Los beneficios de la meditación en el aula

Óscar Dorado · 6 noviembre, 2018
La meditación cada vez está más presente en las aulas. En este artículo, te contamos cuáles son sus beneficios de esta novedosa práctica recreativa y educativa.

Los niños pequeños no se sienten agobiados por tantos prejuicios, barreras o ideas preconcebidas, lo que les da una ventaja cuando se trata de practicar la meditación. Además, esta actividad en el ámbito escolar comporta muchas bondades para los alumnos. Por ello, en este artículo descubriremos los beneficios de la meditación en el aula.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que la meditación es un ejercicio tanto mental como físico. Los alumnos que ponen el esfuerzo requerido y practican la atención plena en clase disfrutan de sus innumerables beneficios a corto y largo plazo.

La meditación puede desempeñar un papel importante como parte de la enseñanza regular. No solo para permitir que los estudiantes aumenten su autoconciencia, sino también para cambiar la perspectiva en cierta medida.

De hecho, la práctica de la meditación solo requiere compromiso; consiste en dedicar al menos 10 minutos todos los días y un pequeño espacio para sentarse o pararse cómodamente.

Además, hay que tomar en consideración que meditar no es solo para los adultos. Los niños y adolescentes también se pueden aprovechar de todos y cada uno de sus beneficios. Incluso las investigaciones han demostrado que la meditación en el aula ayuda a los alumnos a estar más concentrados y tranquilos; también les ofrece la oportunidad de aprender a relajarse y reflexionar.

¿Cuáles son los beneficios de la meditación en el aula?

A continuación, te contamos cuáles son los beneficios de la meditación en el aula:

1. Mayor enfoque

La meditación aumenta la capacidad de concentrarse durante períodos de tiempo más prolongados; asimismo, enseña a los niños que es posible dirigir su atención. Esto beneficia a los estudiantes de muchas maneras, incluyendo el hecho de poder prestar atención en clase por más tiempo y mejorar así la retención de contenido.

Los beneficios de la meditación en el aula repercuten en varios ámbitos de la vida.

2. Fomenta la compasión y la autoestima

Debido a las presiones y circunstancias que están más allá de su control, los niños a veces sienten que no pueden pasar un examen. Esto puede ser difícil, especialmente cuando es acosado o maltratado por otros.

Afortunadamente, la meditación puede reforzar los sentimientos de seguridad, empatía y estabilidad interna de los niños. Esto, a su vez, genera compasión, alegría y mayor autoestima entre los alumnos.

3. Mejora la atención

El tercero de los beneficios de la meditación en el aula es que su entrenamiento mejora la atención de los niños y reduce los problemas de internalización, como pueden ser el temor, la no integración a los grupos sociales, la ansiedad y la depresión. De este modo, mejora el bienestar psicológico de los infantes, tal y como confirman numerosos estudios.

4. Reduce el estrés

La meditación no solo brinda a los niños un tiempo de inactividad muy necesario para descansar física, mental y emocionalmente, sino que también afecta directamente a todo el sistema nervioso al reducir la producción de químicos relacionados con el estrés, como el cortisol.

Además, la meditación disminuye el consumo de oxígeno, la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria y la presión arterial.

5. Mejora la memoria

Esta capacidad permite a los estudiantes retener más información, lo que, por supuesto, se presta para obtener mejores resultados en los exámenes y superar así las distintas pruebas. Además, una buena memoria significa una mayor capacidad para combinar ideas y pensamientos diferentes a la vez. Esta es una habilidad útil para llevar conversaciones y razonamientos inteligentes e interesantes.

La meditación ayuda a controlar el estrés.

“La meditación aumenta la capacidad de concentrarse durante períodos de tiempo más prolongados; asimismo, enseña a los niños que es posible dirigir su atención”

6. Mejor manejo de las emociones

Los expertos han establecido firmemente la relación entre el desequilibrio emocional y los resultados desfavorables en la escuela. Afortunadamente, y tal como habrás podido observar con anterioridad, uno de los beneficios de la atención plena es que reduce el estrés y la ansiedad.

Por si esto fuera poco, también ayuda a los estudiantes universitarios a manejar mejor sus emociones. Esto repercute de manera positiva en sus resultados académicos.

En definitiva, tener un tiempo para que los alumnos puedan relajarse mentalmente es fundamental para mejorar sus comportamientos. Teniendo en cuenta que los niños y jóvenes a menudo están bajo situaciones de estrés, la meditación es una forma de que se reúnan y centren sus pensamientos.

Sin ninguna duda, programar un tiempo designado para detenerse y meditar es positivo, tanto para los estudiantes como para los profesores. ¿Por qué no darle una oportunidad a esta creciente metodología?