Enseñar a los niños a organizar el tiempo de estudio

08 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
¿Quieres que tu hijo aprenda a organizar su tiempo de estudio de forma eficaz? Presta atención a los consejos que te damos a continuación.

Una de las claves para aprovechar las horas delante de los libros y de los apuntes es saber organizar el tiempo de estudio. Por este motivo, en las siguientes líneas proponemos algunas ideas para enseñar a los niños este buen hábito para su periodo académico.

Seguramente, en los primeros cursos de primaria, los pequeños no tengan muchas tareas escolares que realizar en casa. Sin embargo, conforme avanzan y pasan de nivel educativo, aumentan las responsabilidades y las obligaciones académicas. Cuando esto ocurre, es el momento de sentarse junto a los niños y darles algunos consejos para que puedan superar cada una de las asignaturas con éxito.

“Un tiempo bien organizado es la señal más clara de una mente bien organizada”.

-Sir Isaac Pitmanpic-

Niño haciendo los deberes y aprendiendo a organizar el tiempo de estudio.

Enseñar a los niños a organizar el tiempo de estudio

Para conseguir que los más pequeños tengan un buen rendimiento académico, es importante enseñarles a organizar el tiempo de estudio. A continuación, describimos algunas pautas útiles para conseguirlo.

Estas, al principio, deben realizarse con la ayuda y supervisión de los padres hasta que se dominen por completo y se conviertan en un hábito más. Llegados a este punto, el estudiante será capaz de organizar su tiempo de forma autónoma y eficaz.

1. Elaborar un horario o calendario para organizar el tiempo de estudio

Es importante elaborar un horario o un calendario de estudio para tener claro cuál es el plan a seguir y poder consultarlo siempre que se requiera. Este debe ser realista y constante.

Para ello, lo primero que hay que hacer es identificar todas las ocupaciones que se tienen a lo largo de la jornada (comidas, clases, actividades extraescolares, etc.). Una vez se sabe cuáles son las horas diarias disponibles, hay que decidir qué momento se va a dedicar a la realización de las sesiones de estudio y cómo se van a organizar las mimas.

2. Establecer objetivos concretos de estudio

En cada sesión de estudio hay que marcarse unos objetivos concretos en función de los deberes que se tengan y del temario que sea necesario estudiar o repasar. Hay que consultar la agenda y el calendario de estudio para tener claro cuáles son las responsabilidades y obligaciones académicas de ese día.

“La planificación sin objetivos acaba siendo una lista sin fin”.

-Anónimo-

3. Repartir el tiempo de estudio según las asignaturas

Para organizar las sesiones de estudio de forma eficaz, es necesario establecer prioridades, de manera que el tiempo disponible se reparta en función de la proximidad de los exámenes o de la fecha de entrega de trabajos o deberes, así como de la dificultad o nivel de exigencia de cada asignatura.

4. Hacer descansos durante el estudio

Al organizar el tiempo de estudio, hay que tener en cuenta la realización de descansos, pues estos son importantes para concentrarse mejor y tener un mayor rendimiento. En este sentido, lo ideal es hacer pausas breves, de unos cinco minutos, cada media hora de estudio.

La importancia de enseñar a los niños a organizar el tiempo de estudio

Enseñar a los niños a organizar su tiempo de estudio no solo les puede beneficiar a nivel académico, sino también en el ámbito personal. Esto se debe a que gracias a este hábito desarrollan valores como la responsabilidad, la constancia, el compromiso y el esfuerzo.

Niño haciendo sus deberes en casa gracias a los métodos de educación para ayudar a los hijos.

Estos niños crecen con la gran ventaja de saber aprovechar el tiempo, lo cual es todo un reto para muchas personas adultas. De hecho, ya lo decía el político, inventor y científico estadounidense Benjamin Franklin:

“Las tres cosas más difíciles de este mundo son guardar un secreto, perdonar un agravio y aprovechar el tiempo”.

-Benjamin Franklin-

Además, al aprender a invertir y a gestionar bien su tiempo, adquieren seguridad en sí mismos y manejan de una mejor manera aquellas situaciones que suponen pasar horas trabajando o realizando una misma actividad que requiere prestar atención.

Y tú, ¿a qué estás esperando para poner en práctica con tus hijos los consejos que hemos expuesto sobre la organización del estudio? ¡Haz que tus niños se conviertan en grandes estudiantes desde edades tempranas!

  • Serrate, R. (2008). Ayúdale a estudiar. Las claves del éxito escolar. España: Ediciones del Laberinto.