Qué hacer si tu hijo tiene fiebre

Amanda · 27 noviembre, 2015

Es una de las principales preocupaciones de los padres; que un niño tenga fiebre es delicado y no saber qué hacer es angustioso. Algunas veces la fiebre es transitoria y no es muy elevada, pero siempre es indicativo de que algo no está bien. Llevarlos al médico es la principal medida que tomamos, pero hay muchas cosas que se pueden hacer en casa.

La fiebre en sí no es una enfermedad, en realidad es una alarma natural del cuerpo para avisar que hay algún problema mayor, puede tratarse de una infección o algún inconveniente medianamente grave, pero es solo un síntoma. A todos los niños les da fiebre por alguna razón, incluso estando sanos, aunque sea con poca frecuencia.

La mayor preocupación existe cuando esta condición persiste por varias horas, la temperatura ha superado los 39ºC y el niño presenta decaimiento y otros síntomas molestos. Aunque es normal que el niño no quiera comer, se debe tener en cuenta posibles procesos de deshidratación.

Por otro lado, cuando sabemos las causas de la fiebre, es aconsejable mantenerla controlada para que la temperatura no se eleve, para esto no hace falta llevarlo a una consulta. Es suficiente con que tengamos un termómetro y los conocimientos básicos para tratar la fiebre con técnicas cotidianas.

Medidas a tomar si tu hijo tiene fiebre

Hablamos de fiebre cuando la temperatura del cuerpo ha superado los 38ºC, en este nivel aún no hay razones para preocuparse demasiado, pero si se debe estar atentos. Para completar el diagnostico podemos fijarnos en otros síntomas como el enrojecimiento de los ojos y la cara, la presencia de escalofríos o las pulsaciones aceleradas.

Mother holding thermometer foreground and sick little girl in bed

Es muy común que los padres acudan a consulta ante los procesos febriles en los niños, en estos casos el pediatra realizará las indicaciones correspondientes. En lo adelante, las madres podrán tener a sus alcance los medicamentos que suelen usarse para tratar la fiebre, por lo cual tendrán la oportunidad de administrarlos en casa.

No obstante, existen muchas maneras de proceder ante estos eventos; por ejemplo, podemos tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Se recomienda tomar la temperatura en la axila y utilizando un termómetro digital. Esto con el propósito de asegurarse que de hecho es fiebre lo que tiene el niño.
  • Es aconsejable mantener una temperatura natural también en el ambiente donde se encuentra, pues algunas veces lo abrigamos más de la cuenta o lo dejamos descubierto. Lo ideal es no caer en excesos que hagan muy fría o muy caliente la habitación.
    9b94239d507819fee7dde88f55e87de5
  • Por lo general intentamos bajar la fiebre a toda costa, pero esto no siempre es bueno. La fiebre es un síntoma positivo de que el cuerpo se encuentra luchando contra una infección que puede ser a causa de un virus o una bacteria.
  • Algunas madres acostumbran a tratar los casos de temperatura elevada con los medicamentos previamente recetados por el pediatra, en este caso es imprescindible que hayan sido prescritos y no se debe alternar entre uno y otro, sin importar que haya pasado tiempo suficiente. Son el ibuprofeno y el paracetamol los medicamentos indicados con mayor frecuencia.
  • Mantener al niño hidratado en todo momento y darle a beber alimentos azucarados y zumos de frutas.
  • Poner compresas de agua fría en la frente y las manos es una acción típica; también se aconseja hacerlo meter las manos en agua o enfriar los pies, para restablecer la temperatura normal de su cuerpo.
  • Bañarlo es una opción muy común en estos casos, pero no es aconsejable que se utilice agua muy fría o helada, está bien si lo queremos bañar, pero el agua debe estar a una temperatura ambiente.
  • Cuando se trata de bebés menores de tres meses, es aconsejable consultar al pediatra si observamos que la fiebre es persistente.
  • Los antibióticos a veces funcionan, pero solo cuando han sido prescritos, porque no todos son efectivos ante los virus.
  • Se debe consultar al pediatra cuando la fiebre se ha mantenido por más de 72 horas o si la temperatura ha alcanzado los 40ºC.
  • Otros síntomas de preocupación son el decaimiento físico, la presencia de vómito y los problemas respiratorios.