La importancia del calcio, hierro y zinc en el embarazo

Amanda · 9 mayo, 2017

La nutrición durante el embarazo, juega un papel muy importante. El consumo de calcio, hierro y zinc, se encuentran entre los principales elementos a incluir en nuestra alimentación. Una dieta balanceada tiene muchos beneficios para la embarazada y hace que el bebé crezca perfectamente sano.

Además, el calcio, el hierro y el zinc son pilares indispensables durante el embarazo, pues influye en la correcta formación del feto. Es usual que desde el primer trimestre, un ginecólogo recomiende comenzar una dieta. También con frecuencia se recetan suplementos vitamínicos, puesto que durante el embarazo es preciso incorporar en poco tiempo una dosis mayor.

Beneficios del calcio, hierro y zinc durante el embarazo

Cada uno de estos elementos contribuye de una manera especial en la nutrición de madre e hijo durante la gestación. Su contribución nutritiva es tan importante, que se indica individualmente para ser consumida. Los principales beneficios del calcio, hierro y zinc, tienen que ver con la formación del feto. No obstante, para la madre representan una vía para mejorar su sistema y proteger los órganos que lo requieran.

Conozcamos cómo intervienen estos elementos en la salud y desarrollo del embarazo.

El calcio

El calcio es fundamental durante el embarazo, ya que contribuye a la formación de los huesos en el bebé. Se debe suministrar 1000 miligramos diarios de calcio en el embarazo. Para reforzar el nivel de calcio, se recomienda aumentar la dosis con dos vasos de leche diarios. Aunque la leche y otros productos lácteos son las principales fuentes de calcio, se pueden encontrar en otros alimentos, por ejemplo.

  • Almendras, avellanas, nueces
  • Brócoli
  • Perejil
  • Algas marinas
  • Repollo
  • Frutas y verduras crudas

El hierro

El hierro es muy importante porque es necesario para la fabricación de la hemoglobina. Es responsable de hacer que circule el oxígeno por todas las células del cuerpo de la embarazada y el bebé. Durante la gestación se necesita aproximadamente de 27 a 30 miligramos diarios de hierro, se prescribe a partir del segundo trimestre.

Los alimentos recomendados para aumentar los niveles de hierro son.

  • Las carnes con un nivel bajo de grasas
  • El pescado
  • El hígado
  • El huevo
  • Los cereales
  • Frutas como fresas, melón, piña, papaya, guayaba, mango, higos y ciruelas.

El zinc

En la mayoría de los casos el zinc se encuentra almacenado en el músculo, sobre todo en las células blancas y rojas. Este mineral se debe consumir durante el embarazo en una cantidad aproximada de 11 miligramos diarios.

El zinc es de gran importancia ya que es un componente especial de las enzimas que mejoran la actividad cerebral. Este elemento, también interviene en la síntesis de proteínas. Se debe consumir durante la gestación porque forma parte de la hormona del crecimiento. Con esto se espera evitar el riesgo de que el bebé nazca con bajo peso.

Los alimentos que contienen zinc son los siguientes:

  • Carnes rojas
  • El pescado
  • Verduras y legumbres como remolacha, lechuga, coles, zanahorias, espinacas
  • Frutas tales como el Durazno y la naranja
  • Leche
  • Frijoles

Al calcio, hierro y zinc, se le une el ácido fólico

El ácido fólico es una vitamina hidrosoluble que forma parte del complejo B. Es muy importante para la formación del cerebro y de la columna cerebral del feto. Este suplemento, se indica porque ayuda a evitar el riesgo de que el bebé nazca con problemas en la espina. Debe duplicarse durante los tres primeros meses de gestación.

Es recomendable que en cada comida se tenga en cuenta una gran variedad de vegetales. Por ejemplo, se puede encontrar en la combinación de 5 colores, rojo, violeta, blanco, naranja y verde. Cada color significa el aporte de beneficios que se necesita, y es preferible que no se ausente en las comidas diarias.

Alimentos que contienen ácido fólico:

  • Naranja
  • Calabaza
  • Brócoli
  • Yema de huevo
  • Hígado
  • Berros
  • Acelga
  • Frutas como fresa, frambuesa, naranja, mango, melón y kiwi.

 

Para que una mujer en embarazo pueda tener todas estas vitaminas y minerales, no es necesario que tenga una alimentación exagerada. No obstante, es recomendable tener en cuenta una dieta  moderada para que el bebé nazca con un peso adecuado. Principalmente pensar en la salud de la gestante, ya que puede sufrir de algunas complicaciones durante y después del embarazo.

Evitar las grasas es muy importante, tanto para ella como para el bebé, con el propósito de evitar sobrepeso y colesterol alto. De acuerdo con lo anteriormente dicho, la presencia de los vegetales, cereales y frutas en la dieta durante el embarazo pueden traer muchos beneficios en el desarrollo del feto.