Enseña a tus hijos cómo actuar en caso de que se pierdan

Marisol · 31 octubre, 2015

Que nuestros hijos se pierdan en un lugar público es una situación en la que no pensamos hasta el día que sucede y suele causar momentos de caos y desesperación.

Para evitar que este hecho no nos lleve al borde de la locura, es importante que de cierta forma entrenemos a nuestros chicos para que reaccionen adecuadamente si por algún motivo se pierden de nuestro lado.

Las reglas que todo chico debe saber

Esta preparación se debe iniciar cuando tus hijos son muy pequeños y empiezan a caminar. Debes elaborar un plan al salir y pedirles que sigan tus instrucciones al pie de la letra, incluso cuando no están cerca de ti.

  • Recuérdales que no deben alejarse a un lugar en el que no estés presente para supervisarlos; siempre deben estar al alcance de tu vista y de tu audición.
  • Verifica que desde muy pequeños sepan su nombre completo y por supuesto, el tuyo. Así será más fácil identificarte.
  • Recalca siempre que si no estás cerca, no deben recibir nada de un extraño y mucho menos entrar al auto de un desconocido.
  • Enséñales a los más pequeños que si se encuentran en un lugar en el que no te ven, una muy buena solución es sentarse en el piso y ver si diciendo o gritando tu nombre puedes hallarlos.
  • Diles que si se pierden, deben buscar a una persona de seguridad, a un salvavidas o cualquier persona que represente autoridad, sino la posibilidad menos peligrosa, es pedir ayuda a otras mamás con sus hijos. Para darles el ejemplo, camina con ellos y pregunta algo al personal de la tienda, así será más fácil imitar tus acciones y no entrarán en pánico inmediatamente después de perderse.
  • Muéstrales que si están en un lugar público abierto, deben permanecer siempre de tu mano para evitar que algún extraño pueda hacerles algún tipo de daño. Si aún es un niño pequeño, la mejor elección es llevarlos en un coche y permitirles que disfruten el panorama.
  • Si sales a algún lugar con un chico un poco mayor, puedes mostrarle un punto de encuentro en el que se verán si en algún momento se separan.

sad at the street fair

Las medidas de prevención que debes tomar:

  • Aunque tus hijos sepan el número de tu teléfono, haz que siempre lo tengan escrito, sea en un brazalete, un sticker o un tatuaje temporal que le permita comunicarse contigo a cualquier persona que lo encuentre. Otra opción es escribirlo en el interior de sus zapatos o en la marquilla de sus camisas.
  • Si te diriges a un lugar abierto con mucha gente, es posible vestir a tus hijos con colores fáciles de detectar en una multitud. Los colores brillantes o los distintivos también alejan a los depredadores infantiles porque son mucho más notorios.
  • Ten siempre fotos actualizadas de tus hijos en el teléfono móvil. Esto ayudará mucho en caso de una pérdida. Si tienes que pedir ayuda y referencias, será mucho más fácil hacerlo con una imagen clara.
  • Ten un kit de identificación. ¿Te parece exagerado? No lo es cuando un hijo se pierde. Procura tener siempre al alcance una tarjeta o agenda en la que tengas escrita su altura, su peso e incluso sus huellas digitales. Es mucho mejor prevenir.
  • Adquiere un brazalete de identificación: Ahora es bastante común ver que se usan pulseras en las que se ponen tus datos de contacto y aspectos clave como las alergias que sufre o los medicamentos que toma. Los tatuajes adheribles también pueden ser bastante funcionales y divertidos para tus hijos.
7065109233_7a4800913d_z

¿Qué hago si mi hijo se pierde?

  • Antes de la etapa del desespero, procura revisar a tu alrededor en zonas cercanas, posiblemente no haya ido muy lejos. Piensa en las cosas que hubiesen podido capturar su atención, eso te dará una idea del lugar en el que podrías empezar a buscarlo.
  • Si no consigues nada con el consejo anterior, busca ayuda tan pronto como sea posible, sea con un agente de policía o un empleado del lugar en donde se encuentran que conozca a la perfección el lugar.
  • Pide la asesoría de la policía si tu hijo no aparece después de 5 o 10 minutos, ya que cuanto más pronto se actúe, más fácil será encontrar el camino que haya podido seguir.