Mis hijos pequeños discuten todo el tiempo, ¿qué hacer?

Viviana Schafer·
11 Febrero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez al
11 Febrero, 2019
Es normal que tus hijos discutan. A veces conseguirás controlar la situación, pero otras se te va a escapar de las manos. Pero no te preocupes, es parte de su aprendizaje.

Si tus hijos pequeños discuten todo el tiempo ten en cuenta que no es por algo en concreto, sino para afirmar su identidad. Generalmente pretenden llamar tu atención y poner a prueba sus límites y los tuyos.

Es normal que tus hijos se peleen entre sí porque pasan mucho tiempo juntos y tienen que aprender a compartir, no solo sus juguetes sino la atención de sus padres. Debes entender que se peleen de una manera “sana”, pero ponles límites y establece en qué punto la discusión debe cortarse. ¿Por qué es importante poner límites?  Para que esta fase no se convierta en un hábito o en una costumbre que podría llegar hasta la edad adulta de los niños.

Generalmente, las peleas entre hermanos suelen aparecer entre los 5 o 6 años. Discuten y se enfadan por muchas razones. Tienen celos o les cuesta mucho compartir, pero según van creciendo los motivos de la pelea cambian, aunque suele mantenerse la lucha por conseguir atención extra de los padres.

¿Qué puedes hacer para que tus hijos no se peleen tanto?

No busques la causa

Es importante que te pares a observar tanto a tus hijos como a ti misma o a ti mismo. Esto te va a dar muchas pistas sobre los errores que estás cometiendo y te permitirá ver que las cosas no son blancas o negras. Esto se traduce en que no hay un hijo bueno y otro malo, sino que a veces uno empieza la pelea y en otra oportunidad lo hace el otro.

Además, es importante que no hagas intención de saber por qué peleaban, sino de esta manera pasas a formar parte de la discusión.

Sepárales cuando pasen el límite

Cuando empiecen a gritar, a pegarse o a insultar, es cuando tú debes entrar en escena. Diles que habían acordado que no iban a pelearse, que ya no quieres saber lo que ha pasado y que los vas a separar un ratito porque demostraron que no saben estar juntos.

El tiempo de la separación dependerá de la edad de tus hijos. En caso de que sean más pequeños, cinco minutos pueden ser suficientes. Cuando hayan pasado el tiempo establecido, dejas que reinicien el juego o la actividad que estaban realizando, para darles la oportunidad de demostrar que pueden estar juntos y que pueden portarse bien.

Los celos fraternales forman parte del desarrollo evolutivo de los niños

¿Debes castigar a tus hijos cuando se pelean?

Si lograste observar la conducta de tus hijos y qué es la motiva, te darás cuenta de que en realidad lo que buscan los niños es llamar tu atención. Aunque sea de la manera equivocada, quieren que te pares, que dejes lo que estás haciendo para conseguir atención extra.

En estos casos lo mejor que puedes hacer es terminar con este comportamiento a través del refuerzo. Esto significa aplaudir cualquier consecuencia positiva, no con premios materiales sino con tu atención como madre o padre.

Tienes que aprender a reforzarlos cuando realicen las conductas que quieres implementar, por ejemplo, cuando no estén peleando. Debes estar con ellos y premiarlos cada vez que jueguen pacíficamente, que compartan sus cosas y que se porten bien. En caso contrario, dejarás de prestarles atención, ya que estas son las conductas que quieres erradicar.

Es muy importante que tus hijos tengan una buena relación ya que esto fomentará un ambiente familiar tranquilo y armonioso. Lo mejor que puedes hacer es mantener la calma y actuar de la forma más asertiva y cariñosa posible con ellos.