Consejos para lidiar con los dientes sueltos de los niños

Los dientes sueltos no tardan en aparecer en la vida de un niño a partir de los seis años de edad aproximadamente, resulta ser un acontecimiento muy importante en toda la familia. Dependiendo de cómo lo tome el pequeño, podría significar un caos que se afloje un diente de leche, pues no todos se mostraran calmados ante este hecho.

Es común que los padres pongan en práctica la misma metodología que usaron sus propios progenitores para actuar en estos casos, donde lo más típico suele ser el amarre con hilo. Sin embargo, lidiar con los dientes sueltos de los niños no es tarea fácil cuando queremos que no exista trauma alguno.

Pese a que se trata de una situación natural, algunos niños o incluso sus padres podrían ser más sensibles al ver cómo se aflojan los dientes. Tener que decidir si sacarlos, llevarlo a un dentista o esperar a que todo se solucione de manera espontánea, puede convertirse en una decisión estresante.

bcb2df86eeca9b5fde5b9cca05736960

Actuar con naturalidad ante los dientes sueltos

Mientras los adultos conservemos la calma, podremos trasmitir tranquilidad a los pequeños; si este se mostrara asustado es conveniente explicarles con sencillez que es un proceso natural. Debe evitarse caer en regaños, burlas o atemorizarlos, pues esto podría ocasionar problemas más serios de lo que en realidad es tener un diente flojo.

En esta situación en particular no se considera grave, pero es recomendable actuar a tiempo para evitar deformaciones en la estructura dental posterior. Si ya sabemos que hay un diente suelto, podemos aconsejarles que continúe aflojándolo con la lengua hasta que esté listo para caerse.

Aun cuando estemos viendo que todo está funcionando con normalidad, es recomendable explicarles que va a continuar sucediendo con sus otros dientes, por lo cual debe mantener la misma calma. Por otro lado, evitemos que toquen sus dientes con sus dedos, pues las manos podrían estar sucias y provocar infección.

Otro riesgo de tocar con los dedos el diente, es que se puede terminar arrancando este sin que haya llegado su tiempo, lo cual podría ser doloroso o generar cierta hemorragia. Los especialistas recomiendan que sea el mismo niño quien arranque su diente cuando esté bastante flojo, esto con la finalidad de que pueda saber si hay dolor.

Dientes sueltos ¿qué debo hacer?

2d6289494cc8d42fe7c217701f6395ba

El papel de los adultos es primordial en estos casos, pues el niño debe sentir la seguridad de que nada malo está pasando o está por pasar. Es por tal razón que lo primero es actuar con naturalidad, pero con precaución de que el niño no se lastime, pueda tragar o morder su propio diente.

Si ya ha pasado cierto tiempo y notamos que el niño todavía tiene dudas sobre sacar su diente, es conveniente que le ayudemos. Se aconseja que sea un proceso sencillo, que se haga con firmeza y delicadeza, sin la necesidad de caer en conflicto u ocasionar algún trauma al pequeño.

A continuación enlistamos una serie de consejos que podrían ser de utilidad para lidiar con los dientes sueltos de los niños.

  • Usar una gasa para que el niño lo agarre o tú puedas hacerlo si vas a arrancarlo. La gasa también ayudará a contener un potencial sangrado
  • Amarrarlo con seda dental cuando ya está listo
  • Es normal que algunos dientes sueltos tarden más tiempo en caer, estos son los que pueden causar problema a los niños
  • Si nos encontramos con casos donde el niño está renuente a comer, a tocar su diente o que se lo toquen, es conveniente llevarlo al dentista
  • También debemos acudir a un especialista cuando el diente de leche no se ha caído incluso después de haber nacido el diente permanente. Este es un caso que sucede en un bajo 1%, pero que es totalmente posible
  • La caída de los dientes de leche debe ser una ocasión para que se fortalezca la confianza entre el niño, sus padres y sus seres queridos, pues el pequeño no debe sentirse amenazado y debe reconocer que es una situación que a todos les importa
  • Aprovecha la oportunidad para enseñarle a cuidar sus dientes, educarlo en la importancia de tener una dentadura limpia y sana, pues con su nueva sonrisa tendrá una idea de lo valioso que es conservar todos los dientes
  • Trata de que sea un momento divertido, que pueda conocer la estructura de su diente que se ha caído. Una foto es un excelente recuerdo, ¡ah! y no olvides contarle la historia del ratoncito.

 

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar