Mi hijo se ha roto un diente

Fernando Clementin 29 abril, 2018
Cuando un niño se cae o golpea, los dientes son firmes candidatos a sufrir una ruptura. En estos casos, no debes alarmarte; es un problema que se puede solucionar con los siguientes pasos.

Los niños son inquietos por naturaleza. Les encanta correr, jugar y moverse constantemente siempre que tengan la oportunidad de hacerlo. No obstante, estos ratos de diversión no siempre terminan bien. Si tu hijo se ha roto un diente, los siguientes consejos pueden ser de mucha utilidad.

Un accidente puede provocar la caída de un diente de leche o uno definitivo. En cualquiera de los dos casos, la consulta con el odontólogo será fundamental; generalmente, los profesionales atienden estas situaciones con urgencia.

Los dientes de leche y su función

Por lo general, estos inconvenientes se presentan en niños menores de 12 años. Se combinan dos factores indispensables para que esto suceda: por un lado, los dientes de leche son más frágiles y, por lo tanto, más propensos a sufrir daños.

Por otro, los niños se encuentran en una fase de desarrollo motriz. Todavía están aprendiendo destrezas básicas y también incorporan otras más complejas; ambas pueden llevar a caídas y golpes dolorosos, pero propios de la edad.

La caída de los dientes de leche también representa un problema para la salud bucal del pequeño. Esto se debe a que estos permiten la masticación de los alimentos hasta que los definitivos estén ya disponibles.

Además, es importante que estos dientes permanezcan en su lugar hasta que los nuevos los reemplacen. De esta forma, aumentan las posibilidades de que los dientes definitivos broten en el lugar y la dirección correspondientes.

Es necesario recurrir al dentista si tu hijo se ha roto un diente.

Qué hacer si mi hijo se ha roto un diente

Como dijimos antes, es primordial una visita urgente al dentista si tu hijo se ha roto un diente. Incluso esto es necesario cuando la dentadura continúe completa tras un golpe, ya que pueden existir otro tipo de consecuencias:

  • Afectación de los nervios que pueden causar dolor y otras molestias.
  • Necrosis: es decir, muerte de los nervios y posterior pérdida de la pieza dental.
  • Problemas en las encías que pueden causar inconvenientes en el futuro.
  • Que un diente quede flojo luego de un impacto considerable.

Rotura del diente

Por otra parte, si se ha roto un diente, ya sea de manera total o parcial, la metodología a seguir será la siguiente:

  1. Hallar el diente perdido.
  2. No hay que lavarlo ni frotarlo. Consérvarlo en suero fisiológico, leche o, en última instancia, humedecido en la propia saliva de su dueño para evitar que se deshidrate y se eche a perder.
  3. Acudir al dentista de confianza antes de transcurridas las dos horas desde el impacto que acabó con la pérdida del diente.

En los casos en los que la rotura del diente no sea importante, el odontólogo puede pulir lo que queda de él; ya sea a la espera del definitivo o, en caso de que no se trate de uno de leche, de modo permanente.

Si la rotura es de consideración y afecta a un diente definitivo, en cambio, existen pegamentos especiales que permiten solucionar el problema. Por supuesto, su aplicación se restringe exclusivamente al ámbito profesional.

“Es primordial una visita urgente al dentista si tu hijo se ha roto un diente. Incluso esto es necesario cuando la dentadura continúe completa tras un golpe”

Después de la atención profesional

Una vez que el niño haya pasado por el consultorio del dentista, deberá seguir las recomendaciones del caso. Mientras tanto, tú, como madre, debes prestar atención a dos posibles signos de alarma.

Primero, controla que todo marche dentro de lo normal en sus encías. Esto quiere decir controlar la aparición de inflamaciones o un posible amoratamiento en ellas.

Por otro lado, también deberás seguir con cuidado el avance del diente repuesto. Si este se torna gris o marrón, nuevamente deberás acudir con el profesional; esto puede ser síntoma de una necrosis en esa pieza dental.

Si mi hijo se ha roto un diente, es muy probable que haya sido por una caída.

Qué hacer en casos de golpes fuertes

Más allá de lo que pueda ocurrir con su dentadura, los golpes y las caídas pueden tener otras consecuencias en los niños; sobre todo cuando afectan su cabeza.

Entonces, es fundamental estar atentos a que no sienta mareos o vómitos. Si esto ocurre, los especialistas afirman que se debe acudir de inmediato a un centro médico.

Como habrás podido observar en el transcurso de este artículo, lo principal si tu hijo se ha roto un diente es hacerlo revisar por un profesional. Luego del tratamiento, tenemos que tener cuidado con los síntomas de cualquier inconveniente que pudiera aparecer.

Para finalizar, vale la pena remarcar que no debes sentirte culpable si tu hijo se ha roto un diente a causa de un accidente. Son niños y estas cosas suelen suceder; en lugar de culparte, céntrate en su cuidado para que se reponga sin problemas y cuanto antes.

Te puede gustar