¿Son efectivos los espermicidas?

Amanda 18 junio, 2017

Los espermicidas son productos químicos que se usan como anticonceptivos. Sirven de barrera para evitar el paso de los espermatozoides hacia el útero. Vienen en distintas presentaciones, como gel, espuma u óvulos. Aunque su función es formar una barrera, se conoce que quizá pueden matar a los espermatozoides.

Este método no es precisamente el más difundido por diversas razones. Si observamos desde el punto de vista de su practicidad, debería ser el anticonceptivo ideal. ¿Por qué deberíamos usar hormonas de manera permanente por cinco años, si es más fácil aplicar un espermicida? No obstante, aún no se gana la confianza de la mayoría.

Como es de suponerse, los espermicidas son productos químicos bastante tóxicos. Por lo tanto, que si son o no efectivos, a veces no es el único problema. Muchas personas dudan de su uso porque sienten temor de enfrentarse a riesgos poco conocidos. A continuación te contamos cuáles son las ventajas y desventajas del uso de este método.

¿Cómo funcionan los espermicidas?

Un espermicida puede venir en distintas presentaciones, los hay en forma de jalea, óvulos, espuma o gel. Este producto se coloca dentro de la vagina antes de tener relaciones sexuales. Estos actúan impidiendo la movilización de los espermatozoides o matándolos definitivamente.

En el caso de usarlos en forma de comprimidos u óvulos, es necesario colocarlos por lo menos 10 minutos antes del acto sexual. Por su parte, aquellos que se encuentran en otras presentaciones, no requieren tiempo de espera.

La duración de su efecto anticonceptivo es de aproximadamente una hora. Para cada relación sexual se debe usar una dosis nueva. Es decir, tienen un tiempo de acción muy limitado. Su función es similar a la del condón femenino y masculino, o el diafragma. No obstante, no se considera tan confiable como los mencionados.

¿Qué tan efectivos son los espermicidas?

La eficacia de este producto está en entredicho. Son considerados los anticonceptivos menos seguros. Por sí solos no son recomendados como método efectivo de contracepción. Su frecuencia de fracaso es del 28%, tal como es usado por la mayoría de las personas.

Para garantizar su efectividad debe ser combinado con el diafragma o el condón. No obstante, se tiene entendido que la composición de estos productos, en ocasiones debilita el látex. Es decir, si lo usamos es preciso estar atentos ante cualquier síntoma de embarazo.

Incluso el uso correcto de un espermicida puede llevar a un embarazo en un estimado de 18 de cada 100 casos. Cuando se usa habitualmente como método anticonceptivo, la incidencia de embarazos es de 29 de cada 100 mujeres. En otras palabras, solo se considera efectivo cuando se combina con el diafragma.

Ventajas y desventajas del uso de espermicidas

Ventajas

  • No tienen efectos negativos sobre la fertilidad o el ciclo reproductivo de la mujer. Puedes quedar embarazada apenas dejes de usarlo
  • Pueden ser adquiridos sin receta en cualquier farmacia, e incluso en tiendas
  • Es económico, se estima el valor de 25 ¢ por uso, puesto que un tubo puede costar entre 7 € y 18 €
  • Son fáciles de usar y llevar en el bolso

    Desventajas

  • Los especialistas consideran que su criterio de elegibilidad es de categoría 4. Es decir, constituyen un riesgo inaceptable con respecto al control de VIH. Además, tampoco es seguro para portadores de VIH/SIDA
  • No es recomendable en mujeres que sufren enfermedades a las cuales les perjudicaría exponerse a un embarazo
  • Algunas personas pueden experimentar reacciones alérgicas o son sensibles al producto. En algunos casos puede provocar enrojecimiento, inflamación o picor. También puede provocar candidiasis e irritación vaginal o cervical. Este tipo de abrasiones pueden generar propensión al contagio de enfermedades de transmisión sexual
  • Es preciso esperar hasta 20 minutos para que hagan efecto, por lo cual podemos fallar en su aplicación. Además su corto tiempo de acción conlleva a errores de cálculo
  • Debe usarse junto a otro método para que sea efectivo.

 

 

 

Te puede gustar