5 efectos del estrés en el embarazo

El estrés que padece la embarazada afecta a su salud e impacta negativamente en el desarrollo de su bebé. Entérate todo al respecto.
5 efectos del estrés en el embarazo
Maria Fátima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fátima Seppi Vinuales.

Última actualización: 27 febrero, 2022

Muchas veces se habla del embarazo como una etapa idílica, donde la mujer fluye relajadamente en las nueve lunas. Sin embargo, esa imagen resulta muy lejana para algunas personas, quienes viven esta etapa con gran ansiedad y preocupación.

Además de la falta de disfrute de un momento clave de la vida, el problema radica en los efectos negativos que el estrés provoca sobre la salud del binomio. Pues, no solo es un factor responsable del bajo estado de ánimo de la gestante, sino que también puede afectar el desarrollo del feto e incluso, desencadenar un nacimiento prematuro.

Veamos un poco más de qué se trata el estrés gestacional y cómo minimizar sus daños en esta etapa.

El estrés y el embarazo

El estrés es una respuesta instintiva y adaptativa ante una situación nueva que se percibe como amenazante. Esta implica cambios repentinos y momentáneos, para que el organismo amenazado pueda huir o luchar.

Cuando esta respuesta se sostiene en el tiempo acaba por afectar a la salud del individuo. Y como en el embarazo la madre y el bebé están conectados a través de la placenta, el estrés de uno repercute inevitablemente sobre el otro.

Ante la cronicidad de esta situación, el cuerpo de la mamá comienza a liberar cortisol (que es la hormona del estrés) de forma permanente. Esto no solo afecta al estado de ánimo de la madre, sino también al desarrollo de su bebé.

A continuación, te contaremos 5 consecuencias negativas que el estrés del embarazo provoca sobre la salud materno fetal.

mujer se agarra la cara desesperacion campo
A veces, el estrés no se puede evitar. Pero es importante trabajar al respecto, para evitar que se convierta en una afección crónica y peligrosa.

1. Nacimiento prematuro

Algunos estudios confirman que el estrés puede aumentar el riesgo de que el embarazo no llegue al término, sino que finalice prematuramente (antes de cumplirse las 37 semanas). Por supuesto que el estrés no es el único factor de riesgo para esta condición, pero es uno muy importante y, sobre todo, prevenible.

2. Bajo peso al nacer

Por otro lado, Arranz Betegón y colaboradores describieron que el bajo peso del bebé al nacer es otra de las grandes consecuencias del estrés gestacional. Sin embargo, cuando se analiza este desenlace también se tienen en cuenta otros factores psicológicos y emocionales de las gestantes, que pueden potenciar el estrés materno.

3. Infecciones gestacionales

La liberación sostenida de cortisol provoca un debilitamiento del sistema inmunitario. Si tenemos en cuenta que durante el embarazo las defensas de la mujer están más bajas de lo habitual, el estrés crónico agrava esta situación.

Aunque algunas infecciones resultan banales para la mayoría de los adultos, cuando ocurren en una mujer encinta pueden tener consecuencias graves. Tanto para la mujer como para el feto.

4. Problemas en el desarrollo cerebral del bebé

Pinto Dussan y colaboradores han reportado que los efectos del estrés materno durante el embarazo pueden afectar algunas funciones cognitivas de los niños. De hecho, se ha descrito un mayor número de casos de infantes con déficits de atención e hiperactividad (TDAH), trastornos en las funciones ejecutivas y déficits en la velocidad de procesamiento cerebral en las madres que padecieron estrés durante el embarazo con respecto a las que no.

Así mismo, se han propuesto otras consecuencias negativas del estrés materno sobre el cerebro en desarrollo del feto. Por ejemplo, alteraciones neuroendocrinas, retrasos en el neurodesarrollo motor y sensorial o trastornos psiquiátricos y de la conducta.

5. Estrés fetal

Aguirre y colaboradores postularon los efectos negativos del estrés materno en el embarazo sobre la “programación fetal”. Esto hace referencia al desarrollo selectivo de ciertas áreas del cerebro de bebé, como respuesta al aumento del cortisol en la sangre materna.

Por un lado, se ha demostrado mayor densidad de conexiones neuronales en aquellas regiones del cerebro vinculadas a las respuestas impulsivas ante el miedo y la ansiedad. En contraparte, aquellas áreas abocadas al razonamiento, a la planificación y al control de la conducta mostraron una menor cantidad de conexiones.

En consecuencia, el feto puede desarrollar una predisposición innata a responder negativamente ante el estrés o a no poder regularse adecuadamente ante los estímulos adversos.



Qué hacer para reducir los efectos del estrés durante el embarazo

El embarazo no es ajeno a las situaciones estresantes, ya que se ponen en juego numerosos aspectos vitales.

