Hablar a tu bebé le hará tener mejores resultados en la escuela

Todos los seres humanos aprendemos a hablar bien con el tiempo. Los niños que hablan un poco más tarde solo tardarán un poco más en ponerse al día, pero eso no significa que tengan un retraso del lenguaje que les dure toda la vida. La velocidad en la que los niños aprenden el lenguaje varía considerablemente de un niño a otro sin que tenga que ser un motivo de preocupación para los padres.

Algunos niños muestran un crecimiento de vocabulario más rápido antes de ir a un centro educativo, mientras que otros aprenden lentamente e incluso pueden tener un desfase de hasta seis meses a un año en comparación con el resto de sus compañeros.

Algunos de estos niños se pondrán al día, alcanzando un buen nivel de dominio del idioma en el momento en que comienzan la escuela. Sin embargo, otros comenzarán la escuela en considerable desventaja, entrando en el sistema educativo sin tener la capacidad suficiente para comunicarse con los demás de manera efectiva.

Estos niños demuestran que tienen un desarrollo del lenguaje más lento que los niños que lo tienen más avanzado teniendo la misma edad. Pero lo más importante, es que esa brecha se puede ensanchar con la edad si no se pone remedio antes.

juegos-para-ensenar-a-hablar-a-tu-bebe_reference

Las habilidades orales y la alfabetización son imprescindibles para el desarrollo de todos los niños y niñas de este mundo. Los niños que tienen peores habilidades pueden presentar problemas inmediatos en la lectura y en la escritura dentro del sistema educativo. Si esto no se atiende puede tener consecuencias negativas que afecten a largo plazo, afectando al futuro académico.

No es de extrañar entonces, que esta disparidad creciente entre ciertos grupos de niños ha llevado a los investigadores a identificar los factores que afectan el desarrollo del lenguaje y ha inspirado que las intervenciones estrechen la brecha entre unos y otros. A continuación podrás encontrar algunos consejos para que tu hijo vaya mejor en la escuela.

Cantidad vs Calidad

Un importante predictor del desarrollo del lenguaje en los niños es la cantidad de lenguaje que ellos escuchan. Sabemos que los niños están expuestos más a un lenguaje serán más capaces de aprender más palabras con mayor rapidez que los niños que están expuestos a menos palabras.

Pero no es suficiente solo con bombardear a los niños con palabras; la calidad de la voz que escuchan también es muy importante. Los niños que escuchan un lenguaje diverso y complejo y que se dirige a ellos de forma específica -habla dirigida al niño-, a menudo tienen un vocabulario más amplio y con una mayor tasa de aprendizaje de nuevas palabras.

Existen investigaciones que muestran que un factor relacionado con que un niño esté más o menos expuesto al lenguaje tiene que ver con el estatus socioeconómico de los padres. Los investigadores piensan que la correlación entre la educación materna, los ingresos familiares y el prestigio profesional de los padres también tiene un papel muy importante.

Un estudio realizado en 1995 por investigadores los estadounidenses Betty Hart y Todd Risley encontraron que a la edad de 36 meses, los niños de familias profesionales habían oído casi 30 millones de palabras más que los niños de familias de bajos ingresos. No solo estos niños tenían un vocabulario más amplio, sino que también un mejor desempeño en las áreas de vocabulario, gramática y comprensión de lectura a los nueve y diez años de edad.

Pero no todo son malas noticias. Al tener un conocimiento preciso sobre el desarrollo del lenguaje de tu hijos, los padres tenéis el poder de hacer una diferencia real en su aprendizaje. Las intervenciones para educar a los padres sobre el valor del habla con sus niños durante los primeros años puede tener efectos positivos en el desarrollo.

linstitut-catal-de-la-salut-refora-latenci-al-postpart-a-domicili

Estrategias para fomentar el lenguaje de los bebés

Por ejemplo, para potenciar el vocabulario de los niños y que después tengan un mejor rendimiento académico, es necesario tener en cuenta lo siguiente:

  • Leer más a menudo a los hijos desde que son bebés
  • Hablarle adecuadamente y con un buen tono de voz
  • Hablar a los bebés como si entendieran lo que les estamos diciendo
  • Fomentar el afecto y las emociones positivas a través de las palabras
  • Aprovechar cualquier momento rutinario -como cambiarle el pañal-, para hablarle sobre lo que se está haciendo.
Categories: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar