El viaje de Said: un corto de educación intercultural

09 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la educadora social Natalia Cobos Serrano
El viaje de Said es un cortometraje de animación que brinda la oportunidad de trabajar con niños y adolescentes temas de actualidad y valores tan importantes como el respeto hacia otras culturas.

El viaje de Said, un corto desgarrador con un protagonista cuya historia nos llegará al alma. A través de lo onírico y lo simbólico, el corto toca temas actuales de una realidad más cercana a nosotros de lo que realmente podamos pensar.

Recibió el Premio Goya 2007 al mejor cortometraje de animación. La historia del corto nos traslada a Marruecos, a la vida de Said, un niño marroquí que vive con su madre en una casa a orillas de la playa. No se llega a determinar el paradero del padre de protagonista, aunque, gracias a un recuerdo del niño, descubrimos que abandonó su hogar para conseguir una vida mejor para su familia.

El corto narra un sueño del niño Said en el que, por equivocación, viaja al país de las oportunidades, que, en este caso, se trata de España, pero llega, por error, a lo que parece ser una feria. En ella, en vez de encontrarse el país de las maravillas que parecía esperar, se encuentra con un escenario más bien desagradable, hasta el punto de parecer una pesadilla. Una verdadera feria de los horrores.

¿Cómo trabajar El viaje de Said con niños y adolescentes?

Aunque el trasfondo del cortometraje manifieste un carácter más adulto, más adecuado para chicos de más de doce años; es importante que se incluyan contenidos de índole intercultural en la educación de niños y niñas a una temprana edad, y se utilicen recursos como El viaje de Said.

No solo por los beneficios personales que supone, como las posibles competencias culturales que los chicos puedan desarrollar, sino, especialmente, por todos los aspectos positivos que aporta a nivel social.

Protagonista del cortometraje El viaje de Said.
© Jazzy Producciones S.L, Tembleque Producciones

El viaje de Said ofrece la oportunidad de tratar temas tan fundamentales como el interés hacia otras culturas y hacia lo diferente, e, incluso, la riqueza personal y social que nos garantiza la interacción y convivencia con otras culturas.

Además, el cortometraje brinda la oportunidad de trabajar tanto con los adolescentes como con los niños una serie de valores como el respeto, la empatía, la responsabilidad social y la solidaridad, a través de diferentes actividades como:

  • Debates. Tras la visualización del corto, los chicos y las chicas pueden realizar una puesta en común sobre las diferentes impresiones que han tenido acerca de El viaje de Said o sobre conceptos tales como la discriminación para extrapolarlo a la realidad actual.
  • Role-playing. Realizar simulaciones en las que los adolescentes y los niños tengan que recrear diferentes situaciones en las que tengan que ponerse en la piel de personas pertenecientes a un grupo cultural diferente al propio.
  • Reflexiones a partir de preguntas. Fomentar el sentido crítico y la reflexión interna a partir de una serie de preguntas como: “¿Crees que el corto simboliza la realidad?”. “¿Cómo describirías al personaje principal?”. “¿Qué mensajes transmite el corto?”, Y, finalmente, “¿cuáles son los valores que enseña?”.
  • Brainstorming. Es decir, realizar una lluvia de ideas sobre qué acciones o actitudes se podrían llevar a cabo como, por ejemplo, frente a los estereotipos, prejuicios y discriminaciones que se producen hacia otros grupos culturales.

    Said sentado en un banco.
    © Jazzy Producciones S.L, Tembleque Producciones

La importancia de educar en la interculturalidad

Nuestras sociedades son cada vez más diversas y plurales, culturalmente hablando, por lo tanto, también lo son nuestras aulas. Y, en definitiva, se requiere que la educación se adapte a la actual realidad multicultural. Para ello, los docentes deben saber responder a las distintas necesidades de cada uno de sus alumnos.

De esta manera, la educación intercultural juega un papel fundamental en nuestras aulas, ya que, gracias a ella, podemos construir una sociedad más justa e igualitaria en la que la discriminación no tenga lugar.

Gracias a cortometrajes de animación como El viaje de Said, que nos trasladan a realidades culturales diferentes y nos ayudan a ponernos en el lugar del otro y, en definitiva, poder entender su situación, podemos tratar temas tan presentes y próximos a nosotros en las aulas con el objetivo de educar a un alumnado respetuoso con lo diferente, que sea capaz de enriquecerse del intercambio intercultural.