6 ejercicios para trabajar el ritmo y la entonación con los niños

La música ofrece grandes beneficios para el desarrollo de los niños y ligada a esta, está el ritmo y la entonación. Te proponemos unos ejercicios para que los pongas en práctica con tus niños. ¡A divertirse!
6 ejercicios para trabajar el ritmo y la entonación con los niños
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 08 octubre, 2022

La música es un excelente estímulo para todas las personas, pero en la infancia, tiene un impacto especial sobre el desarrollo cerebral. Por eso, aquí te proponemos algunos ejercicios para trabajar el ritmo y entonación con los niños desde pequeños. Además, serán la excusa perfecta para pasar juntos un rato muy divertido.

La música está relacionada directamente con la adquisición del ritmo y esto contribuye de manera positiva al desarrollo emocional y cognitivo.

Para llevarlos a cabo puedes utilizar música infantil, canciones que les gusten a tus hijos o algunas tradicionales. Eso queda a tu criterio. Luego de este paso, solo queda disfrutar. ¿Qué esperas para sacarle provecho a este arte tan hermoso?

Beneficios de trabajar el ritmo y la entonación con los niños

Como dijo la emblemática María Montessori, la música tiene un papel fundamental en el crecimiento y en el desarrollo de los niños. Y no solamente a nivel intelectual, sino también sensorial, afectivo y emocional.

En el artículo La educación musical en la escuela y el espacio Europeo de educación superior, escrito por Maravillas Díaz Gómez, se señala que la música es un recurso indispensable para lograr un desarrollo integral y completo en los niños.

A continuación, vamos a compartirte algunos de los beneficios que ofrece trabajar el ritmo y la entonación con los niños desde etapas tempranas:

  • Ayuda al desarrollo del lenguaje.
  • Refuerza la capacidad psicomotriz.
  • Desarrolla la memoria auditiva y visual.
  • Mejora el conocimiento del esquema corporal.
  • Despeja la mente y contribuye a la adquisición de nuevos aprendizajes.
  • Ayuda a los niños a relacionarse con su grupo de iguales.
  • Aporta relajación y calma.
  • Contribuye a la gestión emocional.
  • Mejora la capacidad cognitiva.
Cómo trabajar la entonación de las palabras.
La música es un vehículo para múltiples aprendizajes, los cuales exceden el aspecto intelectual. Y lo mejor de todo es que puedes utilizarlo en cualquier momento, ocasión y lugar. ¡Inténtalo!

Ejercicios para trabajar el ritmo y la entonación

Estos ejercicios que te proponemos a continuación son muy enriquecedores y divertidos. Puedes adaptarlos según la edad de los niños, sus conocimientos y sus habilidades. ¿Comenzamos?

1. Simón dice

¿Quién no ha jugado alguna vez al “Simón dice”? Puedes aprovecharlo para estimular el desarrollo de palabras, gestos, el aprendizaje de conceptos diversos (como los colores) y también, para trabajar el ritmo y la entonación con los niños. ¿Cómo? Pues con un piano, otro instrumento que tengamos a la mano o incluso, la propia voz.

Cuando tocas o entonas una nota, tus niños tienen que repetirla. Después, tienes que probar con otra nota y pedirles que recuerden y reproduzcan la secuencia. Puedes sumar sonidos según la dificultad que puedas manejar y utilizar distintas duraciones de los mismos.

2. Camina con ritmo

Esta actividad consiste en seguir el ritmo de una canción con los pasos. Los niños aprenden por imitación de todo aquello que sus padres hacen, por lo que repetir lo que tú haces no será un problema para ellos.

¿A qué es sencillo? Seguro que os divertís mucho, cambiando los ritmos.

3. Don caracol y la clave de sol

Este ejercicio es también muy simple, pues solo hay que cantar una melodía con un ritmo y entonación y luego, pedirle a los niños que la repitan de la misma manera. Puedes usar distintas coreografías para hacerla todavía más divertida.

La canción de “Don caracol y la clave de sol puede ayudarte a trabajar el ritmo y la entonación con los niños pequeños. Esta actividad entretenida les permitirá mejorar su coordinación, a través del canto, del baile y del juego. ¡Les va a encantar!

4. Sonidos con la boca

Aquí harás diferentes ritmos con los sonidos de la propia boca, jugarás con el largo de las letras y con la rapidez en la repetición de las distintas sílabas. Aunque es un ejercicio muy sencillo, va a resultarle muy divertido a los niños.

5. La escalera que sube y baja

Para jugar a este juego nada más tienes que dibujar una escalera en un folio y subir y bajar algún muñeco o los propios dedos al ritmo de una canción. Cuando suban, la entonación debe ir desde las notas más graves hasta las más agudas y cuando bajen, al revés.

¿Cómo se trabaja el ritmo en esta actividad? Pues con los cambios en la velocidad de las subidas y las bajadas de las escaleras.

6. Cosas con ritmo

Con este ejercicio solo tienes que dejar objetos al alcance de los niños, para que los toquen y los manipulen libremente para que produzcan un sonido. Puedes comenzar tú para enseñarle el ritmo y que ellos te imiten luego.

Bebés jugando con objetos musicales.
Ejercita el ritmo y la entonación con tus hijos desde pequeños, adaptándote a sus posibilidades y habilidades. ¡Verás cuánto se divierten!

Sobre la importancia de trabajar el ritmo y la entonación con los niños

Estos ejercicios que te hemos propuesto en este artículo para trabajar el ritmo y entonación, además de haceros pasar ratos muy divertidos, les ofrecerán enormes beneficios a tus pequeños. Así que, ¿qué esperas para ponerte a practicarlo hoy mismo? Seguro que pasarán un rato muy productivo y divertido.

“La música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón”.

-Magdalena Martínez, flautista española-