El juego de las pompas para el autocontrol infantil

No te pierdas el juego de hacer pompas para trabajar la autorregulación en los niños. ¡Les encantará!
El juego de las pompas para el autocontrol infantil
María José Roldán

Escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán el 07 mayo, 2021.

Última actualización: 07 mayo, 2021

A todos los niños les encanta jugar con un pompero. Pero no solo a los más pequeños les encanta hacer pompas, sino que ¡a los adultos también! Por eso, a continuación, queremos hablarte sobre el juego de las pompas para el autocontrol infantil, ya que es buena idea sacarle el mayor provecho a esta actividad y que sirva para un trabajo interno que durará para toda la vida.

Cuando hacemos pompas, nos encanta explotarlas, y el juego consiste en eso, en autocontrolarse para no explotar todas las pompas. Es un juego sencillo que a los niños les encanta y que, sin darse cuenta, les estará ayudando enormemente a autorregularse, una habilidad que les servirá para toda la vida.

Es una herramienta muy dinámica para trabajar el autocontrol infantil que se puede realizar tanto en casa como en clase. Los niños lo pasan en grande, los adultos también y lo que se trabaja a nivel interno será una habilidad que se quedará automatizada para toda la vida.

El juego de las pompas

Este juego es ideal para niños de más de 2 años y puede hacerse hasta niños de 6 años, aunque, por supuesto, se pueden cambiar las reglas para que lo puedan disfrutar los más mayores. Solo habrá que aumentar de manera progresiva la dificultad y la motivación para que resulte entretenido.

Madre e hijo jugando con pompas de jabón.

Los niños más pequeños suelen dejarse llevar por la impulsividad y quieren las cosas en el momento. Les cuesta tener paciencia y, cuando algo no les sale como ellos quieren, es cuando aparece la frustración o las rabietas.

Es habitual que los niños pequeños actúen antes de pensar y que piensen después las consecuencias de sus actos (en lugar de hacerlo antes). Esto es totalmente normal y por eso el juego de las pompas resulta tan importante y tan divertido para ellos. Sabrán controlar sus impulsos y darse cuenta de que no siempre se puede hacer lo que uno quiere, por muchas ganas que se tengan de hacerlo.

Este aprendizaje es fundamental en la infancia para que en la vida adulta se pueda tener un equilibrio emocional estable. Pero ¿cómo es el juego de las pompas para el autocontrol de los niños? No pierdas detalle de todo lo que tienes que hacer.

Prepara el juego de las pompas

Para preparar la actividad solo se necesita un pompero para hacer pompas. Son fáciles de encontrar en cualquier juguetería. No importa el tamaño; pueden ser pompas más pequeñas o más grandes. Incluso, puedes hacer tú mismo el pompero de manera casera. Escoge la opción que prefieras.

El juego para el autocontrol infantil

Para jugar, tienes que pedirle a los niños que se pongan de pie y que guarden distancia unos y otros. Lo ideal es hacerlo en una zona exterior para evitar manchar los muebles o el suelo de casa y también para evitar golpes innecesarios.

Después, sopla el pompero para hacer las pompas. ¡Cuantas más, mejor! Permite que haya pompas en todas las direcciones. Para eso, tendrás que soplar varias veces para que se llene el lugar de las burbujas.

Si no das instrucciones, podrás ver cómo los niños comienzan a correr detrás de las pompas intentando explotarlas todas. Como les gusta mucho reirán, saltarán, gritarán y lo pasarán en grande. Esto es bueno y las primeras veces debes permitir que lo hagan.

El reto de las pompas

Una vez que los niños ya han disfrutado de explotar las pompas, llega el reto. Cuando ya no quedan pompas que explotar, tienes que llamar su atención para que escuchen lo que tienes que decirles.

Coméntales que vas a volver a soplar el pompero para que salgan las pompas, pero que en esta ocasión no podrán explotar ninguna. Tendrán que aguantar las ganas de ir detrás de ellas, por mucha tentación que tengan. Tendrán que convertirse en estatuas y simplemente observar cómo las pompas se van solas por el aire o explotan al poco tiempo de haberse creado.

La reflexión

Niños llevando a cabo el juego de las pompas.

Cuando los niños hayan sido capaces de controlarse, hay que elogiarles y felicitarles porque habrán hecho el ejercicio correctamente. Podrás hablar con ellos sentados en un círculo en el suelo para reflexionar sobre lo sucedido: han sido capaces de controlarse y no se han dejado llevar por sus impulsos.

Se darán cuenta de la forma más sencilla que existe y también divertida de que son capaces de controlar esos impulsos si son conscientes de que pueden hacerlo. ¡La magia del autocontrol estará servida! Y los niños se habrán dado cuenta de todo su potencial.

Pueden comentar entre ellos cómo se han sentido cuando se aguantaron las formas, pero que lo consiguieron, por lo que son capaces de tener un buen autocontrol si deciden hacerlo, ¡a pesar de querer hacer otra cosa con todas sus ganas!

La palabra clave

Cuando quieras que los niños tengan autocontrol, podéis usar la palabra secreta “pompas” para que recuerden que son capaces de conseguirlo. Solo di esta palabra en voz alta como señal y los niños sabrán qué deben hacer en ese momento. Porque tienen la capacidad de controlarse con éxito si realmente quieren hacerlo.

Esperamos que pongas en práctica pronto este juego con los más pequeños de la casa para promover su autocontrol. ¡Les encatará!

It might interest you...
La técnica del volcán para trabajar el autocontrol
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
La técnica del volcán para trabajar el autocontrol

La técnica del volcán es ideal para enseñar a los niños a controlar y gestionar las propias emociones y conductas. Te explicamos en qué consiste.



  • Asociación Mundial de Educadores Infantiles (2020) Autocontrol: Educación Infantil y Educación Primaria. Editorial: AMEI-WAECE