La apendicitis en los niños

Gladys · 28 mayo, 2017

La apendicitis es uno de los problemas que más afecta a los niños entre 0 y 4 años de edad. Te explicaremos de qué se trata a continuación.

La apendicitis se trata de la infección de un órgano pequeño llamado apéndice, un tubo delgado de aproximadamente nueve centímetros, que proviene del intestino grueso. Hasta ahora, la ciencia no ha determinado con exactitud cuáles son las funciones que cumple: aparentemente, actúa en defensa contra las infecciones del intestino.

Este es un cuadro clínico que mami y papi deben conocer con exactitud, debido a que puede afectar a los niños desde que nacen. Por eso, nos preguntamos: ¿qué origina la inflamación del apéndice? La obstrucción de este canal implica una gran acumulación de contenido fecal (heces), que daña las paredes del órgano y se infecten.

La apendicitis puede aparecer en bebés recién nacidos

Una vez que esto sucede, la hinchazón va creciendo y el dolor tiende a focalizarse en la parte derecha inferior del abdomen. Allí se concentra en un área conocida como punto de McBurney, que utilizan los médicos como referencia para hacer la primera prueba descarte del inconveniente.

En algunas ocasiones, los chiquitines pueden llegar a sentir una leve mejoría, después de una fuerte molestia. Esto no es una buena noticia pues podría tratarse del inicio de una peritonitis, que es la inflamación de una membrana llamada peritoneo que envuelve la mayor parte de los órganos abdominales y produce una perforación en el apéndice.

Síntomas de la apendicitis en los niños

Por lo general, los doctores nunca dan un diagnóstico de inmediato hasta que no se realicen una serie de exámenes. Con los reyes de la casa, es importante que sigan este protocolo, puesto que una apendicitis puede confundirse con otra afección intestinal de menor importancia (gastroenteritis, por ejemplo), resfriado, etc.

Ahora bien, a continuación queremos presentarte cuáles son los síntomas de la apendicitis en los niños, para que estés atenta con tu bebecito:

  • Básicamente, el cuadro comienza con un leve dolor en la parte superior del abdomen o alrededor de su ombligo. Esto va acompañado de fiebre, pérdida del apetito, diarrea,  estreñimiento, náuseas, vómitos, estremecimiento y escalofrío.
  • Al pasar unas horas, el dolor empieza a intensificarse y se localiza con una molestia constante en la parte baja de la barriga.
  • Por supuesto, ante este escenario, los niños no quieren hacer las actividades que les gusta, como salir a correr, jugar o comer. Y si ves que todavía mantiene el ánimo para estar activo, podrías sentirte un poco más tranquila.

Si observas estas señales, no dudes en comentárselo a tu pediatra de confianza y seguir las indicaciones que te dice. Claro está en que si ya no aguanta el dolor, tienes que ir de inmediato al hospital más cercano.

Factores de riesgo

La apendicitis aguda es la primera causa de cirugías abdominales en los chiquitines mayores de dos años. Aunque se ve a cualquier edad, los que tienen menos de esta edad apenas suponen el 5% de los casos y la máxima incidencia está en los varones entre 10 y 12 años.

Bajo este contexto, vale la pena preguntarse: ¿Qué influye sobre la aparición de la apendicitis en los niños? Estos son los factores de riesgo:

  • Genéticos: el riesgo aumento si papá o mamá ya pasaron por este problema. En especial, aparece antes de los 6 años.
  • Infecciosos: gastroenteritis, infecciones virales, etc.
  • Mala alimentación: el bajo consumo de fibra en la dieta de tus hijos es peligroso para su organismo.
  • Circunstanciales: sufrir un traumatismo en el  abdomen.

Tratamiento de la apendicitis en niños

Desafortunadamente, cuando se tiene un diagnóstico claro, la solución es extirpar el apéndice (apendicectomía), mediante un procedimiento quirúrgico. La buena noticia es que la ciencia ha avanzado muchísimo y esta es una operación bastante sencilla. Además, los pequeñitos siempre se recuperan más rápido que los adultos.

Fiebre, vómitos y falta de apetito son los síntomas más comunes de la apendicitis en niños

Hay probabilidades de que el apéndice se vea normal durante la cirugía, pero seguramente el doctor lo extirpará y continuará buscando las causas del dolor. En cualquiera de los casos, lo importante es que confíes en que tu chiquitín es fuerte y saldrá delante de esta situación.

La mayoría de los niños se recupera de la apendicitis rápidamente. Así que no te preocupes, vigila la salud de tu angelito y ten siempre a mano el número de tu médico de confianza para cualquier emergencia.