Ser madre a los 40 años

Indira Ramírez · 7 febrero, 2016

Es cada vez más frecuente que las mujeres retrasen la hora de ser madres. Las razones son muchas, desde la falta de instinto maternal, hasta las causas relacionadas con el ámbito laboral y profesional.

La normalización de este hecho ha dado como resultado que el hecho de ser madre a los 40 años o más se convierta en una opción no solo viable sino positiva.

Al crecimiento profesional y económico se le suma también la decisión personal de disfrutar de la juventud. Una vez cumplidos los sueños de la juventud, muchas mujeres consideran que ha llegado su momento. Ya se sienten realizadas en los aspectos que desean, y empiezan a pensar en formar una familia.

No debería haber ningún inconveniente en que una mujer decida tener un hijo a los 40, ya que el momento ideal depende de cómo se sienta y de cómo cuide su cuerpo y su salud.

Gracias a los numerosos avances científicos, no existen ya muchas de las complicaciones que surgían antiguamente en los embarazos tardíos.

Un as bajo la manga: la madurez

Hace tiempo, tener un hijo a los 40 era algo asombroso. Hoy en día, la maternidad tardía es la nueva tendencia. A partir de una determinada edad, las mujeres son mas cuidadosas y más seguras de sí mismas. Además, los hijos de madres mayores suelen tener una mejor salud física y emocional debido a un excesivo cuidado durante el embarazo.

Por lo general, las mujeres que tienden a aplazar la maternidad son aquellas que han elegido dar prioridad a sus metas profesionales y laborales. También puede influir la falta de trabajo o de una pareja estable, motivos suficientes para esperar el momento idóneo.

Ser madre a los cuarenta años no tiene por qué ser una opción descabellada.

Según el Instituto de Estadística de España, el 33% de los partos son de mujeres de más de 34 años de edad y alrededor del 5% de las españolas son madres a partir de los 40 años. Expertos, por su parte, aseguran que la edad ideal biológica para ser madres es entre los 18 y 35 años.

Ventajas de ser madre a los 40

El embarazo es un momento de gran responsabilidad y dedicación. Si se elige ser madre a esta edad, es porque se han sopesado de forma sensata todas las opciones. 

La parte positiva de aplazar el embarazo hasta los 40 años es que en la madre existe una mayor madurez y sentido de la responsabilidad. Su carrera profesional está asentada, suele tener pareja estable y hace uso de su autonomía de forma correcta.

Una vez superadas las restricciones económicas de la juventud, ser madre a los 40 años resulta una opción ideal. Se está en mejor situación económica y se posee más tiempo de calidad para dedicar y compartir con los niños.

Riesgos de ser madre a los 40

El número de mujeres que tienen hijos después de los 40 años se ha cuadruplicado en los últimos 30.

A pesar de que la edad media de embarazo en España ronda ya los 32 años de edad, la Organización Mundial de la Salud considera que todo proceso de gestación después de los 35 debe considerarse como un embarazo de riesgo.

También hay que tener en cuenta que a los 40 es más difícil quedarse embarazada. La cantidad de óvulos ha disminuido y por esa razón, los expertos aconsejan tratamientos de fecundación, como el de la ovo donación.

La edad materna puede ser factor de riesgo para algunos problemas

  • Aborto.
  • Partos prematuros.
  • Malformaciones.
  • Anomalías cromosómicas en el niño (como la del Síndrome de Down).
  • Hipertensión y diabetes estacional en la madre.

Como se menciona con anterioridad, el seguimiento del embarazo es mucho más estricto y el avance de la ciencia ya permite detectar anomalías o malformaciones fetales desde tempranas etapas del embarazo.

Si la madre mantiene un buen cuidado durante la gestación, los riesgos disminuirán y el proceso natural concluirá con un parto exitoso

En caso de que existiese algún problema de salud que impida a la mujer quedar embarazada en la cuarentena, no se deben descartar las numerosas opciones de fertilización. Para ello, es necesario mantener una buena comunicación con su médico.

Si tienes esta edad y estás pensando en quedar embarazada (o ya lo estás)  recuerda que tienes que preparar tu cuerpo para el nacimiento de tu hijo, cuidar más tu salud, tu peso y no fumar por tu bien y el de tu bebé. Ser madre a los 40 es posible, pero tomando las precauciones necesarias. ¡Sé consciente!