Las vueltas de cordón durante el embarazo y el parto

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 6 enero, 2019
Yamila Papa · 6 enero, 2019
Muchas mujeres tienen miedo a las vueltas del cordón umbilical debido a que son consideradas una complicación durante el parto. Saber sobre ellas es fundamental para despejar dudas y no asustarse demasiado. 

Una de las mayores preocupaciones de padres y médicos son las vueltas del cordón umbilical que pueden presentarse durante el embarazo y el parto. Para quitarte los miedos es necesario que estés informada.

¿Qué son las vueltas de cordón?

Las vueltas de cordón en el cuello o ‘circular de cordón’ en el feto se consideran como una complicación muy seria durante el embarazo. Se las asocia con el sufrimiento fetal y con las complicaciones durante el parto.

55 centímetros de cordón umbilical

Antes de responder a la pregunta de si es algo peligroso o no, es necesario saber un poco más sobre el cordón umbilical. Tiene una longitud de 55 centímetros aproximadamente y, por ello, es ‘normal’ que se enrede en cualquier parte del cuerpo: brazos, piernas, tronco y cuello.

El feto en el útero: las vueltas al cordón umbilical

Por supuesto que la gravedad de la situación dependerá de dónde el cordón se ha enredado y de cuántas vueltas ha dado en el mismo lugar. En muchas ocasiones, con un simple gesto o movimiento del bebé el cordón se desenrolla.

Para que sucedan las vueltas de cordón deben darse varios factores más como, por ejemplo, que sea más largo que lo habitual o que en la placenta haya más líquido amniótico y por ende, más espacio libre para que el cordón se mueva.

Aunque puede parecer algo extraordinario y fuera de lo común, hasta el 40% de los embarazos presentan vuelta de cordón en algún momento, principalmente durante el parto. La detección se realiza a través de la ecografía, aunque también hay casos en los cuales no se ve hasta el nacimiento.

¿Son peligrosas las vueltas de cordón?

En la mayoría de los casos no genera ningún problema en el feto. Este puede nacer por vía vaginal: el médico coloca un dedo entre el cuello y el cordón para evitar la presión y una posible asfixia. Otra opción es pinzar el cordón y cortarlo antes de que el bebé salga por completo.

A menudo se relaciona a las vueltas de cordón con la alteración en el ritmo cardíaco del bebé, pero eso tampoco es así en el 100% de los casos. La aceleración de los latidos del corazón puede deberse por ejemplo al uso de ciertos medicamentos para acelerar el parto que el bebé no tolera bien.

Es cierto que hay casos de fetos que tienen muy apretado el cordón, y dicha presión sobre las arterias carótidas causan bradicardias. En esa situación, el médico debe analizar el sufrimiento fetal y decidir cómo continuar: si hacer una cesárea de emergencia o esperar a que el movimiento de niño quite presión o reduzca las vueltas de cordón.

El prolapso de cordón

Por otra parte, debemos hablar del llamado prolapso de cordón. Cuando esto sucede, el cordón sale antes que el feto ya que este nacerá de nalgas o porque la bolsa se ha roto cuando el bebé aún está muy arriba. Esta complicación es la más grave de todas, pero no tiene que ver con las vueltas del cordón sino con otras cuestiones que interrumpen la circulación sanguínea del niño.

Complicaciones en el parto: qué saber

Si bien la mayoría de los partos se desarrollan sin problemas —sobre todo cuando la madre se ha realizado todos los exámenes durante el embarazo— también pueden aparecer ciertas complicaciones. Las vueltas de cordón son solo una de ellas. Otras son:

1. No progresión del parto

El trabajo de parto se altera por reducción de las contracciones o de la dilatación del cuello del útero. Suele suceder cuando hay una desproporción entre la pelvis de la madre y el tamaño de la cabeza del bebé.

2. Sufrimiento fetal

Cambios en la frecuencia cardiaca del feto pueden alertar una complicación debido a que no está recibiendo el oxígeno necesario. Se decide por una cesárea antes de que la situación empeore y el bebé aspire el meconio que causa problemas pulmonares.

Las vueltas al cordón umbilical

3. Distocia de hombros

Es muy poco frecuente y sucede cuando el bebé está atascado contra el hueso de la pelvis de su madre. El médico realiza una maniobra que desatasca el hombro y permita el nacimiento.

4. Desprendimiento de placenta

Esta complicación grave sucede cuando la placenta se separa del útero antes del parto. Puede causar una hemorragia interna en la madre y una interrupción del suministro del flujo de sangre y oxígeno en el bebé.

Las vueltas de cordón pueden parecer algo traumático para los bebés, sin embargo son bastante habituales y en la mayoría de los casos no presentan ninguna consecuencia para su salud.

  • OMS. (1996). Cuidados En El Parto Normal: Una Guía Práctica. Departamento de Investigacion y Salud Reproductiva. https://doi.org/10.1109/TETC.2015.2389662