¿Influye el momento de la concepción en el futuro del bebé?

Mervis Romero · 21 agosto, 2018
El nacimiento de un nuevo ser involucra dos semillas biológicas: óvulo y espermatozoide. Estos se unen para formar un embrión que comenzará a crecer progresivamente. En este proceso, la salud de los padres al momento de la concepción pesa en el desarrollo del bebé desde la gestación.

La costumbre de muchas mujeres es comenzar a cuidarse al enterarse del embarazo. Sin embargo, lo cierto es que la vida comienza antes de que la mamá se dé cuenta de lo que sucede en su vientre. Por eso, su bienestar físico, emocional y social son claves de cómo influye el momento de la concepción en el futuro del bebé.

¿Cómo sucede la concepción de un bebé?

Los ovarios liberan un óvulo aproximadamente 14 días después de comenzar cada ciclo menstrual. Esto es conocido como el proceso de ovulación. Si tienes relaciones sexuales durante este período, es muy probable que la esperma masculina fecunde el óvulo; como consecuencia, se produce un embarazo.

Una vez ocurrida la fertilización, el embrión se implanta en el útero y comienza la multiplicación celular para formar cada parte del bebé. Esta etapa es imperceptible, pero sucede a una velocidad increíble en el interior del cuerpo femenino.

Cómo influye el momento de la concepción en el futuro del bebé

El óvulo y espermatozoide son los ingredientes para formar un bebé. Estos deben estar en óptimas condiciones para que el niño sea saludable, pues influye el momento de la concepción en el futuro bebé, especialmente el factor salud.

Estos componentes básicos pueden sufrir alteraciones morfológicas y genéticas por diversas causas. A continuación, se detalla en qué consiste la calidad de estos pares reproductivos:

El óvulo

Cuando el óvulo es de mala calidad, el proceso puede interrumpirse o alterarse a tal punto que el bebé nazca con problemas de diferente etiología. En la mujer, las causas más conocidas son:

  • Embarazo luego de los 35 años de edad.
  • Ovarios poliquísticos.
  • Tratamientos para el cáncer.

La buena calidad y cantidad de óvulos garantiza una fertilización exitosa y un embrión viable. El óvulo debe ser enérgico, tener los cromosomas apropiados y ser capaz de combinarse con el espermatozoide. Todo esto a fin de que el embrión crezca normalmente.

El himen puede mantenerse intacto incluso después de las relaciones sexuales.

El espermatozoide

El espermatozoide aporta el 50% de la carga genética del futuro bebé. En el caso del hombre, su semen también puede verse afectado por los siguientes motivos:

  • Práctica de deportes.
  • Consumo frecuente de comida chatarra.
  • Abuso de sustancias tóxicas.

La esperma defectuosa está vinculada al aborto espontáneo. Las malformaciones cromosómicas del espermatozoide afectan negativamente al embrión e impiden su progreso.

Factores que afectan negativamente la salud reproductiva

La salud reproductiva claramente influye el momento de la concepción y en el futuro bebé. Las principales causas son: tipo de alimentación, trastornos emocionales, enfermedades de base, tratamientos médicos, antecedentes familiares y herencia genética.

Además, el estilo de vida y el abuso de sustancias como alcohol y estupefacientes también pueden tener consecuencias nocivas.

El cuerpo de la mujer debe estar preparado aún antes del embarazo —en la preconcepción, que puede durar varios meses— para que este proceso se lleve a cabo felizmente. Conoce un poco más acerca de estos tres factores implicados:

Nutrición deficiente

La correcta alimentación propicia una buena salud general, especialmente de los órganos reproductivos. Omega 3, hierro y ácido fólico son los nutrientes esenciales por excelencia para que tengas una concepción sólida y segura. Muchos problemas graves de la médula espinal se deben a los bajos niveles de estas vitaminas al momento de concebir.

“Ambos padres deben formar equipo para la nueva tarea; es necesario mejorar los hábitos y el estilo de vida en el período de preconcepción”

Estado emocional de la mujer

El deseo de embarazarse puede causar ansiedad, lo que significa un obstáculo para concebir un bebé. Asimismo, los conflictos con la pareja, una mala situación económica o una salud precaria provocan preocupaciones excesivas que inhiben el proceso de concepción.

Consumo de sustancias tóxicas

Si una mujer abusa del consumo de alcohol o drogas antes de embarazarse y durante los primeros cuatro meses de gestación, se corre el riesgo de concebir un bebé que tenga obesidad o diabetes tipo 2. El cambio de este hábito una vez conocida la existencia del embarazo no cambiará mucho el pronóstico.

La alimentación saludable es un factor fundamental para la fertilidad de la pareja.

El deseo de tener un hijo será motivo suficiente para modificar los factores mencionados. Ambos padres deben formar equipo para la nueva tarea; es necesario mejorar los hábitos y el estilo de vida en el período de preconcepción.

En el caso de enfermedades hereditarias, infertilidad o tratamientos médicos agresivos que afecten la salud, siempre existen opciones terapéuticas que ayudarán a lograr un embarazo.

Tener un bebé es una gran responsabilidad que cambiará la vida de una pareja. Por eso, es necesario tener mente positiva, apoyo familiar, un plan definido y paciencia. Todo esto que mencionamos influye el momento de la concepción y también en el futuro del bebé.