5 errores que debes evitar al elegir un deporte para tu hijo

Cuando tu hijo no se siente a gusto con el deporte que practica, es posible que se hayan cometido errores en casa al momento de la elección. Entérate más al respecto.
5 errores que debes evitar al elegir un deporte para tu hijo
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis.

Última actualización: 07 mayo, 2022

Existen múltiples errores que se pueden cometer a la hora de elegir un deporte para un hijo. Los padres solemos dejarnos llevar por la pasión o por los propios gustos e intentamos motivar a los niños para que también anhelen realizar esta práctica.

Sin embargo, hay que comprender que la niñez es una de las etapas más importantes de la vida y durante ese periodo se construye el carácter y se definen los principales rasgos de la personalidad

Dentro de estos aspectos sobresalen los gustos, que hacen que los pequeños se inclinen por ciertas actividades y descarten otras. Lo mismo ocurre con la elección de los deportes y esto es algo completamente válido. Después de todo, el mejor deporte es el que se practica con ganas y que se disfruta de verdad.

A continuación, te vamos a contar cuáles son los errores más comunes que debes evitar al momento de acompañar a tu hijo en esta decisión.

Errores que no debes cometer al elegir un deporte para tu hijo

Cometer errores con los hijos es normal, especialmente cuando se trata del primero. La crianza y los procesos de enseñanza-aprendizaje requieren de experiencia y las equivocaciones nos ofrecen nuevos conocimientos.

Sin embargo, existen algunos desaciertos que se deben evitar a toda costa, sobre todo cuando están relacionados con la elección de la práctica deportiva de los pequeños. Te los contamos en detalle.

1. Juzgar a tu hijo por sus elecciones

hombre senala con e dedo con balon de futbol en mano
Los gustos de los padres, no deben ser la vara con la que se miden las elecciones de los hijos. Intenta comprender a tu pequeño y alentarlo a tomar sus propias decisiones con convicción.

Uno de los principales errores que debes evitar a la hora de elegir un deporte para tu hijo es juzgarlo. Esta es una equivocación bastante frecuente y no solo condiciona las elecciones del niño, sino que también impacta sobre su esfera emocional.

Un ejemplo claro de esto se presenta en hogares conservadores, en los cuales suele señalarse a los niños de acuerdo a sus elecciones. Si un varón se inclina hacia práctica de un deporte ‘femenino’, es probable reciba una crítica hacia su persona y que se lo limite en sus posibilidades de concretarlo.

2. Pasar por alto los gustos de tu hijo

Los gustos de los niños son uno de los aspectos más importantes de sus vidas y desde pequeños, son capaces de manifestar qué quieren realizar y qué no.

No obstante, es habitual que los padres pasen por alto los gustos y minimicen el sentir de los hijos en más de una oportunidad. Por eso, procura comprender que los intereses genuinos de los infantes impactan sobre su desarrollo. Y también, ten presente que estas elecciones pueden cambiar de manera drástica con el paso del tiempo.

El objetivo principal es no pasar por alto los gustos de los pequeños, no forzarlos a elegir algo por nuestra conveniencia y acompañarlos en sus elecciones y en sus cambios.

3. Aprovechar la motivación de los amigos para intentar convencerlo de seguirlos

La mayoría de los niños sobresalen por ser sociables y es probable que tengan amigos por todas partes. Dentro de ese grupo, más de uno practicará un deporte y seguramente, algunas de estas prácticas sean de tu agrado. No obstante, no intentes forzar a tu hijo a llevarlas adelante solo porque su amigo lo hace.

Probablemente, el hecho de que un par lo practique lo motive a intentarlo. Pero la decisión de hacerlo debe ser completamente autónoma, libre de cualquier tipo de coacción de tu parte.

4. Encontrar en el deporte una alternativa rentable

Aunque te parezca exagerado o sacado de una película, muchos padres ven en sus hijos una oportunidad para hacer negocios. Por ello, tratan de explotar sus cualidades y los fuerzan a practicar un deporte puntual desde una temprana edad. Pero no con fines saludables, sino para lograr un beneficio económico a futuro.

Más allá de ser un error, esta acción carece de moral. Sobra decir que tu hijo no debe practicar un deporte ‘rentable’ si no lo desea y mucho menos, ser tratado como una solución financiera. ¡Ten cuidado con esto!

5. Obligar a tu hijo a practicar una actividad deportiva

Dentro de los errores que debes evitar la obligación es el más importante. No solo a la hora de elegir un deporte, sino cualquier tipo de actividad.

Un niño obligado tiene altas probabilidades de convertirse en un adulto frustrado e infeliz. Recuerda que los pequeños deben divertirse y disfrutar lo que hacen por el bien de su desarrollo físico y psicológico.

portero arquero futbol enojado triste ira por peder fallar pelota futbol arco
No obligues a tus hijos a practicar un deporte que no sea de su agrado, pues a fin de cuentas lograrás que sientan rechazo por esta y otras actividades similares.

Evita los errores, conviértete en su guía

Como padres, nuestro rol fundamental a la hora de elegir un deporte o cualquier actividad de nuestro hijo es ser su guía. No se trata de conocerlo todo, sino de brindarle la motivación y el acompañamiento constante que necesita.

Tampoco es una cuestión de quitarle o los límites o la autonomía, sino de enseñarle a ser partícipe de las elecciones sobre su vida. Y en el caso de la actividad deportiva, de elegir aquella que se adecúe a sus gustos y a las posibilidades de su familia.

Por último y no menos importante, trata de trabajar en conjunto con el entrenador a fin de que tu hijo se sienta cómodo y aprenda poco a poco esa destreza.

Te podría interesar...
6 preguntas frecuentes sobre el deporte y los niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
6 preguntas frecuentes sobre el deporte y los niños

Las preguntas frecuentes sobre el deporte y los niños suelen ser determinantes a la hora de motivar a los menores a realizar esta actividad.