Un estudio revela cómo evitar el síndrome de muerte súbita

El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es común en los países desarrollados, no es una enfermedad ni una dolencia. Es conocida como muerte de cuna porque es el lugar donde frecuentemente sucede, mientras los bebés duermen durante la noche. También es importante acotar que no solamente pasa en los hogares, igualmente sucede en las guarderías.

Este cuadro ocurre generalmente entre un 16% y 20% durante la primera semana de vida del bebé. Se identifica cuando un niño menor de un año muere repentinamente y no se le puede determinar la causa exacta.

Se trata de un acontecimiento muy devastador para las familias porque se produce de forma inesperada. Ciertos factores difíciles de analizar, inciden en la ocurrencia de este fenómeno. No obstante, investigaciones revelan que es algo que se puede evitar, lo cual no se creía.

¿Qué bebés tienen mayor riesgo de sufrir El síndrome de muerte súbita?

Se puede señalar que no hay una causa que lo determine en sí, sin embargo, existen diversos factores de riesgo. Aunque se cree que pude ocurrir a cualquier bebé por igual, algunos podrían ser más propensos. Por ejemplo, suele aparecer en los siguientes casos.

34bb8cd5e611fa303b45ccdd1677e496

  • Bebés prematuros o de bajo peso. Mientras más prematuro o más bajo sea el peso al nacer, mayor riesgo que sufra una muerte súbita
  • Que la madre tenga una edad inferior a 20 años. El riesgo aumenta en los bebés de madres adolescentes.
  • El intervalo entre los embarazos. Mientras más corto sea el intervalo entre los embarazos de una mujer, mayor riesgo de que el bebé padezca de este síndrome.

Recomendaciones para prevenir el síndrome de muerte súbita

Un estudio realizado por la Academia Americana de Pediatría, propone una serie de recomendaciones para disminuir los casos del síndrome de muerte súbita. Desde hace varios años los investigadores vienen estudiando el sueño de los bebés. Las investigaciones buscan poder brindar el descanso y evitar las muertes por asfixia, en este caso con las almohadas, o ahorcamiento con las sábanas.

La importancia de la lactancia materna hace posible el colecho por varios meses. Sin embargo, se debe tener muchísimo cuidado cuando ya sea la hora de poner al niño en la cuna. Se recomienda quitar las almohadas y sabanas que puedan poner en riesgo al bebé.

Los expertos han dado recomendaciones para evitar que ocurra el SMSL, las cuales también  benefician el sueño de los bebés. Entre las prevenciones que podemos tomar al respecto, se encuentran las siguientes.

  • Acostar al niño boca arriba sobre una superficie firme. Varios estudios afirman que el riesgo de muerte súbita es más alto si se le deja dormir boca abajo. Esto se debe a que tiene más probabilidades de sobrecalentarse y tener pausas de respiración. Además, dormir boca abajo le deja volver a respirar el aire recién exhalado que carece de oxígeno.
a9e8d8386c1c6529a49e90d07e7454b9

  • Asegurarse de usar un colchón duro, con las sabanas lo suficientemente ajustadas para que no se puedan salir. Los investigadores vinculan los materiales y las superficies blandas para dormir con un alto riesgo de muerte súbita. Entre los elementos más riesgosos se encuentran los cobertores, edredones, sofás, camas de agua y los asientos suaves rellenos de bolitas que adoptan la forma del cuerpo. En tal sentido, se cree que la mayoría de los colchones normales para adultos no son seguros para bebés.
  • Evitar dejar en la cuna los protectores, las almohadas, los peluches o las mantas. Algunos accesorios que usamos en las camas o cunas no son necesarios. Es recomendable que no se utilicen ya que puede causar asfixia y no aportan nada.
  • Es importante que la cuna esté despejada y descubierta. En este caso, el aire circula con mayor facilidad alrededor del niño y se puede visualizar mejor.
  • Tener la cuna en la misma habitación de los padres. Esto permite observar que el bebé esté durmiendo bien. Algunos expertos no recomiendan compartir la cama con el pequeño, ya que esto también puede causar asfixia, estrangulamiento. Es recomendable durante los primeros 6 meses, pero mayormente se extiende hasta el año de edad.

 

 

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar