¿Lectura en papel o en pantalla para niños?

Este artículo fue redactado y avalado por la documentalista Arantza Martín Becerro
9 mayo, 2019
La inclusión de las nuevas tecnologías ha hecho que las formas y los soportes de la lectura cambien.

Desde la inclusión de las nuevas tecnologías y, más concretamente, de estas en el mundo de la lectura y los libros, el debate sobre si los niños deberían realizar una lectura en papel o en pantalla sigue siendo un tema muy de actualidad.

Existe la idea generalizada de que los niños, en muchos casos, son totalmente reacios a leer libros en papel y que prefieren utilizar un dispositivo electrónico y leer, así, en pantalla. Sin embargo, ¿qué hay de cierto en todas estas afirmaciones?

A continuación, te dejamos algunos aspectos sobre el tema que tanto profesionales de la información como maestros y padres deberían de tener en cuenta.

Lectura digital

Es cierto que en la actualidad los niños de todas las edades, incluso los menores de tres años, son perfectamente capaces de manejar un dispositivo electrónico de acuerdo con sus capacidades; además, les encanta utilizarlos e investigar sus posibilidades.¿Lectura en papel o en pantalla para niños?

A pesar de ser denominados «nativos digitales», normalmente, los más pequeños no utilizan estos dispositivos para leer, ni siquiera los que lo hacen a menudo y prefieren realizar la lectura en forma tradicional.

La lectura en pantalla tiene una serie de ventajas:

  • Disfrutar de libros interactivos.
  • Aplicaciones extra relacionadas con la historia del libro.
  • Poder tener varios libros en un mismo dispositivo sin necesidad de cargar con ellos.

Sin embargo, el inconveniente principal, la distracción que este tipo de dispositivos tienen por todas las posibilidades que incluyen, sigue teniendo fuerza a la hora de que, tanto niños como padres, se decanten por este tipo de lectura.

Muchos niños tienen los niveles de concentración dispersos o incluso problemas de atención, por lo que la lectura, que necesita un alto nivel de concentración, en un dispositivo, no es la mejor opción.

Lectura en papel

La tradición de leer en papel, a pesar de la inclusión de las nuevas tecnologías, no se ha perdido, en contraposición de lo que muchos estudios e investigaciones vaticinaban.

Los niños son un reflejo de las palabras y también de las acciones que realizan los padres diariamente. Por este motivo, si estos ven leer a sus padres en un formato tradicional, ya que existe un sector del mundo adulto que no está familiarizado con el mundo de la alfabetización digital, estos querrán leer en el mismo formato.

Del mismo modo ocurre si se cuenta con una pequeña librería en casa o si se acude en familia a las bibliotecas públicas y se hace uso de ellas.

A pesar de que en los colegios el uso de tablet y otros dispositivos electrónicos, como pizarras digitales, se está desarrollando e implantando, los libros de texto no han desaparecido de las aulas y los profesores siguen utilizando libros de lectura en un formato tradicional.

Siguiendo la línea de lo que hablábamos anteriormente, un libro en formato tradicional es una opción mucho más apta para niños con problemas de concentración y atención, pues no tienen entre sus manos nada más que le pueda distraer.¿Lectura en papel o en pantalla para niños?

¿Lectura en papel o en pantalla?

Después de tratar los aspectos fundamentales que la lectura en papel o en pantalla ofrecen, se debe valorar cuál es la opción que en cada caso es más adecuada para el niño.

Sin embargo (y este es el aspecto primordial y esencial), hay que tener en cuenta que se debe conseguir que los niños lean y adquieran un hábito de lectura, independientemente del soporte o formato que utilicen para ello.

Habrá niños que siempre se sigan decantando por el papel y habrá otros que lo dejen atrás por las comodidades de las nuevas tecnologías. Ambas opciones son aceptadas si al final conseguimos que los más pequeños sean amantes de la lectura y, por consiguiente, de la cultura.

Además, es conveniente que todos los sectores posibles, tanto padres, como profesionales de la información y profesores difundan el gusto por la lectura y los libros a través de las recomendaciones de estos.

Existen muchas temáticas y variedades de libros diferentes para que cada niño pueda escoger lo que más le guste y poder disfrutar, así, de un bonito momento y una bonita historia.

  • Merga, M. K., & Mat Roni, S. (2017). The influence of access to eReaders, computers and mobile phones on children’s book reading frequency. Computers and Education.
  • Cencerrado Malmierca, L. M., Pelosi, S., & Yuste Tuero, E. (2018). Recomendar contenidos digitales para niños y jóvenes: reflexiones, herramientas y criterios. Palabra Clave (La Plata).