3 errores de crianza que son tóxicos para los hijos

Existen algunos errores de crianza que pueden resultar muy tóxicos para los hijos. Te contamos cuáles son los más comunes en este post.
3 errores de crianza que son tóxicos para los hijos
María José Roldán

Escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán.

Última actualización: 16 febrero, 2023

Cuando hablamos de disciplina no todas las personas entienden lo mismo. Por ejemplo, hay quienes cometen algunos errores en su crianza o imponen a una disciplina severa que se vuelve tóxica y venenosa para los hijos. Por eso, es necesario saber a qué nos referimos para ponerle remedio en caso de que cometas alguno de ellos.

Disciplina positiva para criar a los hijos

Los niños necesitan normas y límites. Por su parte, los padres deben realizar su mejor esfuerzo para que sus hijos crezcan de una manera saludable, también a nivel emocional. La disciplina positiva ayuda a que los menores sean capaces de aprender cuáles son las normas del entorno, los límites que existen y sobre todo, de entender que una acción siempre tiene consecuencias.

Para que un niño pueda construir una autoestima sana y fuerte es fundamental que comprenda las normas, los límites y que aumente la responsabilidad de sus acciones. Sin embargo, muchas veces predominan los castigos y los gritos, lo cual puede causar serias heridas emocionales muy difíciles de sanar.

Muchas veces, los padres entienden que la palabra disciplina es sinónimo de castigos, de autoritarismo y de gritos, lo cual puede causar serios daños emocionales al menor.

Conoces los errores de crianza que son tóxicos para los niños

Cuando hay problemas en la disciplina y los padres piensan que el autoritarismo es la solución, es cuando los asuntos se vuelven tóxicos para los menores. Por eso, resulta fundamental que puedas conocer estos errores de crianza para ponerles remedio.

1. Etiquetar

Etiquetar con connotaciones negativas puede generar graves problemas emocionales a los niños que las sufren. En ocasiones, cuando los padres quieren corregir una conducta, intentan, a través de la etiqueta, que el niño comprenda su comportamiento. Por ejemplo, cuando le dicen al menor frases como las siguientes: « eres un vago», «eres un pesado» o «eres malo».

Estas son etiquetas que hacen mucho daño. Y, lo que es peor es que los niños se lo creen y la conducta que se pretendía cambiar, se convierte en el principal problema. Por eso, es necesario no etiquetar a los chicos y separar a la persona de la conducta. En estos casos, lo mejor es hablar del comportamiento para buscar soluciones.

2. Gritar y/o amenazar

Los gritos bloquean emocionalmente a los hijos y estos dejan de escuchar automáticamente lo que sus padres les dicen. Así, el adulto se aleja de ellos aunque esté a su lado. Estas actitudes hacen que salte el instinto de defensa y, por lo tanto, los niños pueden sentir miedo y e inseguridad, por lo que su autoestima queda tocada.

Las amenazas ocurren cuando los padres pierden el control y no saben cómo gestionar la situación. Además, generan resentimiento en los niños, ya que sienten que su entorno es hostil.

3. Castigar de forma punitiva

Cuando se castiga a un niño de forma punitiva, se le muestra que es el adulto quien tiene el poder y que, por tanto, él no puede hacer nada al respecto. De esa manera, su opinión y sus emociones no importan, por lo que da igual lo que haga o diga. Por ejemplo, los castigos pueden ser enviarle por varias horas a su dormitorio, hacerle copiar una frase o dejarle de hablar. Este tipo de sanciones, además de ser tóxicas, perjudican enormemente las emociones del menor.

La crianza debe estar basada en el amor

Es fundamental que los niños sepan cuáles son las consecuencias de sus acciones para que así sientan que tienen el control de la decisión. Por ejemplo, podrán decidir si acatar las consecuencias o cambiar su comportamiento para obtener buenos resultados en la relación y convivencia. Por eso, siempre resulta fundamental hablar del comportamiento y buscar soluciones para el futuro. Así, el pequeño podrá comprender mejor lo que sucede.

Los padres son la guía, el ejemplo y la referencia para los niños. Ellos son los que tienen que enseñar a sus hijos sobre el comportamiento adecuado a través de una crianza calmada, basada en el amor y el respeto mutuo. Debes saber que los chicos a través del cariño aprenden enseguida, pero si el entorno es hostil se encierran en sí mismos y las consecuencias en su desarrollo emocional pueden ser muy peligrosas.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Rojas, L. (2016) La familia: De relaciones tóxicas a relaciones sanas. Editorial: DeBolsillo Clave

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.