Dolor de oídos en la piscina

Corina González 10 septiembre, 2018
Las piscinas son un instrumento indiscutible de diversión. Sin embargo, lamentablemente, también albergan un cúmulo de riesgos para nuestro cuerpo, que pueden ir desde un dolor de oídos hasta hongos en la piel.

El dolor de oídos en la piscina es una de las dolencias más comunes luego de un día de diversión acuática. El agua ingresa de forma violenta en nuestros oídos y, al no ser expulsada, promueve esta y otras molestias.

Para captar las ondas sonoras, el oído humano posee varias estructuras, constituidas a su vez por gran diversidad de tejidos. Asimismo, este también posee espacios llenos de aire, cuya finalidad es facilitar el viaje del sonido en el interior del oído.

Por otra parte, internamente y en lo profundo del oído existen estructuras que permiten informar al cerebro sobre los movimientos de la cabeza. De este modo, nos ayudan a mantener el equilibrio del cuerpo.

Claramente, el oído cumple funciones primordiales en nuestro cuerpo, por lo que es fundamental tomar previsiones a la hora de sumergirse dentro del agua. En este momento, puede surgir el típico dolor de oídos en la piscina.

Este malestar puede manifestarse mediante una infección del canal auditivo, gracias al ingreso de agua y la persistencia de humedad en su interior. Se trata de un medio propicio para albergar varios tipos de hongos y bacterias.

Por lo general, este tipo de dolencia afecta mayoritariamente a los niños. Se debe a que los pequeños suelen permanecer mucho más tiempo dentro del agua.

Síntomas comunes de las infecciones u hongos en los oídos

Dolor frecuente en los oídos

Se puede presentar incluso en un solo oído. Con frecuencia es poco grave, pero si no se trata a tiempo puede agudizarse con el pasar de los días.

También esta molestia puede presentarse y desaparecer; no obstante, esto no quiere decir que la raíz del problema haya desaparecido. Hay que consultar con un especialista y atender la causa a la brevedad para evitar que pase a mayores.

El dolor de oídos en la piscina puede empañar muchos momentos de diversión.

Inflamación del canal auditivo

Una de las maneras de saber si se presenta esta inflamación es examinar si se tiene el oído tapado constantemente. Con frecuencia, se piensa que el motivo es que quedó agua en su interior, pero no siempre es así.

Inflamación de los ganglios

Alrededor de los oídos se encuentran ganglios. Estos suelen sentirse al tacto cuando existe algún tipo de infección o hinchazón del canal auditivo.

Molestia al masticar

En ocasiones, resulta doloroso o incómodo realizar este movimiento al alimentarse. Se siente una molestia o comezón dentro de los oídos.

Supuración

Es poco común que se presente. Sin embargo, cuando comienza a aparecer, este líquido tiene una tonalidad amarilla clara que, si no es tratada a tiempo, se convierte en pus.

“El dolor de oídos en la piscina puede manifestarse mediante una infección del canal auditivo, gracias al ingreso de agua y la persistencia de humedad en su interior”

Fiebre

Suele aparecer luego de ciertos días de haber visitado la piscina. La humedad que queda dentro del canal auditivo da cabida a hongos o bacterias y provoca un cambio de temperatura en el cuerpo.

¿Cómo prevenir el dolor de oídos en la piscina?

Si no se toman los cuidados adecuados, la jornada de diversión puede terminar con una terrible dolencia al llegar a casa y se puede extender por muchos días. En primer lugar, deberías considerar el uso de tapones de oídos para evitar que ingrese agua al canal auditivo.

Si no cuenta con tapones o ya se han utilizado y no han sido del todo eficaces, entonces considera estas otras recomendaciones.

Luego de concluida la jornada acuática

Lo más urgente es secarse cuidadosamente los oídos; es recomendable utilizar un paño fino o de algodón e inclinar la cabeza hacia ambos lados, como para que el agua salga fácilmente. Si se trata de un niño, lo mejor es que un adulto le ayude a realizar este procedimiento para que no se lastime.

Otra idea es utilizar un secador de cabello y, con el calor regulado, dispensarlo dentro de cada oído para evitar la formación de hongos y bacterias. Una vez que los oídos queden libres de humedad, podemos utilizar gotas de vinagre o ácido acético con alcohol para asegurarnos de eliminar las bacterias que puedan permanecer allí.

El dolor de oídos en la piscina puede prevenirse siguiendo algunos cuidados.

Si no quieres colocar gotas de vinagre, puedes acudir a una farmacia para adquirir las gotas de ácido acético. No se debe utilizar este tipo de solución cuando el paciente tiene una ruptura en el tímpano.

No puedes dejar de cuidar tus oídos cuando cuando estés en la piscina, y mucho menos los de tus niños, dado que estos ameritan un cuidado más intensivo. Sigue los consejos anteriores para solucionar esta afección en casa cuando no haya llegado a niveles importantes; si notas que el dolor persiste, visita a un otorrino.

En definitiva, un dolor de oídos en la piscina es increíblemente desagradable; impide un buen descanso, molesta al comer y genera otras incomodidades. No dejes de estar un paso adelante de esa dolencia para que tú y tu familia puedan disfrutar sin problemas en la piscina.

Bibliografía

Te puede gustar