¡Importante! Cómo salvar la vida de tu hijo si de repente deja de respirar!

No queremos que nunca suceda, pero si te ves en esta dramática situación, queremos que estés preparada. Aquí te indicamos cómo salvar la vida de tu hijo si de repente deja de respirar, para que no pierdas ni un minuto.

Lo más importante es analizar rápidamente la situación y mantener la calma. Cuando un niño o un bebé, deja de respirar, se puede deber a diferentes causas. Es esencial saber cual es la situación para poder actuar consecuentemente.

Causas por las que no respira

Atragantamiento

Es  la obstrucción accidental de las vías respiratorias altas o medias. Generalmente  está causada cuando nuestro hijo ha ingerido un alimento, y no lo ha masticado bien.

A menudo se produce con trozos muy grandes que el niño no es capaz de masticar bien, como trozos grandes de carne. Por eso es importante, hasta que aprenda, darle trocitos pequeños o bien triturarlo en los purés.

Tampoco debemos olvidarnos de los alimentos de consistencia pastosa, como chicles o gominolas, que no son aconsejados hasta que el niño no tiene una cierta edad. Otra de las causas, es que el niño haya ingerido un objeto pequeño, por eso es vital estar bajo nuestra supervisión en todo momento.

Ahogamiento

El ahogamiento se produce cuando nuestro hijo es incapaz de respirar. La entrada de aire al cuerpo está sumergida en un líquido, y es imposible que pueda respirar de manera adecuada. Este tipo de asfixia se produce en verano cuando llega la época de piscinas o en las vacaciones playeras.

Aunque un descuido en la bañera de casa, nos hace estar en la misma situación. No olvidemos que unos pocos centimetros de agua, son suficientes para que nos llevemos el susto.

Por eso es muy importante tener a los niños vigilados en todo momento.

Neumonía

Es una inflamación aguda del pulmón. Normalmente después de un catarro “mal curado” suele aparecer esta enfermedad. El inicio de la neumonía se caracteriza por una inflamación en las vías superiores, con rinitis, fiebre o febrícula.

Después la inflamación baja a la vía espiratoria inferior, con dificultad respiratoria, y aumento de la frecuencia respiratoria. Con el tratamiento médico adecuado, nuestro hijo no tiene porqué tener ningún problema de salud.

El pediatra nos recetará antibióticos e inhaladores broncodilatadores para facilitar el paso del aire , que junto con una buena hidratación , nos ayudarán a superar la crisis.

Broncoespasmo

Es el estrechamiento de la luz bronquial, como consecuencia de la contracción de la musculatura de los bronquios, lo que causa dificultades al respirar. Lo mejor es acudir a un servicio de urgencias ya que nuestro hijo puede no estar recibiendo el oxigeno adecuado.

Bronquitis

Es una inflamación de las vías aéreas bajas.

Sucede cuando los bronquios, situados entre los pulmones, se inflaman a causa de una infección. Al principio, afecta la nariz y la garganta, luego se propaga hacia los pulmones.

Nuestro pediatra nos recetará broncodilatadores y antibióticos, para mejorar la entrada de aire y curar la infección.

vida

Bronquiolitis

Los mocos en las vías respiratorias altas suelen producir tos, que es el mecanismo natural para expulsarlos.

Hay veces que estos moquitos llegan hasta las vías respiratorias bajas, porque nuestro hijo no ha sido capaz de expulsarlos correctamente y se produce una inflamación.

En bebés muy pequeños, esta acumulación excesiva de mocos les puede producir atragantamiento,  e incluso pueden llegar a dejar de respirar.

Para que esto no suceda,  se recomienda los lavados nasales. Con los lavados nasales se limpian las vías respiratorias, para luchar así contra los mocos.

Qué hacer cuando no respira:

Buscar ayuda lo más rápido posible

Debemos pensar aquello que solucione la situación de inmediato.

Tan solo tenemos dos opciones: acercarnos al servicio hospitalario de urgencias pediátricas o llamar directamente al 112.

Mientras llega la ayuda…

La maniobra de Heimlich

Es un procedimiento de primeros auxilios para desobstruir el conducto respiratorio, normalmente bloqueado por un trozo de alimento o cualquier otro objeto.

Es una técnica efectiva para salvar vidas en caso de asfixia por atragantamiento. Debe tenderse al pequeño boca arriba, encima de una superficie rígida. Apoyando las manos una encima de la otra, entre el esternón y el ombligo, se debe empujar varias veces en dirección al tórax.

La RCP

Es un procedimiento de emergencia para salvar vidas, que se utiliza cuando una persona ha dejado de respirar y el corazón ha dejado de latir.

El tiempo de compresiones son 120 compresiones por minuto. La RCP combina respiración de boca a boca y compresiones cardíacas. Todo ello, hasta que se puedan restablecer la función respiratoria y las palpitaciones cardíacas de manera natural, o bien de manera artificial mediante monitores cardíacos o respiratorios

En caso del bebé se realiza poniéndole boca abajo, apoyado en el antebrazo, le damos 5 golpes en la espalda. Nunca debemos olvidar que en estas situaciones cada minuto es importantisimo, así que buscar la ayuda profesional lo más rapida, es vital para salir airoso de la situación.

 

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar