El ejercicio físico en la infancia

Indira Ramírez · 29 mayo, 2016

En la infancia el ejercicio físico está directamente relacionado con el juego y la diversión. Así que a medida que dejemos a nuestros hijos alejarse de la televisión, los juegos de vídeo y las computadoras para salir al aire libre a correr, andar en bicicleta o interactuar con sus amigos estamos contribuyendo a su bienestar.

El ejercicio y la actividad física son gratis, requieren de poco despliegue protocolario y se pueden realizar en cualquier lugar. Inculcar en nuestros hijos la importancia del ejercicio o la actividad física y la buena alimentación permitirá en su adultez ser personas saludables con poca o nula inclinación al vicio, la obesidad y poco riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, lesiones musculares u óseas.

Actualmente en el mundo la inactividad física reporta anualmente 19 millones de muerte y está vinculada directamente con la aparición en 20% de enfermedades como las cardiopatías, el cáncer y la diabetes. La ausencia de ejercicio o actividad física también contribuye al ocio y por tanto, al vicio y la delincuencia.

El ejercicio físico brinda a todas las personas, y sobre todo a los niños, un sinfín de beneficios. Los mitos relacionados con la actividad física en la infancia hay que cortarlos. Todos los niños pueden realizar ejercicios físicos de acuerdo a su edad y condición. Hay que adaptar el juego a ellos.

Privar a nuestros hijos del ejercicio físico y de un vigoroso estado físico es negarles salud y felicidad.

ice-skating-235547_640

El ejercicio físico en la infancia

De 5 a 17 años: La Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF recomienda que los niños y jóvenes, de 5 a 17 años, realicen actividades físicas consistentes en juegos, desplazamientos, actividades recreativas, educación física o ejercicios programados. Se invita a participar activamente a la familia, la escuela y la comunidad en estas actividades.

De 3 a 5 años: A partir de los tres años hasta los 5 años el niño puede participar en actividades escolares y juegos de moderado a leves. El juego socializador, creativo, reglado y espontáneo –indica UNICEF- permite al niño moverse al tiempo que se relaciona.

De 0 a 3 años: Desde los primeros meses el niño o niña deben ser estimulados. La llamada estimulación temprana en los primeros dos años de vida son actividades de desarrollo cardiovascular, muscular y sentido espacio-temporal del niño. Además de actividades que también estimulan el lenguaje y las emociones.

¿Cuánto tiempo se debe dedicar al ejercicio físico o actividad física?

Como mínimo los niños deben dedicar 60 minutos diarios a actividades físicas moderadas a vigorosas. Si el niño se ejercita más de 60 minutos reportará mayores beneficios asociados al ejercicio.

Sin embargo, debemos evitar como padres la presión precoz ante el ejercicio. El niño no debe sentir que se trata de una obligación, un deber u otra tarea más a cumplir. El ejercicio en esta edad debe ser equiparado con el juego.

¿Qué tipos de ejercicios son recomendables para la infancia?

Las actividades aeróbicas ya que el cuerpo del niño aún está en desarrollo. Estas deben ocupar la mayor parte del tiempo e ir de menor a mayor intensidad. Los huesos, los músculos y el sistema cardiovascular deben ser las partes a ejercitar del cuerpo de manera prioritaria.

push-ups-888024_640

Ejercicios físicos recomendados en la infancia

  • Natación
  • Carrera / Trote
  • Remo
  • Bicicleta
  • Ejercicios de estiramiento y flexibilidad: Yoga, aerobics, pilates, gimnasia rítmica, ballet.
  • Ejercicios de coordinación: baile, juegos de pelota, tenis, fútbol, básquetbol, béisbol.
  • Patinaje
  • Karate
  • Jugar a los bolos

¿Qué beneficios aporta el ejercicio físico en la infancia?

  • A nivel físico obtendrá mayor resistencia cardiorrespiratoria, resistencia muscular y ósea, coordinación y flexibilidad. Será menos proclive al sedentarismo y tendrá un menor riesgo de obesidad. Tendrá in patrón de vida activa y sana.
  • El ejercicio incrementará su autoestima y fortaleza física y psíquica. Tendrá un mayor desarrollo del pensamiento abstracto y de la relación velocidad, distancia, fuerza y profundidad. Ganará en equilibrio corporal y tendrá menos caídas.
  • Si el niño hace del ejercicio un estilo de vida será posible que mantenga ese ritmo de bienestar a lo largo de su vida. Mayor desarrollo de las habilidades motoras y cognitivas, mayor rendimiento académico.
  • Reducción del estrés y la depresión. Obtendrá más conciencia de la relación cuerpo-mente.
  • Mayor motivación al logro. El niño desarrolla estructuras clara para el logro de objetivos.
  • Mayores habilidades sociales y mejor relación con el entorno.
  • Previene el consumo de alcohol y drogas y en general aleja al niño de las adicciones y malas influencias. Reduce la delincuencia.
  • Además el ejercicio y el juego inculcan al niño valores sociales como el trabajo en equipo, la comunicación, el sentido de justicia, la interdependencia, la paz y el desarrollo. El ejercicio es un estímulo innegable en su desarrollo, equilibrio y autorrealización.