¿Un niño con TDAH se convierte en un adulto con TDAH?

Hasta no hace mucho se pensaba que el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) se superaba a medida que los niños maduraban, es decir, que con la edad simplemente ‘desaparecía’. Ahora sabemos que el TDAH comienza en la infancia y que sus síntomas pueden continuar hasta la adolescencia y la vida adulta.

Mientras que en algunos niños puede parecer que superan el trastorno (aunque más bien es que aprenden a vivir con la hiperactividad y a controlar sus impulsos), en la mayoría de los casos los niños con TDAH se convertirán en adultos con TDAH.

La naturaleza del TDAH es crónica, por lo que los síntomas pueden presentarse de diferentes formas dependiendo de cómo la persona se desarrolla en las diferentes etapas de su vida.

Los síntomas pueden incluso disminuir a medida que la persona va creciendo, por ejemplo la intranquilidad puede disminuir con el paso del tiempo, pero no desparece. Los adolescentes y los adultos con TDAH tienen muchos recursos y estrategias para recurrir en el caso que los síntomas del TDAH se vuelvan problemáticos para ellos en algún momento dado.

 El diagnóstico del TDAH

Muchas personas con TDAH pueden que no sean diagnosticados en la infancia y lo sean cuando llegan a la adolescencia e incluso en la vida adulta. Esto suele ocurrir sobre todo cuando los síntomas tienen más que ver con la falta de atención y no tanto con síntomas impulsivos o hiperactivos. Aunque la persona puede gestionar con éxito los síntomas en la infancia, en la adolescencia o en la vida adulta puede provocar una mayor demanda de atención sostenida, de planificación e incluso organización, por lo que afrontar el TDAH puede resultar algo más complicado y necesitará nuevas estrategias.

sad-544730_640

Cuando un adolescente o un adulto es diagnosticado con TDAH pueden encontrar cierta sensación de alivio en el diagnóstico, porque esto les dará una explicación a todos los obstáculos que han ido pasando a lo largo de sus vidas. Además, al encontrar consuelo en el diagnóstico también se prepararán para afrontar los retos de su día a día con nuevas estrategias y se sentirán más seguros de hablar de lo que les ocurre con amigos y familiares.

Los adolescentes y adultos con TDAH

Los adolescentes que tienen TDAH pero que no están diagnosticados o tratados tienen pocas herramientas y recursos para la gestión de sus síntomas. Como resultado, los adolescentes suelen tener más dificultades para lidiar con los síntomas, algo que les puede ocasionar problemas en el día a día.

Como todos los adolescentes, el adolescente con TDAH también quiere cierta independencia y al no controlar su impulsividad pueden tener más probabilidades de tener comportamientos de riesgo. Todos estos retos pueden conducir a problemas emocionales y baja autoestima. Por eso, es tan necesario estar atento a los posibles síntomas del TDAH y de este modo, ofrecerle la ayuda necesaria para que aprenda habilidades de control y comportamiento. De esta manera podrá evitar problemas académicos, laborales, sociales, de pareja… etc.

child-1051288_640

Cuando se llega a la edad adulta los síntomas de hiperactividad pueden estar de forma más sutiles en la vida de las personas. Por ejemplo, se puede experimentar inquietud interna, atención dispersa, poca organización, dilación, tomar decisiones precipitadas, etc.

Aunque no se vean claramente, los síntomas pueden afectar muy negativamente a la vida de una persona porque pueden encontrar problemas para realizar las tareas en el trabajo, pueden responder con impulsividad en situaciones donde se requiera un comportamiento moderado respetuoso.

Un adulto con TDAH si no recibe la ayuda necesaria podría tener problemas laborales e incluso tener dificultades para conservar amistades o incluso las parejas. Es por eso, que resulta tan importante diagnosticar el TDAH desde la infancia, porque de este modo podrán empezar a aprender habilidades que les servirán para el resto de su vida y que le facilitará su integración en la sociedad en todos los aspectos y además, se sentirá bien consigo mismo.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar