El retraso madurativo en los bebés

Este artículo fue redactado y avalado por Irene Nora Melamed
10 julio, 2019
Es esencial no perder la calma cuando observamos en nuestros hijos algunas cuestiones madurativas que nos preocupan. No siempre las pautas del desarrollo se cumplen en el mismo momento, por lo que una buena consulta de orientación constituye un primer paso de importancia.

El retraso madurativo en los bebés es fuente de ansiedad y preocupación. Es esencial sobreponerse a la dificultad para facilitar una adecuada estimulación de ser necesario.

El retraso madurativo en los bebés: sueños que se truncan

A menudo las parejas experimentan dudas a lo largo del embarazo y construyen una imagen en ocasiones idealizada de sus bebés por nacer. Cualquier circunstancia que salga de los modelos habituales nos genera desazón y, en ocasiones, frustración.

Conocer de antemano algunas cuestiones relacionadas con las pautas madurativas nos puede brindar certezas, pero es de importancia no ceñirse exactamente a ellas y conocer las diferentes variantes.El retraso madurativo en los bebés.

Respetar los tiempos del desarrollo madurativo en los bebés

Respetar los tiempos personales del desarrollo evita estigmatizar a un bebé al ofrecerle una mirada negativa y de preocupación. Lo anterior no significa desentenderse ya que, en general, son los padres o familiares quienes detectan o identifican un problema potencial.

La consulta precoz

La consulta precoz con el profesional de la salud, ya sea pediatra o médico de familia, permite identificar precozmente todo tipo de dificultad y actuar en consecuencia.

El Profesor Robert Haggerty, de los EE.UU, en la ocasión de una visita a una actividad científica en Buenos Aires, Argentina, mencionó que las intervenciones tempranas son mejores; si bien, nunca es demasiado tarde.

Los primeros logros

El sostén cefálico, la sonrisa social y la mirada atenta a los diferentes objetos son algunos de los primeros logros que, a modo de hitos, nos permiten confiar que todo está bien.

Cuando los indicadores anteriormente referidos no están presentes, lejos de significar que estemos en presencia de una alteración de la ‘normalidad’, nos conducen a manifestar estas dudas en la consulta en salud.El retraso madurativo en los bebés.

Definir la normalidad

Definir la ‘normalidad’ no es tarea simple y, por ende, es de buena práctica abandonar, al menos en lo que respecta al retraso madurativo en bebés y niños, este concepto. Así pues, respetar los tiempos del desarrollo nos permitirá ser más flexibles con nuestros hijos y con el resto de la humanidad. La Guía Práctica para Padres, de la Asociación Española de Pediatría, AEP, constituye un recurso muy útil para acompañar la crianza.

En resumen

  • Conocer aspectos inherentes al desarrollo de los bebés puede ser un factor positivo que alerte sobre algunos indicios precoces del retraso madurativo.
  • Respetar los tiempos personales reduce la ansiedad, brinda al bebé y al niño confianza y mejora la calidad de vida familiar.
  • La consulta en salud, de ser posible con el mismo profesional, permite hacer un seguimiento longitudinal con los beneficios que esto implica.