Mamá, ¿de dónde vienen los niños?

Agetna · 22 marzo, 2017

Si tu hijo de 7 años te preguntara: “Mamá, ¿de dónde vienen los niños?”. ¿Qué le responderías? ¿Del cielo. Los traen las cigüeñas? ¿De París? Como este puede ser un tema tabú entre tu hijo y tú, ese del cual nunca quieres hablar, hoy te ayudaremos a resolver la situación.

Consejos para contestar “la pregunta”

No esperes a que te pregunte. Adelántate a los acontecimientos

Cuando alguien te hace una pregunta de temática, digamos, “difícil” se te hace complicado responder. En cambio, cuando eres tú la que promueve la conversación, aunque la temática te siga siendo difícil, como ya te preparaste para ella, todo se te facilita.

Este puede ser el truco que utilices para salir airosa de la situación y decirle al niño cómo nos formamos y nacemos los seres humanos.

Cuando creas que la “pregunta” se está acercando hazle tú la pregunta y dale una respuesta.

Instrúyete antes de hablarle para que seas precisa en tus ideas

Antes de hablarle sobre el tema documéntate bien. Investiga acerca de qué terminología usar y hasta dónde decirle para no causarle más confusión.

Ten presente que los niños suelen ser curiosos. Así que es mejor estar preparada.

Apóyate en videos e imágenes

“Una imagen vale más que mil palabras.” No olvides esta frase y antes de explicarle busca material gráfico que te sirva para reforzar y esclarecerle la información que le brindas.

Cuando hables de sexo y fecundación habla también de amor

A esta edad es mejor relacionar el amor con el sexo. Para que al niño le sea más fácil entender por qué tus padres decidieron tener sexo para concebirlo, dile que es porque se aman.

La parte del sexo por placer debe quedar para edades futuras.

Desmiente las falsedades que le hayan dicho otros niños o hasta otros adultos

Si tu hijo te dice que los niños son semillitas que se plantan en la tierra y que de pronto un día nacen, no lo dejes con esa idea para evitar hablarle sobre el tema. Desmiéntela inmediatamente.

Él quizás siga insistiendo en lo mismo porque eso es lo que le dijo otro niño el que a su vez lo escuchó de su abuela.

A pesar de que no es lo que se aconseja cada familia es libre de contar la verdad o inventarle un cuento a sus hijos. Eso te da el derecho de decirle tu versión de la historia, es decir, hablarle con la verdad.

Mamá, ¿de dónde vienen los niños?

A pesar de que te aconsejamos que seas tú quien te adelantes a la conversación puede ser que un día tu hijo te pregunte y casi sin preparación debas darle una respuesta. En ese caso:

  • Háblale con claridad. Explícale conceptos como la sexualidad, el pene, la vagina, el coito… pero tampoco debes pasarte. Solo comienza a hablar con normalidad. Tu misma explicación y sus preguntas irán sacando los conceptos que según su edad necesita saber
  • Evita ponerte nerviosa. Si cuando te pregunte: Mamá, ¿de dónde vienen los niños? te pones nerviosa, tu hijo se dará cuenta. Entonces, te hará muchas más preguntas para encontrar la raíz de tu nerviosismo, o no te tocará el tema y pensará que hay algo malo en el sexo que te pone nerviosa (esto puede pasar con los niños que son muy sensitivos)
  • No le ocultes nada. Piensa que si no obtiene las respuestas de ti se le acumularán las dudas o las irá a buscar a otra parte
  • No postergues el tema ya sea que tu hijo te haga la pregunta mientras lo bañas, o lo llevas de camino a su escuela… sea cual sea el lugar y el momento, háblale
  • No olvides incluir algunas cuestiones sociales como que el sexo solo pueden practicarlo los adultos porque es en la adultez cuando el cuerpo está preparado para procrear (recuerda que para facilitarle la temática estás relacionando el sexo con el amor y la gestación de un bebé)
  • Ten la seguridad de que eres tú y su papá las personas indicadas para hablarle sobre el tema porque son ustedes dos las personas en las que más confía.