Háblale al niño sobre la responsabilidad de criar a un perro

Agetna · 27 enero, 2017

Un perro no es un niño pequeño al cual hay que brindar un cuidado extremo las 24 horas del día. Con él no hay que levantarse por las madrugadas a darle el pecho cada tres horas, ni cambiarle el pañal o arrullarlo. Pero un perro tampoco es un simple objeto que podamos dejar abandonado por mucho tiempo.

Es un organismo que, como otros, necesita tener cubiertas necesidades vitales. Al ser un animal inteligente y emocionalmente desarrollado también debe recibir afecto y atención de sus dueños. Se debe jugar con él, pasarle la mano y acudir a su llamado.

En Eres Mamá te hablaremos sobre la responsabilidad que supone criar un perro de mascota, para que antes de llevarlo a casa, le inculques este conocimiento al niño que no se cansa de pedirte que le compres uno.

Las atenciones que necesita un perro

Mamá, un perro, sea de la raza y el tamaño que sea, necesita:

728px-convince-your-parents-to-let-you-have-a-pet-step-9

  • Vacunación, estar desparasitado y ser revisado por el veterinario sobre todo antes de llevarlo a casa por primera vez. Ten presente que va a convivir con un niño pequeño que apenas tiene su sistema inmunológico en pleno desarrollo
  • Salir a pasear diariamente, sobre todo si se mantiene encerrado durante el día. Los perros necesitan estirar las patas, caminar, correr, hacer sus necesidades en la hierba, olfatear, jugar con otros perros…
  • Comida fabricada especialmente para él. Aunque muchos dueños le dan de su propia comida hay que cerciorarse de que lo que se le brinde tenga los nutrientes necesarios para que no vaya a carecer de ninguna deficiencia nutricional durante su vida. En materia de alimentos hay que evitar los postres: dulces, helados, galleticas y otros comestibles fabricados para los humanos que además de malestares intestinales pueden darle caries en los dientes
  • Bañarse; tener ojos, orejas y dientes limpios, pelaje desenredado (los que tengan pelo)
  • Vasijas donde comer y beber agua, un lugar cómodo y tranquilo para dormir, un sitio donde hacer sus necesidades (defecar y orinar)
  • Cariño y atención. Un perro no es como otras mascotas que pueden dejarse solas y sin mirarlas el día entero. Ellos precisan del juego, les gusta que les pasen la mano, salir a correr con sus dueños… y para todo esto hay que tener tiempo
  • Tener higiene en su entorno
  • Recibir atención médica cada vez que esté enfermo. Es importante no medicarlo en casa si no sabemos la enfermedad que tiene. Su veterinario es quien mejor podrá diagnosticar su padecimiento y ponerle el tratamiento que lleve, así como sucede con los seres humanos
  • Adiestramiento. Al perro hay que domesticarlo para que aprenda a comportarse como un animal de casa que pueda convivir con los seres humanos. Hay que enseñarle buenos modales y, al menos, los mandatos básicos: siéntate, échate, cállate, ven, cógelo…

Háblale sobre la responsabilidad de criar a un perro

728px-convince-your-parents-to-let-you-have-a-pet-step-13

Tener un compañero fiel con el despertar cada mañana o que salga al portal durante los mediodías a recibirlo, va a ser sumamente gratificante para tu hijo.

Este animalito también puede ayudar en la formación que quieres darle a tu pequeño, reforzará su sensibilidad y, algo muy importante en esta etapa de la vida: le fomentará valores como la responsabilidad.

Con un perro tu niño aprenderá sobre la importancia de la amistad entre el hombre y los animales, cómo hay que cuidarlos y quererlos. Si es poco sociable el solo hecho de tener este tipo de mascota le ayudará a relacionarse con otros niños. Pero, tal y como te hemos comentado, aunque por un lado sea muy positivo brindarle un perro, ten en cuenta que un animalito desatendido y no deseado puede suponer un gran problema.

En caso de que tu hijo sea alérgico o exista cualquier otro inconveniente en el hogar conversa con él al respecto y valoren la posibilidad de tener otro tipo de mascota que ocupe poco espacio y necesite menos atención, como una tortuga, una rana, o una pecera.

Mamá, si ninguno de los integrantes de la familia tiene suficiente tiempo para criar a un perro, si las condiciones básicas no están creadas, aunque el niño lo pida, es mejor no llevar un perro a la casa. Vela también por el bienestar y la salud del animal.

Imágenes cortesía de Wikihow