Lombrices en niños: ¿cómo actuar?

Francisco María García · 2 octubre, 2017

Las lombrices, también llamadas oxiuros, son pequeños parásitos que suelen contraer los niños. Su nombre científico es Enterobius vermicularis.

La apariencia es la de un pequeño y delgado gusano de aproximadamente 1 centímetro. El color es blanquecino o gris y se mueven. Se alojan en el intestino grueso, el ano y, en el caso de las niñas, en la parte externa de la vagina.

Síntomas de las lombrices en niños

  • El síntoma más común que presentan los pequeños es un intenso picor en la zona el ano.
  • Las niñas pueden experimentar picazón también en la vagina, ya que está muy cerca de la zona anal y el contagio es bastante común.
  • Las niñas pueden presentar flujo vaginal fuera de lo común.
  • También las pequeñas pueden sufrir ardor o molestias al orinar. Y ello puede hacer confundir el contagio de lombrices con cistitis u otro tipo de infección urinaria.
  • La picazón se presenta o intensifica durante la noche. Esto se debe a que a esa hora las hembras ponen sus huevos. Pueden poner hasta 20.000 huevos diarios.
  • Erosiones en la piel. Se las produce el niño al experimentar la necesidad imperiosa de rascarse.
  • La picazón impide al niño conciliar el sueño o lo interrumpe a mitad de la noche.
  • Falta de apetito. El niño puede presentar molestias abdominales. El cansancio por la falta de sueño también puede disminuir el apetito.
  • Apatía. La dificultad para dormir por la picazón hace que el niño amanezca agotado.
  • Este es el nombre que se le da al hábito de rechinar los dientes mientras se duerme. Está asociado al estrés, pero cuando se presentan las lombrices en niños, se genera por la incomodidad de la picazón intensa a la hora de descansar.
  • Algunos niños presentan temperaturas elevadas.

¿Cómo se contagian los niños de lombrices?

El contagio comienza con la picazón. El niño se rasca y como aún no tiene conciencia de la importancia del lavado de las manos ni de la posibilidad de contraer enfermedades, se lleva las manos a la boca.

Jugar en el barro o lodo propicia la adquisición de baterías y gérmenes indeseados

También es posible que traspase los huevos de las lombrices de sus manos a cualquier objeto que después se lleve a la boca. Este tipo de conductas son normales en los primeros años de la infancia. A través de los objetos también pueden infectarse los otros miembros de la familia.

Cómo detectar las lombrices en niños

Existen varios métodos. El más sencillo es mirar las heces del niño. Si aparecen los pequeños gusanillos, ha contraído lombrices.

También la madre puede observar cuidadosamente la zona el ano separando las nalgas del niño. Si está contagiado de lombrices y se realiza este procedimiento durante las horas de la noche, probablemente podrá ver los parásitos.

Otro método es el uso de tiras de un papel adhesivo creado para este fin. Se coloca en el ano, se retira en un lapso de tiempo determinado y luego se observa en un microscopio. Este procedimiento se denomina test de Graham.

Tratamiento

Eliminar las lombrices en niños es bastante sencillo. Se administra un medicamento por vía oral. Suele ser una sola toma. Algunos pediatras recomiendan repetir la toma después de unos 20 días. Se trata de eliminar los parásitos que hayan estado en huevos y sobrevivido al tratamiento inicial.

Los medicamentos vía oral son parte del tratamiento para las lombrices.

Algunos especialistas recomiendan administrar el tratamiento a todas las personas que conviven con el niño. Y ello para evitar el contagio y la propagación de los parásitos, sobre todo a quienes comparten cama o dormitorio con el niño.

Cabe destacar que los medicamentos para tratar las lombrices no son antibióticos, pues las lombrices no son bacterias.

Las lesiones en la piel que el niño se haya producido la rascarse se pueden tratar. Para este fin hay cremas o ungüentos calmantes y antiinflamatorios. En caso de lesiones más graves, el pediatra debe evaluar si están infectadas y recetar una pomada antibiótica.

Prevención del contagio

Algunas recomendaciones para evitar en contagio de lombrices en niños y en el resto de la familia:

  • No sacudir o agitar la ropa, pues los huevos de las lombrices pueden regarse por toda la habitación.
  • Lavar con agua caliente toda la lencería y ropa del niño: toallas, sábanas, fundas y, especialmente, la ropa interior. Hacerlo con frecuencia.
  • Utilizar detergentes anti bacterias.
  • Fomentar el hábito de lavarse las manos tras ir al baño y antes de comer. Es importante que los padres vigilen que el niño lo haga siempre y de manera apropiada.
  • Cortar las uñas y asearlas con un cepillo especial para este fin.
  • Evitar que el niño se chupe los dedos.
  • Educar al niño para que no introduzca objetos en su boca.