Los movimientos del bebé en las últimas semanas de embarazo

Los movimientos del bebé modifican sus características a lo largo del embarazo. ¿Quieres saber qué experimentarás cuando se acerque la fecha del parto? ¡Te lo contamos!
Los movimientos del bebé en las últimas semanas de embarazo
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Escrito por Leidy Mora Molina

Última actualización: 25 febrero, 2022

Percibir los movimientos del bebé es, sin duda, uno de los acontecimientos más esperados del embarazo. Estos nos hacen vivir una experiencia única y especial, que nos conecta con esa pequeña personita que crece en nuestro cuerpo. En las últimas semanas de la gestación estos movimientos se intensifican, debido al mayor tamaño del bebé y al poco espacio remanente dentro de la matriz.

Una vez finalizada la semana 36, podemos decir que estamos oficialmente en el término del embarazo. Y a partir de ahí se viven muchas emociones, miedos y un gran cansancio físico, producto del peso de la barriga y de las dificultades para dormir. Pero en esos momentos de desvelo, tu bebé te acompañará con sus pataditas para darte ánimos y recordarte que el gran día está cerca.

¿Cómo son los movimientos del bebé en las últimas semanas de embarazo?

Los movimientos del bebé comienzan a ser percibidos por la madre entre la semana 18 y 20 del embarazo, cuando el feto es lo suficientemente grade como para empujar las paredes uterinas.

A medida que pasa el tiempo, estos movimientos se intensifican y se hacen más frecuentes, especialmente hacia la semana 28 de la gestación. En ese momento notaremos con claridad un sinfín de piruetas en el vientre: estiramientos, pataditas, vueltas y hasta pequeños codazos serán los preferidos en su repertorio.

Cabe destacar que desde ese momento los movimientos del bebé reducirán su frecuencia diaria. Esto tiene que ver con que los ciclos de sueño fetales se vuelven largos y de esta forma, tu hijo pasa gran parte del día dormido.

Además, con la ganancia de peso y altura, la actividad del pequeño se verá cada día más limitada. Para la semana 36, el bebé pesará alrededor de 2800 gramos y medirá unos 48 cm, que es bastante para un espacio tan pequeño. No obstante, los movimientos se volverán más contundentes y hasta sentirás cuando le dé hipo.

pareja percibe primeros movimientos fetales del bebe manos sobre panza de la embarazada
Los movimientos del bebé son una excelente manera de controlar su bienestar.

Ya sea mucho o poco, suave o fuerte, el bebé debe moverse todos los días. Si sientes que disminuye bruscamente la frecuencia de su actividad o no lo sientes en absoluto, ponte en contacto con tu médico de inmediato.

Mi bebé se mueve mucho, ¿qué significa?

Que tu bebé se mueva mucho adentro del útero suele indicar que todo marcha bien. Pero como te hemos dicho, sus movimientos pueden variar en intensidad y en frecuencia a lo largo del día y de los meses. Por lo tanto, debes aprender a reconocer cómo es su patrón a fin de corroborar su bienestar.

Algunos factores que influyen en que el patrón de movimientos del bebé son los siguientes:

  • El horario: existe la idea equivocada de que el bebé duerme por las noches y que está activo durante el día, pero esto no siempre es así. Al contrario, los movimientos que hace la madre al caminar o durante su rutina diaria hacen que al bebé le dé sueño. Además, si se mueve durante el día, puede que la madre no lo perciba debido a sus ocupaciones. De esta mantera, se lo notará más activo por las noches, al momento de relajarse y de acostarse.
  • La alimentación: cuando la madre come alimentos dulces, sus niveles de glucosa en sangre se incrementan y llegan al bebé por medio de la placenta. Este estímulo lo mantiene despierto y muy activo.
  • Tu posición: cuando pasas largas horas de pie favoreces que el bebé se ¨encaje¨ debido a su peso, lo que también le impide su libre movimiento.
  • Otros factores: el estrés, la poca cantidad de liquido amniótico, el consumo de medicamentos u otras sustancias como el alcohol y las drogas pueden interferir en la actividad del feto.

Comunicarte con tu bebé, para sentir sus movimientos

Lo primordial es que te relajes para que puedas percibir mejor los movimientos del bebé. En las últimas semanas del embarazo, tu pequeño tendrá la capacidad de comunicarse contigo. Por eso, no será raro que responda a tus caricias, a tus palabras y a los demás estímulos externos con sus movimientos corporales.

Es muy recomendable hablarle , acariciar la barriga o ponerle una música relajante, tanto para estimular su cerebro como para forjar ese vínculo tan único entre ustedes.

Madre poniéndole música a su bebé mientras está en el útero.
Compartir con tu bebé un momento placentero, como una sesión de música relajante, favorece al vínculo entre ambos.

¿Cómo se cuentan los movimientos del bebé en las últimas semanas de embarazo?

Los movimientos del bebé son la primera señal de bienestar y por eso es importante conocer cómo es su frecuencia y las características en los distintos momentos del día. Esto debes hacerlo desde que comienzas a percibirlos, con el fin de valorar que todo marche bien con su salud.

Claro está que hacia el final del embarazo este registro es fundamental y a partir de la semana 32 se le recomienda a la mamá llevar un conteo diario de los movimientos del bebé. Para realizarlo, se deben tomar en cuenta los siguientes puntos:

  1. Elegir un par de horas del día en las que la mamá se encuentre más relajada, como por las noches.
  2. Anotar la hora y contar al menos 10 movimientos del bebé. Es recomendable hacerlo tumbada de lado izquierdo, pues esta posición favorece a su oxigenación. Es preciso registrar cualquier tipo de movimiento, desde un roce, hasta una actividad brusca.
  3. Escribir la hora cuando el bebé hace el décimo movimiento. En líneas generales, debe hacer unos 10 movimientos en 2 horas o menos.

¿Qué hacer si cuentas menos de 10 movimientos en 2 horas?

Ante todo, mantén la calma. Luego, piensa en su patrón diurno habitual y analiza si el momento del registro coincide con la hora de sus siestas.

En los casos en los que el bebé cambie su patrón normal de movimientos y no se constate una respuesta luego de la estimulación, será necesario acudir al servicio de emergencias a la brevedad. Si bien cada caso es distinto, podrías estar cursando una situación de riesgo para ti o tu bebé.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.