¿Cómo enseñar a tus hijos a ser independientes?

Gladys · 26 mayo, 2016

Lograr que nuestros hijos sean independientes es el deseo de toda buena madre. Para conseguir este objetivo requerimos de paciencia y trabajo en equipo. Aquí te ofrecemos algunas herramientas para incentivar niños autónomos.


Uno de nuestros mayores deseos como madres es preparar a nuestros niños para su propia independencia. Es fundamental armarnos de paciencia, valor y sobretodo mucho tacto para que estos se ocupen de su higiene personal y educación, mientras se forman su propio criterio sobre las cosas.

Hacer que los pequeñines sean más autónomos equivale a que los padres confíen en ellos. Uno de los errores que frecuentemente se cometen es pensar que los hijos son muy pequeños para realizar tal o cual labor. Por ejemplo, es muy común creer que los niños de corta edad no puedan prepararse su comida o vestirse por sí solos.

Evidentemente, si no les enseña jamás podrán superar las dificultades cotidianas a las que se enfrentan. Lograr que sean independientes es un trabajo que requiere de constancia y perseveranciaAdemás debes entender que no ocurrirá de la noche a la mañana, por el contrario será lento y paulatino, acorde a la edad.

La mejor forma de educar a los niños para ser independientes es empezar desde pequeños

Educar para formar niños autónomos

independientes 2

La mejor forma de educar a los niños para ser independientes es empezar desde pequeños. Conforme van creciendo irán adquiriendo destrezas y resolverán problemas de forma más expedita.

No puedes presionarlo demasiado, pero tampoco consentirlo en todo

  • En el proceso de aprendizaje se recomienda aplicar la estrategia de explicar al niño como se hacen las cosas, ayudarlo y por último permitir que cumpla con la tarea el solo. Esto afianzará su auto-confianza.
  • Tu misión es buscar los mecanismos para que el aprenda de la mejor manera.
  • Tanto los profesores como los padres deben contribuir en el desarrollo de habilidades de los niños.
  • Aspectos básicos como guardar los juguetes, ir al baño, cepillarse, comer solo, doblar la ropa, hacer los deberes, entre otros actos, le proporcionan no solo responsabilidades, sino que además los prepara para ser autónomos.

Ser una madre sobre-protectora y lograr un niño independiente resulta imposible

¡Adiós a la sobre-protección!

0c89d9b61af355ff7a14524090dd5994

El peor enemigo de la independencia de un pequeñín es una madre sobreprotectora. Sabemos que debemos estar en todo momento, pero en ocasiones ocupamos espacios que no nos corresponden. Aléjate de la sobre-protección y conoce como independizarlo:

Son los niños quienes por la vía del ensayo y error aprenderán a resolver situaciones. No debemos recorrer un camino que es exclusivo de ellos.

Hay mamás que cometen el error de excusarse con el hecho de que el niño se podría lastimar o de que es muy pequeño todavía. La realidad es que estas posturas solo retrasarán el aprendizaje del chiquillo. Lo peor es que estas conductas pueden afectar a los niños incluso posteriormente cuando llegan a la adolescencia.

Cuando hay sobreprotección los pequeños de la casa son propensos a tener baja autoestima y presentar constantes inseguridades. Pronto comenzarán a buscar la aceptación de los demás de una forma que no es la adecuada. Algunos comienzan a desarrollar conductas dominantes propias de los niños consentidos.

Experimentar sobre sus propios limites le hará crear mecanismos de precaución por si mismo

Consejos para ayudar a que nuestros hijos sean más independientes

Cuando tu hijo tenga la disposición de ayudarte en alguna labor del hogar incorpóralo de inmediato. Esto lo hará sentir útil y te dará la oportunidad de ir aumentando las actividades en la medida que vaya creciendo.

Aunque él crea que es un juego, podrás aprovechar la oportunidad para enseñarle todo. Recuerda que jugando se aprende.

Otra gran precaución es enseñarles a nuestros niños cómo actuar frente a emergencias. De esta forma los preparamos para una coyuntura inesperada en la que tenga que defenderse solos. Lo ideal es darle herramientas para enfrentar el pánico en medio de situaciones que pudieran ser traumáticas y difíciles.

Por último, debes dejar que ellos asuman ciertos riesgos. Esto permitirá un mejor desarrollo de autoestima y de su personalidad.

Déjalo que resuelva sus propios problemas y forjarás a un futuro adulto auto-suficiente, que no esperará para superar los desafíos que se encuentre en la vida. Tu hijo te lo agradecerá luego durante toda su vida.