Exámenes prenatales durante el segundo trimestre de embarazo

Mervis Romero · 1 noviembre, 2018
Analizar tu salud en el transcurso del segundo trimestre de embarazo servirá para prevenir complicaciones futuras. Entérate de cuáles son los más recomendados y, con ayuda del doctor, determina lo mejor para tu salud y la de tu bebé.

Al culminar el primer trimestre del embarazo de forma eficaz, ya has superado una parte importante de este proceso. No obstante, también son necesarios ciertos exámenes prenatales durante el segundo trimestre de embarazo. Descubre a continuación las pruebas recomendadas por los profesionales de la salud que pueden asegurar un feliz desarrollo de la gestación.

¿Por qué realizar los exámenes prenatales durante el segundo trimestre de embarazo?

Los exámenes prenatales durante el segundo trimestre de embarazo te ayudarán a especificar algún problema detectado en el primer trimestre. Por lo general, los exámenes o pruebas realizadas en esta fase del embarazo llevan a identificar trastornos que no presentan síntomas. Entre ellos, se pueden mencionar la diabetes gestacional, la preeclampsia o la posibilidad de que el bebé posea alguna enfermedad congénita.

La idea es continuar con la planificación del parto y determinar que los cambios en el organismo sean normales. Por tal razón, en las consultas el médico te pesará, medirá el abdomen y tomará la presión arterial.

Posteriormente, en función de los resultados, recomendará ciertos estudios. Algunos de los exámenes suelen ser invasivos, por lo que es tu decisión seguir adelante con ellos y establecer una relación beneficio-riesgo.

Exámenes prenatales durante el segundo trimestre de embarazo

Desde luego, el médico es el único que puede ofrecerte la información necesaria para detectar cualquier anormalidad durante la gestación; se tienen en cuenta también las pruebas que hayas realizado en el primer trimestre.

A modo de información, exponemos a continuación los más frecuentes exámenes prenatales durante el segundo trimestre de embarazo:

Análisis de sangre

Según la edad de la gestante, su historial médico, raza y síntomas que haya presentado, el doctor puede sugerir algunas pruebas en sangre. Estas, por lo general, sirven para descartar ciertas patologías. Las más frecuentes son:

  • Cribado múltiple: Se conoce también como prueba de marcadores; se realiza entre las semanas 16 y 20 del embarazo. Con este estudio, se busca eliminar las dudas sobre la presencia de espina bífida y síndrome de Down. Se considera un complemento de los realizados en el primer trimestre y de lo que arroja el ultrasonido.
Es de vital importancia que la embarazada cumpla con los controles médicos, entre los cuales se encuentra la prueba

  • Glucosa: Si existe el riesgo de diabetes gestacional, se realizará un análisis de glucosa entre las semanas 15 y 23 del embarazo. Esta prueba consiste en la ingestión de una sustancia dulce y la posterior extracción de sangre. Si no hay un riesgo inminente, de igual forma se realiza la prueba entre las semanas 24 y 28.
  • Factor Rh: Si eres Rh negativo y tu pareja positivo, es el momento de descartar la producción de anticuerpos contra la sangre del feto. De ser así, se administra una inyección de inmunoglobulina Rh para detener el proceso.

Además de los estudios enumerados, se puede recomendar un hemograma para determinar el conteo de plaquetas, glóbulos rojos y descartar anemia. Según la historia médica de la madre, se recomiendan pruebas de tiroides, hepatitis e incluso toxoplasmosis.

Ecografía

La ecografía o ultrasonido es uno de los exámenes prenatales durante el segundo trimestre de embarazo de mayor importancia. En ella, se busca evaluar la salud del bebé en lo que respecta a su crecimiento normal y el estado del corazón, los riñones, las extremidades y otras estructuras. Si tienes un embarazo de alto riesgo, lo más probable es que te realicen más de una ecografía durante este trimestre.

“Los exámenes o pruebas realizadas en el segundo trimestre del embarazo llevan a identificar trastornos que no presentan síntomas, como la diabetes gestacional, la preeclampsia o la posibilidad de que el bebé posea alguna enfermedad congénita”

Análisis de orina

Este cobra mayor importancia en esta fase del embarazo, ya que la presencia de proteínas o glucosa en la orina puede significar una afección importante. Si este incremento está acompañado con presión arterial elevada, puede deberse a una preeclampsia; de lo contrario, el origen puede ser un daño que impida la función de filtrado del riñón.

Si deseas saber para qué sirve la amniocentesis, es digno destacar que es una prueba diagnóstica de gran apoyo en mujeres con riesgos.

Amniocentesis

En caso de que la prueba de marcadores haya arrojado resultados elevados, este análisis lleva a descartar o a certificar el estudio. Se realiza entre la semana 16 y 20; sin embargo, se trata de un proceso que, en cierta medida, conlleva el riesgo de aborto.

Esta prueba consiste en la extracción de líquido amniótico para analizarlo y detectar los trastornos del pequeño. Es necesario que evalúes con tu médico la conveniencia y la necesidad de implementar este examen.

En conclusión, los exámenes prenatales durante el segundo trimestre de embarazo ayudan a determinar el estado de la salud de la madre y el bebé. Recuerda que la prevención es la mejor manera de cuidarte; dialoga con tu médico y no dudes en hacer lo necesario para prevenir complicaciones mayores.