Identificar y desarrollar el talento

02 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
Los padres y los docentes tienen un papel fundamental a la hora de identificar y desarrollar el talento de los niños.

Todas las personas son buenas en algo. El problema es que, a veces, resulta difícil saber en qué se destaca. En este sentido, es importante que los niños, desde pequeños, identifiquen cuáles son sus puntos fuertes para poder potenciarlos adecuadamente. Es decir, hay que ayudarlos a detectar y desarrollar el talento, de esta forma, crecerán felices y sintiéndose realizados.

Pero ¿sabes a qué nos referimos cuando hablamos de talento? Son muchos los autores que, a lo largo de los años, han tratado este tema y han formulado múltiples definiciones sobre dicho concepto. En este artículo nos vamos a centrar en la visión de Howard Gardner.

“Realmente creo que todo el mundo tiene un talento, habilidad o destreza que se puede extraer para mantenerse y tener éxito en la vida”.

-Dean Koontz-

¿Qué es el talento?

Según el psicólogo Howard Gardner, el talento se puede definir como:

“Un complejo de aptitudes o de inteligencias, de destrezas aprendidas y de conocimiento, motivaciones, aptitudes y disposiciones, que predisponen a un individuo al éxito en una ocupación, vocación, profesión, arte o negocio”.

Niña pitando un cuadro motivada por sus padres para fomentar el talento.

Además, según Gardner, los talentos humanos se desarrollan con base en ocho áreas o capacidades intelectuales:

  1. Lingüística: facilidad para escribir, aprender idiomas, utilizar el lenguaje para conseguir determinados objetivos, expresar los pensamientos y opiniones, etc.
  2. Espacial: capacidad para reconocer y manipular pautas y espacios grandes y espacios más reducidos.
  3. Musical: facilidad para interpretar, componer y aprender pautas musicales.
  4. Corporal o cinestestética: capacidad para utilizar el cuerpo como medio para resolver problemas o crear productos.
  5. Lógica y matemática: capacidad para analizar y resolver problemas mediante la lógica y de realizar investigaciones de una manera científica.
  6. Naturalista: facilitad para distinguir, clasificar y utilizar elementos (objetos, animales, vegetales y minerales) del medio ambiente, urbano o rural.
  7. Intrapersonal: facilidad para entenderse a uno mismo, conociendo los propios deseos, miedos y fortalezas, utilizando esta información con eficacia para la regulación de la vida.
  8. Interpersonal: capacidad para entender a los demás, comprendiendo las intenciones, motivaciones y deseos de otras personas.

Así, algunos niños muestran facilidad para resolver problemas matemáticos. Mientras, otros destacan en la comunicación verbal, otros, en la realización de deportes, otros, en las habilidades sociales, etc.

Todos ellos tienen talento, ya que son propensos a hacer bien algo. Pero es necesario entrenar y potenciar estas habilidades especiales a través de la educación en casa y en el colegio para que puedan llegar a desarrollarse de forma óptima.

Niña tocando el piano para desarrollar su talento.

Identificar y desarrollar el talento

Cabe señalar que el talento surge a partir de la combinación de cuatro factores:

  • Las disposiciones genéticas.
  • Las experiencias vividas en el contexto familiar, escolar y social.
  • Los intereses y motivaciones.
  • El estilo de aprendizaje.

Los padres y los docentes tienen que tener esto cuenta y observar atentamente a los niños, buscando qué habilidades o capacidades intelectuales específicas tienden a mostrar o a practicar con mayor frecuencia y con mejores resultados.

Una vez se identifican los talentos en los pequeños, hay que impulsarlos por medio del trabajo, la estimulación y el refuerzo, pero sin olvidar la diversión.

De este modo, se consigue que el talento crezca mientras los niños potencian sus destrezas, aptitudes, intereses y motivaciones. Asimismo, es necesario que, poco a poco, vayan siendo conscientes de sus habilidades, reconociendo y comprendiendo las propias fortalezas con la finalidad de que lleguen a desarrollar el propio talento de forma autónoma e independiente, esforzándose y siendo constantes.

“No todos los niños tienen el mismo talento o las mismas habilidades o la misma motivación, pero ellos deberían tener los mismos derechos para desarrollar sus talentos y sus habilidades y sus motivaciones, para que sean ellos mismos”.

-John Fitzgerald Kennedy-

  • Feldhusen, J. F. (1995). Identificación y desarrollo del talento en la educación (TIDE). Revista Ideacción4, 1-4.