El egoísmo en los niños

Marisol 31 octubre, 2015

Muchos niños se convierten en los príncipes y princesas de sus hogares, pero todo se complica cuando empieza a costarles compartir con sus hermanos y si no los tienen, con otros niños en la escuela o en el parque.

Los niños egoístas piensan que sus necesidades y deseos son más importantes que los de otras personas y en etapas posteriores suelen tener problemas de socialización porque no saben relacionarse de una forma considerada con las otras personas.

Con los siguientes seis pasos, podrás ayudar a que los niños egoístas superen poco a poco esta condición y que la lleven a un nivel saludable y manejable.

¿Cuáles son los tipos de egoísmo?

No solo en los chicos, los tipos de egoísmo que veremos a continuación, aplican para personas adultas. Reconoce las características que enmarcan cada tipo de egoísmo.

  • Tipo 1: Son personas que se caracterizan por su agresividad, capacidad de manipulación, el deseo de tomar el control y el hecho de darse más importancia y pasar por encima de los otros. Las personas con este tipo de egoísmo, no se sienten culpables por sus malas acciones y tienden a culpar a los demás por lo que hacen.
  • Tipo 2: Se caracteriza por la actitud defensiva de la persona, presentando ansiedad y una gran exageración de los sentimientos negativos, hasta llegar al punto de victimizarse. Son personas a las que les cuesta manejar sus afectos.
  • Tipo 3: Contrario al tipo anterior, en esta clase de egoísmo se exageran las fortalezas y se omiten las debilidades. Son personas muy sociables pero que llegan al éxito a costa de su egoísmo.
  • Tipo 4: Es el más común entre los niños y comprende una necesidad muy alta por controlar a los demás. Se presenta en cualquier edad, pero si se deja avanzar hasta la adolescencia, puede convertirse en alguna de las variaciones que ya hemos mencionado.

scream and shout

5 Pasos para “curar” el egoísmo.

  • Lo primero que debes hacer, es censurar los comportamientos egoístas, no ceder ante ellos ni excusarlos de ninguna forma. No es una tarea fácil, especialmente si se trata de un niño que siempre ha tenido lo que quiere, pero hay que hacerlo si quieres ver un cambio. Diles cuáles son las actitudes no permitidas y cuáles son las que se esperan de su parte, siempre recalca las reglas.
  • Estimula el desarrollo de la empatía. Con esa virtud serán capaces de ponerse en los zapatos del otro y compartir de alguna forma sus sentimientos. Haz que se sienta motivado por ayudar a los otros y entender las emociones y reacciones de las personas en determinadas situaciones. Pregúntale cómo se sentiría si… y ponlo en casos reales.
  • Una razón por la que los chicos se vuelven egoístas, es porque están acostumbrados a recibir lo que quieren y a actuar sin consecuencias. Establece límites muy claros y haz que sean válidos con todas las personas que están a su cuidado en la familia y la escuela, no solamente contigo, así verá que debe obedecer a una autoridad unificada y clara.
  • Estimúlalos cuando realizan una acción de “no egoísmo”. Cuando sea considerado con sus hermanos, sus padres o compañeros, resalta el comportamiento positivo para que tenga un impacto en su hacer. Si lo haces, seguramente este tipo de acciones se volverán mucho más frecuentes y las hará con espontaneidad.
  • Refuerza las actitudes positivas para que poco a poco se convierta en una persona desinteresada y considerada con los demás. Ayuda tus hijos a ver todas las consecuencias positivas que se pueden derivar de una buena acción, ya sea en sí mismo o en la persona que la recibe.

grouch

Guía de acciones rápidas para evitar el egoísmo:

  • Ser modelo de generosidad y desinterés.
  • Corregir los comportamientos egoístas.
  • Delegar tareas de forma proporcional.
  • Mostrar el daño que puede causar el egoísmo en las relaciones
  • Motivar a los chicos a tratar con respeto a los demás.
  • Motivar el desarrollo de las virtudes.
  • Involucrar a los chicos en proyectos sociales que ayuden a los demás
  • Manifestar abiertamente sentimientos de gratitud hacia las personas.
  • Generar espacios en los que los chicos compartan y cooperen con otras personas.
  • Participar en un deporte en el que se incentive el trabajo en equipo
  • Agradecer y valorar las acciones cotidianas que se realizan como familia.
Te puede gustar