Todo lo que debes saber sobre la leche de donantes

Lo ideal es que la leche materna que reciba el bebé sea la de su propia madre. Sin embargo, a veces los pequeños son alimentados con leche de donantes. No siempre la madre puede amamantar a su bebé, pero existen centros especializados donde se puede encontrar leche materna donada. En este post queremos enseñarte más a fondo lo que significa administrar este producto a los bebés.

Como sabemos, la leche materna es el alimento ideal para el recién nacido. En estudios recientes se ha conocido su facultad de transformarse para que sea adecuada a cada bebé. Además, la hemos conocido de cerca y reconocemos su evolución como un ser vivo real.

También se supo que la leche tiene la capacidad de adecuar su composición según el sexo del bebé. En tal sentido, es necesario establecer si es ventajoso o no, darle leche de donantes. En algunos casos los bebés deben permanecer en el hospital, por lo que necesitarán los nutrientes de este alimento.

Si el bebé no es lo suficiente fuerte y sano como para irse a su casa al nacer, lo más recomendable es que se quede en el hospital. Mientras transcurre la recuperación del pequeño, este deberá alimentarse. En muchos lugares se toma como prioridad la ventaja de que se alimente con este producto. Por lo tanto, es común que se acuda al banco de leche para encargarse de su alimentación.

¿Quiénes pueden recibir leche de donantes?

leche de donantes

El aporte de nutrientes que brinda la leche materna puede ayudar en la recuperación del bebé si está internado. Este alimento previene infecciones y le ofrece protección en muchos aspectos de salud. También es recomendable en otros casos, por ejemplo si el pequeño es huérfano o su madre no está en condiciones de amamantarlo.

Aunque siempre es una opción la lactancia por medio de fórmula, nada como la leche materna para alimentar a cualquier bebé menor de seis meses. Se cree que en general este alimento se compone de los mismos elementos. Por lo tanto, no debería importar que sea de donantes y no de la madre. Por tal motivo, siempre es preferible en relación a la fórmula.

Para recibir este beneficio, debe haber una indicación médica. Es decir, no cualquiera puede acceder a esta, es necesaria una receta. Además, lastimosamente las reservas de este producto son limitadas, por lo cual se da prioridad a casos urgentes. Mientras el bebé sea más frágil y tenga menos posibilidades de ser amamantado por su madre, este tendrá un derecho prioritario.

Sin embargo, mientras sea posible, el pequeño puede recibir leche de donantes aun cuando esté en casa. Con la receta de un pediatra, podemos acceder al suministro de leche de un banco especializado. Sería ideal que las madres favorecidas pudiesen ayudar a la reposición de esta leche, que siempre es necesaria.

¿Qué debemos tomar en cuenta sobre la leche de donantes?

leche de donantes

Una de las cosas que suele preocuparnos sobre la utilización de esta leche, es su seguridad. No obstante, los especialistas afirman que por lo general es muy segura. En la mayoría de los casos la leche que es donada proviene de madres que bombearon más de lo que sus hijos toman. Además, estas mujeres han sido sometidas a pruebas que descarten la probabilidad de transmisión de enfermedades por esta vía.

De igual manera, los recipientes donde se conserva el producto son esterilizados. Estos se prueban para eliminar la posibilidad de proliferación de bacterias. Al mismo tiempo, los mecanismos de conservación son revisados y mantenidos según los requerimientos.

Más adelante, la leche donada pasa por procesos de pasteurización que elimina todo microorganismo que se considere infeccioso o riesgoso para su conservación. El procedimiento como tal, destruye algunos componentes nutricionales e inmunológicos, pero suele ser un pequeño porcentaje.

La leche materna cuando es pasteurizada conserva la mayoría de sus propiedades pese a los cambios que sufre. Sin embargo, con todo y la pasteurización, sigue siendo insustituible e incomparable con las fórmulas lácteas.

 

 

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar