Cómo introducir el biberón a tu bebé

Nadyra Muhammad · 27 enero, 2016

Existen diversas maneras de introducir el biberón a tu bebé. La selección que hagas de cualquiera de ellas dependerá de tus expectativas y de las circunstancias particulares en las que te encuentres.

Este suele ser un tema muy controversial, por ello es importante que te documentes lo suficiente. Consulta con tu pediatra o con una asesora de lactancia materna.

El biberón y la lactancia materna

Al contrario de lo que muchos piensan, el biberón y la lactancia materna no son caras contrarias de la misma moneda, de hecho pueden complementarse y muy bien si estás clara en los principios con los que debes alimentar a tu pequeño.

De hecho, si eres una mamá que pronto tendrá que regresar a trabajar, pues con más razón aún debes considerar al biberón como un aliado, asumiendo que le podrás dejar tu leche para que la tome en el tete.

Algunos especialistas indican que alternar biberón y pecho en bebés de días de nacido puede generar confusión en los pequeñines en cuanto al agarre y fuerza en la succión, pues en ambos casos es distinto. También indican que esta alternancia los puede llevar a preferir el biberón puesto que la leche sale con más facilidad y menos esfuerzo.

biberon_bebes

Sin embargo, una vez que el bebé y tú se han acoplado y que el amamantamiento marcha sin dificultad, podrías probar enseñarle a tomar del biberón sacando un poco de tu leche y dándosela en el tete. Si tu bebé ya es “experto” tomando de la tetita de mami, pues no le generarás ninguna confusión y esto te permitirá un poco de libertad en caso que desees regresar a trabajar o para que puedas dejarlo al cuidado de otra persona en caso que debas alejarte de casa por algunas horas.

Todos los bebés son diferentes y responden de manera distinta a esta propuesta, depende de su sensibilidad a nivel sensorial y también de qué tan agradable le resulte la tetina. En general, mientras más tardes en introducir el biberón más le costará aceptarlo.

Algunas estrategias a tener en cuenta

  • Siéntete segura del paso que estás dando, de lo contrario te costará mucho ser  consecuente y en  consecuencia tu bebé no logrará aceptar el biberón.
  • La leche de materna no pierde sus maravillosas propiedades al envasarla en el biberón, así que tu chiquito puede disfrutar de todas sus bondades aun  cuando tunno estés.
  • Prueba introducir el biberón solo después de que el acoplamiento con tu bebé se haya dado de manera suficiente.
  • Ayúdate con un extractor de leche de buena calidad, esto hará más fácil y llevadera la tarea para ti.
  • Si tu bebé es sensible y exigente, intenta mantener la temperatura de la leche similar a la que tendrías en tu pecho. También asegúrate de ofrecerle una tetina tibia y no helada de la nevera.
  • Hazlo igualmente relajada como le darías pecho, seguramente tu bebé notará que algo sucede en ti.
  • Puedes pedirle ayuda a tu pareja o cualquier otra persona para que le dé el tetero por ti.
  • Algunos pediatras recomiendan hacerlo durante un día completo, todas las tomas en tetero para lograr que lo acepte.

Dependerá de ti y de tu bebé de qué modo se sienten más comodos con el cambio.

biberon

Cosas que no debes hacer

Existen algunas cosas que NO debes hacer con tu bebé:

  • Aplicar miel o endulzantes a la tetina o a la leche.
  • Hacer el cambio al biberón justo cuando vas a dejar de amamantar, es decir, no le hagas doble cambio: biberón y fórmula.
  • Ser poco consecuente, esto es intentarlo de manera ocasional.
  • Probar todas las estrategias que te dan, confía en tu pediatra o en tu consultora de lactancia.

Para tener en cuenta

Debes estar atenta a la posición en que tu bebé toma el biberón. Asegúrate que tenga cierta inclinación tal y como sucedería en tus brazos. Jamás lo acuestes totalmente horizontal en la cuna o en tu cama, además de correr el riesgo de ahogarse, una porción de la leche puede irse hacia los conductos auditivos y generar frecuentes otitis.

Asegúrate de elegir biberones, tetinas y accesorios de buena calidad. Asesórate antes de comprar.

Ten en cuenta que debes esterilizar correctamente los biberones, las mamilas y todos los accesorios del extractor de leche que estén en contacto con esta. Puedes hacerlo con un esterilizador comercial o simplemente hirviendo por 10 minutos en agua limpia.

¡El biberon debe tener también un plazo de salida! Entre los 12 y los 16 meses es un buen momento para despedirlo de casa.