Por un lado, la responsabilidad de saberse en función de otra persona. Es decir, tener estar bien para que el bebé también lo esté. Y por el otro, la presión que ejercen las propias expectativas sobre ese hijo o hija por nacer.

Tal como te hemos mostrado, el estrés es mucho más que la causa del agobio materno y es conveniente intentar controlarlo para que no derive en un problema mayor. A continuación, te compartimos algunas medidas para contrarrestarlo:

  • Busca información. Una de las mejores formas de calmar la ansiedad y la incertidumbre es buscar, leer y preguntar sobre aquello que no sepas. El conocimiento es una buena estrategia para anticiparse a lo que vendrá. Pero, ¡ten cuidado en dónde buscas! Internet brinda información de todo tipo y siempre es conveniente que la cotejes con tu médico de cabecera o matrona.
  • Practica ejercicios de meditación y de relajación. Además de permitirte pasar un momento placentero, esto te ayudará a dormir mejor y a preparar cuerpo, mente y alma para la nueva etapa.
  • Pide ayuda. Acepta que no puedes con todo y anímate a romper con esa imagen tan dañina y errada de la “super mamá”. Especialmente, si ya tienes hijos.
  • Busca momentos de esparcimiento personal. Hazte un momento para conectar contigo misma y liberarte de las preocupaciones, al menos por un rato.
ejercicios pileta embarazada flotador flotacion abdominal
El esparcimiento personal es muy importante para contrarrestar los efectos nocivos del estrés. El deporte es una buena estrategia para lograrlo.



El estrés: un fenómeno multidimensional

Cuando pensamos en el estrés y en las consecuencias que acarrea sobre la salud física y mental de las personas, es necesario “desmenuzar” el tema para poder analizar cada una de sus aristas.

El estrés está relacionado con múltiples variables, como los rasgos de la personalidad, el temperamento o la vulnerabilidad psicológica de la persona. Pero también, influyen el contexto familiar, el imaginario social, la cultura, las condiciones de vida y la situación laboral y económica.

Es decir, el estrés es una condición bastante compleja que requiere de un abordaje desde distintas miradas. Si no lo concebimos de esta forma, corremos el riesgo de culpabilizar a la madre por sentirlo, cuando en realidad no tiene el control absoluto de su situación.

Sabemos que son múltiples las presiones y las preocupaciones que surgen en torno a la maternidad y por eso, queremos ayudar a visibilizar este problema que afecta a muchas embarazadas.

Finalmente, es nuestro deseo que toda esta información con aval científico sirva para la implementación de políticas públicas de prevención y de acompañamiento del embarazo. Pues más allá del esfuerzo individual por “bajar las revoluciones”, es necesario que como sociedad nos planteemos apoyar a las futuras madres desde otro lugar.

Te podría interesar...
5 preocupaciones frecuentes de las embarazadas durante el primer trimestre
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
5 preocupaciones frecuentes de las embarazadas durante el primer trimestre

¿Sabes cuáles son las preocupaciones frecuentes de las embarazadas? Aquí hemos preparado un recopilatorio con las que más se repiten.



  • Arranz Betegón Á, García Moliner M, Montenegro Nadal G, Camacho Sáez A, Parés Tercero S, Goberna Tricas J, et al. La influencia del estrés o ansiedad de la gestante en el peso fetal o neonatal: revisión bibliográfica. Matronas Prof. 2017; 18(2): 69-77.
  • Aguirre, E., Abufhele, M., & Aguirre, R. (2016). Estrés prenatal y sus efectos. Fundamentos para la intervención temprana en neuroprotección infantil. Estudios públicos, (144)
  • Caparros-González RA, García-García I,Mariñas-Lirola JC, Peralta-Ramírez MI. Protocolo del estudio de cohortes GESTASTRESS sobre los efectos del estrés durante el embarazo mediante la medida de cortisol en el cabello de la mujer y del recién nacido. Rev Esp Salud Pública.2018;92:16 de abril e201804027.
  • Roberth Alirio Ortiz Martínez, Alejandro Castillo, Relación entre estrés durante el embarazo y nacimiento pretérmino espontáneo, Revista Colombiana de Psiquiatría, Volume 45, Issue 2, 2016, Pages 75-83, ISSN 0034-7450, https://doi.org/10.1016/j.rcp.2015.07.006.
  • Pinto Dussán, M.C., Aguilar Mejía, O.M. & Gómez Rojas, J.D. (2010). Estrés psicológico materno como posible factor de riesgo prenatal para el desarrollo de dificultades cognoscitivas: caracterización neuropsicológica de una muestra colombiana. Universitas Psychologica, 9 (3), 749-759.