El incomprendido síndrome de Asperger

Amanda3 14 febrero, 2017

El síndrome de Asperger es una afección a la capacidad de interactuar socialmente, se halla dentro los trastornos del espectro autista, no se producen muchos nacimientos con esta condición y sus características generales dificultan su comprensión. La Organización Mundial de la Salud, OMS, estima que apenas uno de cada tres mil niños padece el síndrome de Asperger, esta poca incidencia lo convierte en un trastorno bastante incomprendido.

Además, este padecimiento se caracteriza por un conjunto de elementos de tipo conductual e intelectual que influye seriamente en el desarrollo del niño y compromete en gran medida sus habilidades sociales. En tal sentido, no se trata de una afección que se determina con facilidad, estos niños pueden llegar a ser incomprendidos y su diagnóstico puede llegar tarde.

Características generales del síndrome de Asperger

appa-sindrome

Como hemos dicho, las características del síndrome de Asperger no son sencillas de identificar, sin embargo, algunas son más visibles que otras. La dificultad para interactuar socialmente, así como los problemas para comunicarse o comportarse, se hallan entre los rasgos más reconocibles de este trastorno.

Un niño que padece este síndrome no es capaz de reconocer las emociones propias y tampoco las ajenas, tampoco le es posible poder interpretar con claridad los sentimientos. En otras palabras, la interacción social se vuelve compleja para quien lo padece y también para sus familiares y allegados.

No todos las personas que sufren de Asperger se comportan igual y tampoco desarrollan las mismas características, los especialistas concuerdan en que el trastorno se manifiesta de diferente manera en todos los individuos. Sin embargo, es posible que ciertos comportamientos que parezcan inadecuados en la sociedad, hayan sido provocados por este padecimiento

Estas personas tienen problemas para comprender aspectos comunicativos fuera de lo literal, es decir, les cuesta procesar elementos estilísticos como el sarcasmo, las metáforas, las exageraciones o doble sentido.

Otras características del síndrome de Asperger pueden ser.

  • Presentan gran sensibilidad ante situaciones de cambio o estrés. Pueden verse afectados seriamente ante variación en la temperatura o cambio del tiempo, pero también los perturban las alteraciones en la rutina.
  • Pueden llegar a tener una memoria muy asertiva en la recuperación de detalles inusuales
  • Son capaces de tener presente datos y descripciones objetivas de un hecho que para la mayoría es trivial
  • Su expresión lingüística es bastante estructurada, elijen un vocabulario casi teatral y en ocasiones con poco alcance comunicativo
  • No presentan rasgos físicos que permitan identificar el trastorno

¿Cómo ayudar a nuestros niños con síndrome de Asperger?

Hasta el momento no existen muchos estudios que permitan aclarar algunos elementos de este trastorno, tampoco hay cifras reales de cuántos pacientes puede haber en España; sin embargo, algunas asociaciones estiman que serían unos 150 mil afectados. La poca información sobre este trastorno ha llevado a que sea desconocido y en gran medida incomprendido, lo cual es el resultado la complejidad del diagnóstico.

En tal sentido, la mejor manera de ayudar a nuestros niños es siendo observadores y consecuentes con sus acciones, pese a la dificultad para diferenciar a este trastorno de otros, existen rasgos difíciles de ignorar. Este trastorno se halla presente desde el nacimiento, pero su evolución y diagnóstico pueden aparecer en distintas etapas del desarrollo, todo depende de las características de cada paciente.

820ccc998b657944f6e9129f5f885b0e

No obstante, una vez que los especialistas comienzan a evaluar el problema, estos pueden comenzar a actuar aun sin tener un diagnóstico preciso. Al respecto, los psicólogos explican que los rasgos identificados apuntan a la indicación de distintas terapias que podrían mejorar la calidad de vida del paciente aun sin diagnosticarlos con Asperger.

Entre las terapias sugeridas para los pacientes de este trastorno tenemos las siguientes.

  • Lenguaje individual y grupal. Esta terapia intenta mejorar las dificultades para manejar su discurso social. Esto le ayuda a adaptarse al contexto y adecuarse a los patrones de las conversaciones
  • Las terapias ocupacionales pretenden incorporarlos a las actividades cotidianas, por medio del mejoramiento de sus habilidades
  • Cognitivas-conductuales. Específicamente indicadas para mejorar aquellas conductas repetitivas u obsesivas; esto les ayuda a disminuir sus niveles de estrés, también contribuye con el manejo y mesura de las emociones.

El día a día también nos permite aplicar pautas que ayuden a mejorar la convivencia en las familias. Los psicólogos recomiendan que se evite alteraciones que influyan en un comportamiento poco apropiado. Las recomendaciones en este sentido son las siguientes.

  • Evitar episodios de ansiedad a causa de la presión para incorporarse a nuevas actividades, pero sí se recomienda que pueda ser incorporado progresivamente a situaciones grupales
  • Planificar y mantener rutinas, siempre intentando prevenir que los cambios inminentes no le afecten. Las agendas visuales o avisos comunicativos suelen ayudar mucho en estos casos
  • Aprovechar su motivación para realizar algunas cosas y adecuar los pendientes a este tipo de intereses
  • Es muy importante ser pacientes, flexibles y comprensivos, esto a fin de evitar los dañinos enfrentamientos
  • Procuremos hablar con claridad, evitando figuras o frases ambiguas que le puedan generar confusión
  • Enterar a la familia de los procedimientos a seguir en caso de contingencia, es decir, que todos conozcan las herramientas para manejar situaciones de estrés o ansiedad del paciente.

 

Te puede gustar