Meriendas saludables y deliciosas

Nadyra Muhammad · 16 enero, 2016
Disfruta junto a tus hijos de estas ideas y ¡suma puntos en salud!

Es posible elaborar meriendas saludables y deliciosas en poco tiempo. Por lo general, miramos las imágenes en los medios de comunicación y redes sociales y pensamos que no podemos lograr que nuestras propias preparaciones luzcan tan bien.

Sin embargo, sí es posible. Y es más sencillo de lo que creemos. Solo se trata de poner en práctica ciertos trucos y valernos de ellos para lograr los resultados más atractivos posible.

Con la amplia oferta de golosinas y comida chatarra, a veces, preferimos dejarnos llevar por el camino fácil y colocarles alimentos empaquetados a nuestros hijos día a día. Para evitar esto, te brindamos algunas recomendaciones muy fáciles de poner en práctica.

Ideas para meriendas saludables y deliciosas

Elegir meriendas saludables y deliciosas no solo beneficia al organismo, también a nuestro bolsillo. Los alimentos no procesados tienen un costo menor al de los empaquetados y tienen la ventaja de que pueden combinarse y aprovecharse de distintas formas.

Por otra parte, resulta mucho más conveniente optar por alimentos naturales a la hora de cuidar de nuestros hijos. En especial si tienen alergias alimentarias, intolerancia o algún otro tipo de restricción en su dieta.

Meriendas saludables y deliciosas.

Ten en cuenta el tiempo que pasará la comida empacada hasta que tu hijo la vaya a comer y las condiciones climáticas.

Ahora bien, ¿cómo puedo seleccionar los alimentos naturales y no complicar su preparación? Muy simple. El primer paso que debes dar es acudir a la sección de frutas del mercado y probar con varias. No solo con las que conoces, intenta incorporar alguna nueva.

Si por ejemplo eliges, manzanas rojas, bananas y kiwis, te darás cuenta de que estas frutas varían en color. Por consiguiente, si las combinas en un plato, junto con un par de tostadas untadas con crema de cacahuate, aportarán color al plato.

El color hará que los niños se animen a probar los alimentos y a disfrutarlos sin miramientos. Asimismo, podemos utilizar las diferentes texturas de la fruta para hacer figuras básicas (podemos cortar en rodajas las bananas y los kiwis, mientras que las manzanas pueden cortarse en trozos cuadrados pequeños).

El segundo paso que debemos dar en el mercado, a la hora de elegir alimentos saludables para las meriendas, es acudir a la sección de los frutos secos. Estos pueden incorporarse de diversas formas, incluso en batidos de frutas.

El tercer paso consiste en acercarse a la sección de vegetales y atreveros a ir más allá de los tomates, las patatas y las zanahorias. De hecho, si nos atrevemos a elegir otras verduras, nos daremos cuenta de que muchas tienen un tiempo de cocción incluso menor al de las patatas, por ejemplo.

Finalmente, lo que debe tenerse en cuenta a la hora de preparar estos alimentos para disfrutar de meriendas saludables y deliciosas es que, estos deben conservarse bien a temperatura ambiente. De esta forma, llegarán a destino con buen sabor y serán bien recibidas por los pequeños comensales.

Para un rico desayuno:

  • Huevos cocidos.
  • Tortillas de maíz.
  • Tiras de queso con tomates cherry.
  • Sándwich de pavo, queso, atún, pollo o pavo.
  • Panqueques (si les agregas nueces o zanahoria rallada quedarán deliciosos).
  • Cereal con leche o yogur (coloca aparte la botella con la leche o el yogur para que el cereal no se ponga pastoso y desagradable).
  • Ensaladas de frutas varias: fresas, naranja, mandarinas, mango, kiwi, sandía (evita la papaya porque se descompone rápido).
  • Porciones de vegetales al vapor en trozos pequeños: apio, zanahoria, remolacha, yuca, batata.
  • Waffles, elige acompañarlos de fruta (atrévete a hacer tus propias versiones saladas con queso cheddar y espinacas).

Alternativas para todos

Si se trata de salir con nuestros hijos al parque o a cualquier diligencia fuera de casa, siempre es conveniente que lleves contigo alguna de las meriendas saludables y deliciosas.

Debes tener en cuenta que deben ser recetas que no se derramen ni necesiten de refrigeración.

  • Yogur.
  • Gelatinas.
  • Palomitas de maíz.
  • Arroz con leche (o bebida de soja).
  • Compotas naturales (colados de frutas).
  • Helados a base de zumos naturales (sobre todo para las meriendas en casa).
  • Frutos secos. Cacahuates, nueces, avellanas, pistachos, almendras, uvas pasas, etcétera.
  • Frutas enteras de temporada. Manzanas, peras, duraznos, fresas, mandarinas o naranjas (es importante que las laven previamente y no les quiten la piel).
Meriendas saludables y deliciosas.

Sé creativa en las presentaciones. No se tarda tanto tiempo como crees y da excelentes resultados.

¿Cuándo es suficiente?

Es importante saber decir “basta” cuando ya tu hijo ha merendado suficiente. Generalmente les cuesta parar cuando se trata de este tipo de comidas, así que no dudes en ser firme y explicarle que mañana podrá volver a merendar.

Sin embargo, ten en cuenta que todo lo prohibido gusta más; es decir, en las casas donde están prohibidas las meriendas y se restringen a toda costa, los niños suelen darse atracones cuando van de visita a otra casa o a un cumpleaños.

Esto no resulta nada saludable, además que deja mucho qué decir acerca de la educación y los cuidados que le das a tus hijos. Lo importante es tener en cuenta que, siempre se puede disfrutar, pero con medida.

El agua es el complemento perfecto

A pesar de que muchos niños no tienen problemas a la hora de beber agua, otros pueden ser más renuentes. Es imprescindible que los eduques en este hábito para que se mantengan siempre hidratados.

Esto les beneficiará también en salud bucal, ya que al beber agua en lugar de bebidas gaseosas o tés azucarados, no descuidará sus dientes.