Las consecuencias de no amamantar a un bebé prematuro

La leche materna para un bebé prematuro es muy valiosa debido a sus propiedades inmunológicas y sus hormonas provechosas para el crecimiento. Aunque brotó antes del tiempo estipulado, esta leche es un poco distinta al principio, porque es más rica en proteínas. Además de sus principales características nutritivas, con el paso de los meses sigue cambiando adaptándose a todas las necesidades del niño.

Sabemos bien que dar pecho es muy importante tanto para el bebé como para la madre. La alimentación con leche materna es fundamental al nacer.

Este alimento es adecuado, ideal  y el elemento natural que ofrece todos  los nutrientes a tu niño. Sirve para ayudarlo a crecer fuerte, lo protege de numerosas enfermedades  y  al mismo tiempo favorece su desarrollo intelectual.

Cabe destacar, que las estadísticas son muy altas sobre las consecuencias de no amamantar a un bebé prematuro. Debemos tomar en cuenta que si no le das pecho, el niño está expuesto a muchos factores negativos que afectaran durante su crecimiento. Además, los bebés en estas condiciones necesitan más conexión con la madre y los elementos básicos que lo acompañaron en la gestación.

Cuando no es posible amamantar

Tomemos en cuenta que la forma de suministrar leche materna a un bebé prematuro en sus primeros días no será directamente del pezón. El bajo peso del bebé no lo hace lo suficientemente fuertes para succionar.

Por esta razón, la mejor manera de proveer la leche es mediante sondas, que se introduce a través de la nariz o la boca hasta el estómago. Esto se realiza hasta que se le desarrollen los órganos al nivel de un niño a término.

Una vez que pase el peligro se puede poner al niño para que amamante directamente del pezón o biberón dependiendo de cómo se vaya desarrollando. Sin embargo, es posible que los bebés prematuros no tomen mucha cantidad leche, pero ya lo hará luego. Por lo tanto, es preciso que hagamos la extracción mecánica para mantener la producción y así tener leche disponible para cuando sea necesario.

También es importante que intentemos amamantarlos para que practiquen la succión con calma. En algún momento el bebé superará sus problemas de salud y deberá comenzar su lactancia regular. De manera que, es conveniente tener leche disponible, que la haya probado y desarrolle su reflejo de succión.

Consecuencias que puede sufrir el bebé prematuro

En primera instancia, un bebé que nace de esta manera no siempre puede recibir su leche. Sin embargo, algunos bebés no son amamantados por otras razones, algo que no es conveniente para ninguno y en especial si es prematuro. La Discapacidad mental y retraso en el crecimiento son las principales consecuencias que puede padecer el prematuro que no es amamantado.

Según el estudio de INSERM, un 45% de los niños prematuros muestran un cociente de desarrollo inferior a 85. En cabio los niños que nacieron a su tiempo presentan un coeficiente promedio de 100.

Esto se debe a que el cerebro se encuentra inmaduro, porque al nacer antes del tiempo no se ha desarrollado del todo. Al mismo tiempo, conduce a un desarrollo en el crecimiento muy crítico, como sufrir de entumecimiento muscular o dificultad para permanecer erguido.

Así mismo, suministrar poca leche materna o la ausencia de la misma conduce a que el cerebro tenga poca materia gris. Aunque a la edad de 7 años, el cerebro de todos los niños es del mismo tamaño, cabe destacar que su cociente intelectual es distinto.

El proceso de aprendizaje siempre será diferente y más en los niños que nacieron prematuros. Principalmente conlleva a la dificultad en la lectura, memoria y cálculos matemáticos.

Otra consecuencia advertida es el desarrollo de Enterocolitis necrotizante. Este trastorno se debe a la inflamación y muerte del tejido intestinal, debido a la disminución del flujo sanguíneo hacia el intestino. Esto es producto de la inmadurez de la motilidad intestinal y la función digestiva.

Mayormente sucede cuando los bebes prematuros son alimentados con leches maternizadas, o sea, fórmulas concentradas. Este tipo de producto no ayuda al desarrollo del aparato digestivo y aumenta la demanda oxidativa del intestino introduciendo bacterias. Además muchos bebes presentan intolerancia a las proteínas de esa leche.

La leche materna ayuda a prevenir esta infección en niños que nacen antes de tiempo, debido a que esta tiene anticuerpos y células inmunitarias. La composición de la leche disminuye el riesgo de proliferación de las bacterias que producen Enterocolitis necrotizante. Es recomendable que no se le dé fórmulas lácteas al niño pre-término para no aumentar el riesgo de padecer este trastorno.

 

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar