3 trucos para enseñar a masticar a los niños

¿Te preocupa que tu hijo no sea capaz de masticar correctamente? Te vamos a enseñar los pasos que tienes que seguir para asegurarte de que no tendrá problemas al respecto.
3 trucos para enseñar a masticar a los niños
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 20 diciembre, 2022

Enseñar a masticar a los niños puede no ser tarea fácil. Es preciso armarse de paciencia en este punto, ya que se trata de una etapa determinante para la salud del pequeño. Resulta fundamental que se acostumbren pronto a las texturas de los alimentos y que aprendan a manipularlos con solvencia.

Por este motivo, te vamos a dar una serie de trucos para enseñar a masticar a los niños. Si los pones en práctica, conseguirás que el bebé adquiera nuevas habilidades a nivel motor, lo que repercutirá en una dieta más saludable y en mayores opciones de productos a introducir en la misma.

Enseñar a masticar a los niños a partir de los 8 meses

Los primeros dientes suelen salir entre los 6 y los 8 meses. Por ello, en este punto el bebé debería estar preparado para realizar masticaciones. Al principio, es necesario ofrecer alimentos que sean muy sencillos de procesar, como la zanahoria cocida. Si esta se encuentra blanda, el niño podrá morderla sin problemas.

A partir de los 8 meses, se puede brindar alimentos blandos al bebé. Aunque todavía no consiga morderlos con consistencia, puede chuparlos y acostumbrarse a su sabor y textura.

1. A los 8 meses, brindar alimentos blandos

Además de la zanahoria cocida, no resulta mala idea darle al bebé otros vegetales con los que pueda experimentar. Un ejemplo sería el apio crudo. También, el plátano o algunos pedazos de queso son óptimos para introducir en la dieta en este momento.

No obstante, es preciso evitar los comestibles duros, como son las galletas o el pan. Además, estos alimentos cuentan con azúcares simples en su interior. Dicho ingrediente resulta perjudicial para la salud metabólica de los más pequeños, tal y como afirma un estudio publicado en la revista Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition.

2. Desde los 10 meses, ofrecer frutas y papillas

Una vez que el bebé cumple 10 meses, es posible utilizar cada vez menos la batidora para procesar los alimentos que se le ofrecen. Ahora, ya basta con aplastar ligeramente muchos comestibles con un tenedor para formar una papilla con tropezones.

En este momento, se puede comenzar a introducir en la dieta frutas algo más duras como la sandía, el melón o la pera. De todos modos, es fundamental que se retiren bien las pepitas para evitar atragantamientos que pongan en riesgo la salud del niño. Otra opción es incluir en la dieta fresas, albaricoques u otros frutos rojos, aunque hay que asegurarse de que no generan alergias.

Ten siempre presente que la inclusión de la fruta en la alimentación del bebé se considera fundamental. Estos alimentos contienen en su interior una gran cantidad de compuestos con actividad antioxidante. En este sentido, son capaces de neutralizar la formación de radicales libres, lo que protege frente al desarrollo de patologías complejas. Así lo evidencia una investigación publicada en European Journal of Medicinal Chemistry.

A partir de los 2 años, no conviene ofrecerle al niño todo en forma de puré, ya que podría malacostumbrarse. En esta etapa, es buena opción incluir pastas, legumbres y carnes, aunque estas últimas deben ser blandas.

3. A partir de los 2 años, incluir legumbres, pastas y carnes blandas

Una vez que el niño alcanza los dos años de vida, ya cuenta con una dentadura que le permite procesar la mayor parte de los alimentos. Por este motivo, se pueden incluir en la dieta legumbres, pastas e incluso ciertas piezas de carne. Ahora bien, estas últimas han de ser tiernas y estar bien cocinadas.

Poco a poco, conviene reducir la presencia de las papillas en la dieta para dar paso a un mayor consumo de alimentos sólidos. De este modo, se hace una transición hacia el tipo de alimentación propio de la infancia, donde ha de primar la variedad de comestibles.

Enseñar a masticar a los niños es fundamental para asegurar una dieta variada

Como has visto, podríamos dividir el proceso de masticación en tres etapas según la edad del bebé. Es importante que pueda cerrar satisfactoriamente cada una de ellas para proponer nuevos objetivos en la siguiente. Así, será necesaria una cierta dosis de paciencia, pero si poco a poco se introducen nuevos alimentos cada vez más difíciles de procesar, el éxito está garantizado.

Lo fundamental es que los cambios se lleven a cabo de manera gradual. No conviene retirar las papillas de un día para otro, sino incluir progresivamente más cantidad de alimentos sólidos en la pauta.

Te podría interesar...
Cómo dar medicamentos a un bebé
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cómo dar medicamentos a un bebé

Te contamos cómo ofrecer los medicamentos a un bebé según la presentación y qué recaudos tomar para hacerlo de manera segura.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, M., Embleton, N. D., Hojsak, I., Hulst, J., Indrio, F., Lapillonne, A., Mihatsch, W., Molgaard, C., Vora, R., Fewtrell, M., & ESPGHAN Committee on Nutrition: (2017). Sugar in Infants, Children and Adolescents: A Position Paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on Nutrition. Journal of pediatric gastroenterology and nutrition65(6), 681–696. https://doi.org/10.1097/MPG.0000000000001733
  • Neha, K., Haider, M. R., Pathak, A., & Yar, M. S. (2019). Medicinal prospects of antioxidants: A review. European journal of medicinal chemistry178, 687–704. https://doi.org/10.1016/j.ejmech.2019.06.010

El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.