La caída de los dientes en los niños: cuándo ocurre y en qué orden

Francisco María García 24 enero, 2018
El momento de la caída de los dientes en los niños marca un cambio de fase importante en su desarrollo. Una vez iniciado, el pequeño comienza su progreso hacia la adolescencia.

La caída de los dientes en los niños es un proceso que suele comenzar cuando el pequeño tiene entre 5 y 6 años de edad. Por supuesto, esta cantidad de años puede variar de acuerdo a la genética del pequeño.

Es importante que los padres se informen sobre este proceso y estén atentos a los cambios que requieran una visita al especialista.

Lo que se debe saber sobre la caída de los dientes

El proceso de la dentición comienza alrededor de los 6 meses del pequeño. Estos, sin embargo, son tiempos estimados, ya que cada niño es diferente. Desde ese momento y hasta aproximadamente los 2 o 3 años se completan todas las piezas de los dientes de leche.

Posteriormente y hasta que el niño cumpla 5 o 6 años de edad, no ocurre ningún cambio visible en la boca. No obstante, internamente sí ocurren muchos cambios. Las encías se están preparando para expulsar los dientes de leche y sustituirlos por las piezas dentales definitivas.

Después de que se inicia este proceso de renovación, pasarán alrededor de 3 o 4 años hasta que se complete el cambio de dentadura.

Pese a que la caída de los dientes comienza a ocurrir, en promedio, a los 5 años, y el proceso de este cambio definitivo puede tardar hasta 4 años más, en realidad este no finaliza hasta los 17 o 21 años.

¿La razón? Es justamente a esta edad cuando comienzan a salir las terceras muelas, mejor conocidas como las muelas del juicio.

¿En qué orden ocurre la caída de los dientes?

Por norma general, los primeros dientes en caer suelen ser las primeras piezas de leche que le salieron al niño. Generalmente, los primeros dientes de leche en salir son los centrales inferiores, seguidos de los centrales superiores. Por eso también suelen ser los primeros en caer.

La higiene bucal se debe cuidar desde los primeros años de vida.

Incisivos inferiores

Los incisivos inferiores se encuentran en la parte interna e inferior de la encía y generalmente son los primeros en dejarse ver. Los mismos empujan a los dientes de leche hasta lograr expulsarlos y tener el espacio suficiente para que el diente definitivo logre crecer.

Los dientes superiores

Los segundos dientes definitivos que les suelen salir a los niños son los superiores centrales. En este caso, salen por la parte delantera de la encía.

Primer y segundo molar

El primer y segundo molar se encuentran entre el tercer grupo de dientes que se suele caer. En este caso, la caída de la primera pieza molar suele ocurrir entre los 9 y 11 años de edad. Por su parte, la pérdida del segundo molar ocurre entre los 10 y 12 años.

Colmillos

Por otra parte, los colmillos o caninos de leche se suelen caer al mismo tiempo que el segundo molar. Es decir, este proceso ocurre alrededor de los 10 y 12 años de edad. Por supuesto, estos cambios pueden variar de un niño al otro, ya que cuestiones como la genética pueden influir.

La caída de los dientes comienza cerca de los cinco años de edad.

¿Qué hacer cuando comienza el proceso de caída de los dientes?

Tal y como hemos visto, el proceso de mudanza de los dientes comienza a ocurrir alrededor de los cinco años. Hay padres que cometen el error de forzar el movimiento de los dientes para acelerar su caída.

Sin embargo, esto no es recomendable, ya que desde que el diente comienza a moverse hasta que se cae puede pasar bastante tiempo.

En este sentido, es importante decirle al niño que evite mover o tocar el diente que se encuentre flojo con la lengua. La idea es que se desprenda de forma completamente natural, ya que de esta forma el proceso fluirá mucho más rápido.

“Los primeros dientes en caer suelen ser las primeras piezas de leche que le salieron al niño”

En caso de que el diente se encuentre tan flojo que le incomode al niño para hablar o para comer, lo recomendable es llevarlo a un especialista. Este será el encargado de remover el diente y, de esta forma, evitar que se pueda obstaculizar el desarrollo y crecimiento del diente definitivo.

Es importante que los padres se involucren en todo el proceso de la caída de los dientes de sus hijos. Informarse es el primer paso para reconocer si hay algún problema o retraso en el desarrollo de la dentadura definitiva. En ese caso, lo más recomendable es, otra vez, acudir al especialista.

Te puede gustar