¿Es bueno que el bebé se chupe el dedo?

Naí Botello 31 julio, 2018
Chuparse el dedo es una costumbre común entre los niños. Sin duda, se ven tiernos cuando lo hacen y nos parte el corazón pedriles que paren. No obstante, ¿tiene esta acción algún beneficio?

Uno de los reflejos más comunes en los niños desde que son recién nacidos y hasta los dos años de edad aproximadamente, es el de meterse los dedos en la boca y succionar. El motivo de esta acción se puede adjudicar a varios factores, pero al final del día, es normal que los padres se pregunten: ¿Es bueno que el bebé se chupe el dedo?

Según pediatras y ortodoncistas, esta acción no implica ningún riesgo para tu bebé, siempre que no se convierta en un hábito y que en lo posible el niño deje de hacerlo cerca de los dos años de edad. A continuación profundizaremos sobre esta tierna conducta.

 ¿Es bueno que el bebé se chupe el dedo?

La respuesta es sí; en primer lugar, se debe ratificar que esta acción es completamente normal. Se trata de un reflejo que muchos niños poseen incluso desde el primer día de nacidos; en algunos casos, hasta se ha llegado a afirmar que también lo hacen en el vientre materno.

El chuparse el dedo se asocia a varios factores; en principio, el bebé lo hace a modo de reflejo cada vez que acerca sus manos a su boca. Este instinto de succionar le ayudará a aprender de qué manera mover sus labios para poder alimentarse, ya sea que lo haga a través del pecho o del biberón.

Algunos bebés nacen con más pelo que otros.

A partir del quinto o sexto mes de vida del pequeño,  dejará de succionar a modo de reflejo; en cambio, estas acción de succionar para poder alimentarse se hará más racional. A partir de ese momento también los niños utilizarán su boca para explorar o conocer más sobre los objetos que están a su alcance, así como también su cuerpo. Esa es una razón por la que pueden estar permanentemente introduciendo sus dedos en la boca.

Finalmente, va a ser el tercer motivo por el cual los niños se chupan el dedo el que, a la larga, generará en ellos una costumbre bastante difícil de abandonar. Y es que los niños se chupan el dedo para sentir seguridad, tranquilidad, relajarse y poder conciliar el sueño.  

“Se trata de un reflejo que muchos niños poseen incluso desde el primer día de nacidos; en algunos casos, hasta se ha llegado a afirmar que también lo hacen en el vientre materno”

Beneficios de chuparse el dedo

Ya sabemos por qué los niños se chupan el dedo; ahora debemos responder a la eterna pregunta: ¿Es bueno que el niño se chupe el dedo? Para hablar de sus beneficios, enumeramos estos datos:

  • Los niños que se chupan el dedo tienen menos problemas para conciliar el sueño. A su vez, tienden a dormir más profundamente durante la noche, sin sufrir interrupciones.
  • Estos pequeños no suelen estresarse con facilidad. Se ha hecho evidente, que frente a situaciones en las que sienten miedo, o por ejemplo, están tristes por la ausencia se sus padres, el chuparse el dedo los reconforta rápidamente.
  • Cuando los niños se chupan el dedo, pueden también indicarle a los padres que tienen hambre o sueño, lo que ayuda a que los adultos puedan identificar cuáles son las necesidades del momento para su bebé.
Muchos padres preguntan: ¿es bueno que el bebé se chupe el dedo?

Consideraciones sobre chuparse el dedo

Si bien chuparse el dedo trae varios beneficios para los niños pequeños, es importante que tengamos presentes ciertos aspectos relativos a la higiene para asegurarnos de que esta acción no traiga efectos negativos.

Lo primero es que, si el niño ya está en la edad de gatear, los padres deben estar atentos a lavarle las manos con regularidad, para que así no se exponga a lombrices, parásitos y bacterias cuando se introduzca el dedo en la boca.

La segunda consideración con respecto a chuparse el dedo es que si el niño lo hace con demasiada frecuencia, puede cambiar de algún modo la forma de su uña y de su cutícula. Si esto ocurre, debes estar alerta para acudir al dermatólogo.

La tercera consideración es que el hábito de chuparse el dedo es bastante difícil de dejar. Por lo tanto, debes hacerte de paciencia cuando ya desees enseñar a tu pequeño a que deje la costumbre.

Por último, debes saber que los ortodoncistas recomiendan que los padres traten de hacer que los niños dejen de chuparse el dedo a más tardar a los cinco años. De lo contrario, se puede perjudicar de alguna manera la forma de los labios, las encías, las mandíbulas y los dientes.

Te puede gustar