La importancia de los entornos calmados para la educación

La importancia de los entornos calmados para la educación es máxima, ya que solo en el aula adecuada se puede optimizar el proceso formativo de los niños.
La importancia de los entornos calmados para la educación
Pedro González Núñez

Escrito y verificado por el educador infantil Pedro González Núñez el 17 abril, 2021.

Última actualización: 17 abril, 2021

Imagínate como profesora tratando de dar clase a un grupo de unos 30 niños que no paran de gritar, hablar, cantar y correr. ¿Qué te parece el plan? Suena poco atractivo, ¿verdad? Lógico, ya que los entornos calmados para la educación son imprescindibles para transmitir conocimientos a cualquier persona, no es necesario que se trate de infantes.

Sabemos que no es fácil calmar a muchos niños a la vez. Los pequeños son todo energía; curiosean, quieren correr, jugar, tocar… Sin embargo, se pueden preparar diversos ambientes que ayudan a que los chicos se comporten de una forma más tranquila y sosegada.

Y es que el entorno es un factor esencial en el proceso educativo que no siempre se tiene en cuenta. Sin embargo, sistemas educativos de lo más avanzados del mundo, como el finlandés, han demostrado la necesidad de crear ambientes que favorezcan la calma, la creatividad y la curiosidad para que los pequeños aprendan en un lugar adecuado a sus necesidades.

¿Cómo crear buenos entornos calmados para la educación?

Profesor motivando a sus alumnos y promoviendo los entornos calmados.

Es curioso cómo en muchas ocasiones nos fijamos en aspectos educativos como el profesorado o la metodología para analizar la calidad del proceso. También es común que nos paremos en las capacidades de los niños para establecer si están recibiendo una correcta educación o está siendo deficiente el proceso de traspaso de conocimientos.

Sin embargo, no siempre nos fijamos en un detalle importante, que es el entorno. Es decir, el espacio en el que el niño interacciona con sus compañeros y con sus profesores.

Tal vez muchos no confieran a este elemento tanta importancia como a la calidad comunicativa del profesor o a la metodología pedagógica que utilice y, sin embargo, es clave para que los docentes logren que sus mensajes lleguen nítidos y claros a las mentes en ebullición de los pequeños.

Por eso queremos destacar una serie de elementos que se consideran esenciales a la hora de crear un entorno calmado y adecuado para un buen desarrollo del aprendizaje infantil. ¿Tomas nota?

Evitar los ruidos para crear entornos calmados

Es obvio que los niños, cuanto más pequeños, más ruidosos suelen ser. Es por ello que el entorno no puede aportar e incentivar esta situación. Por eso, se creará un ambiente que reduzca al máximo la contaminación acústica.

Es necesario que las clases incentiven la creatividad, la concentración, la curiosidad, pero no los ruidos y las distracciones que puedan lastrar el aprendizaje.

Como escenario idóneo, sería maravilloso poder contar con entornos educativos en los que primen los sonidos de la naturaleza. No obstante, sabiendo que es algo complicado, optaremos por decorar las aulas de forma conveniente para que sean lo más naturales posible.

La luz

La luz es otro elemento clave en la creación de espacios adecuados y calmados que no interfieran en el proceso educativo, e incluso que lo potencien. Por eso, siempre que sea posible, aprovecharemos la luz natural.

En caso de no poder contar con luz natural, optaremos por iluminación que tienda a calmar a los pequeños, pero que a su vez los ayude a concentrarse y, por supuesto, que permita una visibilidad óptima en el aula.

La ventilación, esencial para crear entornos calmados

Profesora dando clase en uno de los entornos calmados que ha creado.

Otro elemento clave es la ventilación. En la medida de lo posible, hay que optar por aire limpio, libre de humos y ruidos, que sea sano y natural, sin polución, lo más próximo posible a un entorno vegetal y con árboles.

Espacios esenciales y abiertos

Siempre que se pueda, optaremos por espacios diáfanos, abiertos, que permitan que los pequeños interactúen con el entorno. A ser posible, merece la pena que primen las líneas rectas y la simpleza.

Los colores

El uso del color es muy importante, ya que ejerce una influencia clave en el proceso fisiológico y funcional del desarrollo orgánico del ser humano. Por eso, es necesario apostar por tonalidades suaves, más bien neutras, que no influyan de forma negativa en la capacidad de concentración y atención de los infantes.

En definitiva, la importancia de los entornos calmados para la educación es nítida y obvia. Hay que apostar por lugares que favorezcan la creatividad, la relajación y, a su vez, la formación adecuada de los alumnos para que la experiencia formativa se convierta en un aliciente y una motivación extra para los pequeños.

Te podría interesar...
El uso de las tecnologías para el aprendizaje infantil
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
El uso de las tecnologías para el aprendizaje infantil

Sin duda, es posible que tu pequeño obtenga un valioso aprendizaje al utilizar la tecnología, responsablemente. Continúa leyendo y sigue las recome...



  • AA.VV. (1990). La Educación Infantil de 0 a 6 años. Descubrimiento de sí mismo y del entorno. Barcelona: Paidotribo.