Fomenta la seriedad y el respeto en la relación con tu hijo

Agetna 18 abril, 2017

La seriedad y el respeto en la relación madre-hijo es imprescindible. Aun cuando el amor debe ser el lazo más fuerte que una a ambas partes, dichas aptitudes no deben perderse de vista. Son las madres las encargadas de hacer que sus hijos aprendan sobre ello y llevar a la práctica, a la convivencia diaria, tales valores.

Fomenta la seriedad y el respeto en la relación con tu hijo para que entre ustedes, tanto ahora como en el futuro, perdure el buen trato, la afinidad, la sinceridad, la confianza, el amor y el apego.

En Eres mamá te mostramos cómo lograrlo.

Consejos para fomentar la seriedad en la relación con tu hijo

  • Pon seriedad en todo cuanto quieras y necesites enseñarle. El aprendizaje de tu hijo es de los deberes más importantes que tienes como madre. Si vas a enseñarle algo no alternes tu instrucción con las tareas domésticas o el estar respondiendo contantemente al móvil
  • Corrígelo de forma constructiva. Evita las reprimendas y el estar siempre regañándolo por todo. Más que obligarlo a que cumpla un castigo muéstrale su error para que lo corrija o se arrepienta por él

  • Sé la mejor de las madres: edúcalo, guíalo, dale amor, ocúpate de él, preocúpate por sus temores y sus problemas, ten los brazos abiertos para cuando necesite sentirse estrechado
  • Desde que es pequeñito incúlcale las reglas que debe acatar como un miembro más de la familia. Enséñale a ser disciplinado y a escucharte
  • Dale libertad para que tome sus propias decisiones y cometa errores por su cuenta. Otorgándole también el beneficio de enmendarlos y ser responsable por ellos
  • Conversen todo lo que puedan. Las pláticas regulares servirán para que afiancen sus lazos, se comuniquen y comenten todos los temas que les interesan
  • Sé su admiradora número uno. Prémialo por sus logros, aplaude sus aptitudes, no ceses de decirle cuanto lo admiras y lo feliz y orgullosa que te sientes de ser su mamá. Trabaja también para que él sea el tuyo ¿cómo lograrlo? Dando siempre el ejemplo y destacándote por tus buenos valores
  • Planifiquen tiempo para estar juntos y disfruten cada instante
  • Cuídalo, pero no lo sobreprotejas. Enséñale tanto lo bueno como lo malo de la vida. De esta manera, en el futuro que le espera por delante, no te reprochará la crianza que le diste.

Consejos para fomentar el respeto en la relación con tu hijo

  • Evita la falta de respeto cada vez que discrepen. El no llegar a un entendimiento no es razón para ofenderse o, peor, llegar a la violencia
  • No seas una madre fisgona, respeta su intimidad como respetas la tuya misma
  • Aunque seas su madre continúas siendo una persona con total autonomía. Enséñale que tu libertad, tus opiniones y creencias merecen ser respetadas
  • Ponle límites, no le dejes pasar cualquier mala actitud hacia tu persona
  • Estimúlalo a que tome el camino que consideras mejor para él, pero no lo fuerces o lo manipules. Con los años tu niño necesitará dedicarse a lo que le gusta, desplegar sus habilidades y conocimientos y comportarse tal cual se siente y es
  • Respeta su espacio en el hogar
  • Sé paciente con él. Necesitarás de mucha paciencia sobre todo cuando tu hijo alcance la adolescencia para no perder los cabales alguna que otra vez y continuar en tu voluntariosa tarea de fomentar la seriedad y el respeto entre ustedes

  • Respeta y enséñalo a respetar sus sentimientos
  • Muéstrale que también es el amor la base del respeto. No porque su relación esté basada en el afecto y el cariño el respeto va a ser menos
  • Escucha sus opiniones y considéralas tan importantes como las del resto de la familia
  • No menosprecies sus cualidades, logros, aptitudes, decisiones. De esta manera él hará lo mismo con las tuyas
  • Respeta sus necesidades y sus sueños como los tuyos propios
  • Dale confianza y sé siempre sincera. La mentira no pocas veces da paso a la falta de respeto entre las personas
  • Explícale todo. Tu hijo se mantiene en un continuo aprendizaje y necesita saber por qué dices esto, te comportas de esta manera, o quieres que cumpla cualquiera de tus mandatos. No seas impositiva y lo hagas cumplir algo porque así lo quieres. Debes explicarle tus razones para que no las considere arbitrarias y su primera reacción sea buscar la manera de irte a la contraria
  • No seas autoritaria, pero tampoco permisiva. Los dos delinean el camino hacia la falta de respeto entre ustedes.
Te puede gustar