4 enseñanzas de Mary Poppins

Mervis Romero · 4 abril, 2018
Las enseñanzas de Mary Poppins están entremezcladas en sus pegadizas canciones y se quedaron grabadas en niños y padres. Estas siguen siendo hoy fuente de inspiración.

Mary Poppins era una niñera de ficción que viajaba a cualquier lugar con una sombrilla dando solución de manera afectiva y musical a los problemas. Las enseñanzas de Mary Poppins han tenido gran influencia en los padres al cambiar su actitud al criar a sus hijos.

Si bien es cierto que los niños pueden verse maravillados con el personaje en sí, ya sea por el colorido, las canciones, o el afecto mostrado, el mensaje real iba dirigido a otras cuestiones. Las aventuras de Mary Poppins se convirtieron en un espectáculo pedagógico tal que sus consejos y enseñanzas aun hoy son prácticas y viables.

El efecto Mary Poppins

Las enseñanzas de Mary Poppins, su personaje y su manera de actuar y expresarse envuelven tanto a padres como a hijos en un viaje en el tiempo. A los hijos los lleva a ponerse en el lugar de sus padres y a ver los asuntos con más responsabilidad; a los padres, en cambio, les permite ver las cosas a través de los ojos de sus hijos.

Las enseñanzas de Mary Poppins

Esta niñera dejó un legado para ver la vida con buena actitud y creer en lo que se hace. A continuación, se muestran algunas enseñanzas de sus vivencias:

Actitud ante la vida

Enseñó a andar en la vida con la espalda erguida. Este es un concepto aún desconocido para un niño que todavía no ha logrado controlar sus emociones.

Además, ellos aprenden a ser respetuosos y retribuir con gratitud. Incluso, las enseñanzas de Mary Poppins hacen ver que un mundo lleno de responsabilidades puede ser maravilloso y entretenido.

Las enseñanzas de Mary Poppins invitan a ver la vida con optimismo.

El mantener esa actitud permitirá desde pequeños ver las cosas con calma. Y aunque el trago en la vida sea duro o amargo, siempre habrá una manera de solucionar el asunto o, por lo menos, de sobrellevar la situación.

Cada cosa en su lugar

Colocar o darle a cada quien y cada cosa su respectivo lugar. Así como una habitación puede estar y mantenerse en orden, también la vida puede estarlo.

Hay que ver el lugar que le corresponde a cada quien dentro de la familia; y no por estar controlados, sino por la responsabilidad que corresponde asumir en cada espacio.

Por ejemplo, los padres no son adultos malos, solo que se olvidan de ver las cosas como los niños. Y si en algún momento se muestran exigentes, es porque también lo son con ellos mismos.

Esto se debe a que existen estereotipos y las sociedades los crean y alimentan. Un ejemplo es el hecho de que la madre siempre está en casa y el padre es el trabajador.

Sin embargo, las enseñanzas de Mary Poppins te presentan las cosas con la debida actitud. Te das cuenta de que el trabajo de la madre en casa también hay que valorarlo y que el padre también necesita afecto.

“La vida te está esperando ahí afuera. ¡Ve y alcánzala!”
—Mary Poppins—

Influir en los otros

Mary Poppins enseñó, por un lado, que no debes cerrarte en tu entorno y que, aunque las relaciones a veces no fluyan como quieras, los hermanos que pelean son los mejores aliados. Además, a medida que se crece, el ser humano se va formando como ciudadano y le debe respeto a otras personas.

Por otra parte, se aprende que en la vida no funciona el decir mentiras porque se devuelve el daño.

Así, se comienzan a asociar los sentimientos con el entorno. Por ejemplo, una lluvia intensa o cielo gris con la tristeza y nostalgia, o bien la brisa fresca con una nueva oportunidad.

Allí es cuando las enseñanzas de Mary Poppins permiten que tu imaginación se desborde y creas que puedes solucionar muchas cosas con un solo chasquido de tus dedos. Y al final, aunque no se dé, siempre será una cuestión de actitud.

Mary Poppins ha despertado la imaginación y la creatividad en muchos niños.

El poder de la imaginación

Asimismo, Mary Poppins enseñó a crear un mundo paralelo en base a lo que deseas. En él, la imaginación es libre para planear, formar proyectos, comenzar de cero, hacer amigos, apreciar el relacionarse con otros y hasta a llegar a crear tu propia historia.

Todo esto muestra que, si tienes a alguien que te guía en la vida, alguien que te indica el camino que debes seguir o que te enseña cómo vivir de otra manera tu propia vida, allí está tu Mary Poppins.

En especial a los padres; por muchas ocupaciones que tengan, las enseñanzas de Mary Poppins les demuestran que hay que crecer como personas. Algo que contribuirá a ello es que le dediques atención al mayor legado: los hijos.

No es una cuestión de soñar despiertos, porque la vida está en verdad llena de responsabilidades. No obstante, tu imaginación te ayudará, al igual que Mary Poppins, a siempre sacar algo de tu bolso que te permita solucionar cualquier situación. Además, cuando sea posible, a tomar las cosas con humor para mantener una buena actitud.