¡Hora del cuento! Consejos para leer a menores de 3 años

Macarena46 14 febrero, 2017

¡Llegó la hora de los cuentos! Tu hijo ama y espera este momento, pero en ocasiones su atención juega en contra. Ellos esperan y disfrutan ese instante oral de ocio. Sin embargo, poseen períodos atencionales demasiados cortos. No obstante hay una serie de consejos que puedes seguir para leer a menores de 3 años.

Claro que es importante despertar el gusto por la lectura desde edades tempranas. Por eso, nunca bajes los brazos ante las dificultades de los primeros años de vida. La clave consiste básicamente en la elección de la historia. De este modo, el secreto está en buscar aventuras atractivas y fundamentalmente cortas.

Pero aún hay muchos tips más que pueden ser de gran utilidad para no fracasar en el intento. Desde luego que tu intención es tan buena como útil. Solo se trata de buscarle la vuelta. Y precisamente este artículo de Eres Mamá te la da. ¡Conoce los mejores consejos para leer a menores de 3 años!

Leer a menores de 3 años, ¿cómo hacerlo ameno?

La elección de una linda trama que cuente con animales es tan fundamental como su corta duración. Pero ciertamente hay muchos más detalles en los que debes fijarte para conseguir el éxito. Es muy importante este primer contacto infantil con la lectura, por eso toma en cuenta lo siguiente:

  • Una voz poco convencional. Apela a los poderes de tus cuerdas vocales, juega con tu voz. Que sus oídos perciban la magia del cuento y disfruten tu performance más teatral. La idea es principalmente leer el cuento con divertidos efectos de voz.
leer

  • Dibujos, ¡muchos dibujos! Permite a tu hijo sentarse cerca de ti y del libro. ¿Por qué? Porque las ilustraciones pueden cautivarlo y explicar detalles que no comprenda. Pide al niño que observe con atención los dibujos. Así hallará indicios de la historia y se sentirá atrapado.
  • Permite que toque el libro. No le prohíbas coger el libro si así lo desea. Después de todo es su primer contacto con la lectura. Además, el menor se siente llamado por la combinación de colores, signos e ilustraciones. Es más, puedes adquirir libros con figuras, texturas y demás que realmente cautivan a los pequeños.
  • No forzarlo, jamás. Si notas que el menor no disfruta del libro, lo mejor es dejarlo ahí. No continúes leyendo el cuento si no es de su apetencia. Simplemente busca otra historia que contar en otro momento.
  • Ayúdate con el dedo. Apunta con el índice a medida que vayas leyendo. Recorre pacientemente cada palabra. Aun cuando no lo necesites en la lectura, puede ser de gran utilidad para el infante. De esa manera, le demostramos al peque que leemos las palabras y no improvisamos sobre las ilustraciones.
niños disfrutando de un libro

  • Lee diariamente, no aisladamente. Puedes comenzar leyendo un cuentito corto diario y, a medida que el chico se familiariza con la literatura ir aumentando. Paulatinamente aumenta la cantidad de lectura. Puedes llegar a leer a menores de 3 años hasta 15 minutos todos los días. No habrá mayor entrenamiento y estimulación que ésta.

¿Por qué es importante leer a menores de 3 años?

Leer a menores de 3 años un cuento va más allá de un simple arrullo nocturno. Esta actividad beneficia a grandes y chicos. Aunque no lo creas, algo tan simple como apelar a una obra artística puede representar un sinfín de ventajas para el desarrollo de tu hijo.

En primera instancia, al leer a menores de 3 años estás estimulando el lenguaje y la imaginación de la criatura. Al mismo tiempo, la lectura no solo te relaja a ti sino también a él. Por si esto fuera poco, es posible fortalecer aún más sus lazos a través de este pasatiempo.

A través de esta útil y valiosa herramienta no solo se gana en reflexión sino también es posible educar en valores. Y eso no es todo, a través de sus páginas el niño puede aprender a desarrollar su inteligencia emocional. Gestionar temores y aportar a su desarrollo intelectual son otras ventajas que acarrea.

Por último, al leer a menores de 3 años, estimulas la memoria infantil así como también sus herramientas de expresión. Con estos libros alimentas su capacidad de escucha. Pero principalmente nutres su corazón, al compartir un momento de calidad con tu hijo.

Te puede gustar