico fetal experto en embarazos de alto riesgo. Probablemente, te derive a otros especialistas como cardiólogos pediátricos, cirujanos pediátricos y especialistas en neonatología. En conjunto, estudian la anatomía, las capacidades funcionales y el pronóstico de tus hijos.

Ten presente llevar un familiar o un amigo de confianza a tus consultas. También, prepara con antelación las preguntas que deseas hacer al médico.

El parto

hemorroides durante el parto

Una vez que el médico detecta que vienen niños siameses, indica un parto quirúrgico. Se planifica con anticipación, generalmente, cuatro semanas precedentes a la fecha del probable parto. Después del nacimiento, son evaluados y el equipo médico toma las decisiones respecto a los cuidados y la inminente cirugía.

La separación de los niños siameses

Los siameses pueden separarse de manera exitosa mediante cirugía. Sin embargo, existen casos más complicados de separar; por ejemplo, los que comparten corazón y cerebro. Por tanto, antes de la intervención se debe determinar mediante un estudio exhaustivo, qué órganos están completos.

Además, se debe analizar si los niños están los suficientemente saludables para soportar la intervención quirúrgica. Asimismo, debe estudiarse qué otras cirugías necesitan los siameses después de la operación y qué soporte funcional será necesario.

En el caso de los siameses simétricos es más difícil, ya que generalmente poseen órganos compartidos. El porcentaje de supervivencia de estos una vez separados es del 50%. Pero, en el caso de los asimétricos, es del 90%.

Los mejores resultados se pueden obtener al llevar a cabo la separación entre los 5 meses y el primer año de vida.

Aunque no es fácil determinar la esperanza de vida y los obstáculos que enfrentarán los niños siameses, debes afrontarlos con tranquilidad. Para ello, asegúrate de recibir el apoyo necesario de organizaciones, equipos médicos, familiares y asistentes sociales.

  • Velázquez, L. R.; Gutiérrez, E. V.; González, F. S., et al. (2012). “Siameses”, Revista Cubana de Obstetricia y Ginecología, 39: [s/p].
  • Lattus O., J.; Almuna V., R.; Paredes V., A.; Junemann U., K., et al. (2002). “Siameses o gemelos unidos toracoonfalopagos y revisión de bibliografía nacional e internacional”, Revista Chilena de Obstetricia y Ginecología, 33 (1): 111-119.
  • Pérez Agudelo, E. (1976). “Gemelos unidos simétricos (siameses). Informe de un thoracopagus”, Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología, 27 (5): 39-47.